28 dic. 2006

¡AQUÍ ME BAJO, DON!


Igual que todo en la vida, muchá, este purrún llega a su desenlace; hay que echar a la verga a los bolos, tapar la marimba y barrer el pino. Es algo medio inesperado, pero tan necesario como echarse una micheladita y un cevichito un sábado a mediodía, cuando uno anda bien cerote de la cruda. Quiero agradecerles de corazón (aunque suene hueco) a toda la mara que desde el inicio hizo que el Muladar fuera lo que es: algo que ni yo mismo me esperaba, un éxito, muchá. Gracias a todos por leer tanta mulada y tomarse el tiempo para comentar y escribirme a mi correo (algunos). Lo bonito de todo esto son los lazos que uno va haciendo con mara que ni conoce. No me van a creer pero yo valoro un vergo eso, muchá. Sé perfectamente que al menos dos o tres amigos nuevos me eché mediante el MULA QUE ES UNO. Tengo otros proyectos en mente y el tiempo ya no me alcanza para mantener con dignidá esta pocilga y la verdá, prefiero retirarme en alto y no con la cola entre las patas. Tampoco es que esté tirando la tualla, sólo creo conveniente cerrar un ciclo y ahora es un buen momento para hacerlo. Me despido entonces, pues, con un nudo en la garganta, medio tristón, pero seguro de que los nuevos proyectos también me entretendrán mucho, como mi querido Muladar. Y bueno, seguiré pendiente de los blogs de muchos de ustedes, así que tampoco crean que me voy a desaparecer así nomás; nel, seguiré conectado a esta onda del internet, a güevos, como siempre. Un chito y un abracho para todos y Feliz Año, con Gallo Nuestra Cerveza y Ron Polano. Su cuate y compadre de siempre, Rafael Romero (REX)

18 dic. 2006

O TODOS HIJOS O TODOS ENTENADOS


Hace unos días vi un video de unas carreritas de caballos que hacen en alguna parte de Mulamala, en Occidente, creo. Las pistas son unos como callejones pisados y cada jinete (compiten de dos en dos) se mete un su putazo de Indita cada vez que llega a uno de los extremos (son carreras de ida y vuelta). Parece ser que gana el que aguante más, el más piedra. Pero no estoy seguro porque a lo único que le puse atención fue a los talegazos que se metían después de la sexta ida y vuelta, cuando el guareque empezaba a hacer efecto. Un total cague de risa, muchá. Los cinco minutos que duró el video fueron suficientes para darme cuenta de que la vida no sería la misma sin nuestras estupideces. Da igual si se trata de una costumbre ancestral o de una tradición folclórica; media vez nos dé risa o notemos que lo que estamos viendo tiene más cara de ridiculez que otra cosa, ¡aaah!, para qué más. Después de zamparme unos buenos vinos y de darle vueltas al asunto, llegué a la siguiente conclusión: el medio tiene la culpa de ser como soy. Hay un pijazal de mara que se alimenta de la estupidez; yo soy uno. Soy tan adicto como un charamila. ¡Sin pajas! Crecí entre cursis valses de quinceaños, desfiles militarizados de una falsa Independencia y veladoras en honor a un palo llamado Maximón o a un muerto de apellido Ubico. ¡Cabal, por eso soy así! ¡Por eso no puedo evitar ser un mula y entretenerme con tanta mulada!

Y entonces se me vienen a la cabeza un montón de ondas, muchá: los bailes esos de “figuritas” y de “monstros” que hacen en los pueblos (siempre he preferido el de los “fieros”, en donde los huecos dia-de-veras aprovechan para hacerse pasar por huecos dia-mentiras y pasar un glorioso día vestidos de culos persiguiendo pisados para trincárselos); las típicas despedidas de solteras y solteros, en donde al mula que se va a casar lo llevan a las putas, a que chime y se entalegue (cf. Síndrome del Macho Cabrío: machismo), y a la pobre cerota la encierran en casa de un familiar con una buena pandilla de señoronas a hacer jueguitos de tercero primaria y a darle consejos para que se convierta en una buena esposa y cuide de su “príncipe azul” y tengan muchos “hijitos” (cf. Efecto Susanita, la de Mafalda: susanismo); las procesiones en Semana Santa, en donde un vergo de cucuruchos (lo dice un ex hermano cargador) demuestran su devoción yendo crudos (algunos todavía a verga), echando chelas de tienda en tienda, viendo si sale algún culito por ahí o, ya en la madrugada, armando vergueo; las graduaciones de diversificado, en donde no sólo hay que ir trajiado a un acto a recoger un cartón enrollado (que nunca es el título) sino que los de La Riva Hnos. te majeen para que tus tatas te compren un anillote pisado con un diamante chafa que no sé que pisados significa ni para qué putas sirve; los velorios, muchá, en donde de repente ves a un vergo de cerotes desconocidos, que vinieron a dar el pésame, y de paso se quedaron aplastados dándole duro al café con pan, al traguito y a los naipes; cuando notás las carcajadas y los chistes, ya no sabés si estás en un velorio o en una fiesta, ¡sólo falta que en lugar del rezo las doñitas se pongan a bailar los grandes éxitos de los incestuosos de Pimpinela!

Ni hablar de los cultos, muchá. Las novecientas treinticinco mil “iglesitas” pisadas que hay por toda Mulamala confirman que el monoteísmo ya está pasado de moda y que lo chingón ahora son las sectas (algunas familiares) con dioses variados, conversaciones espiritistas, imposición de manos, cánticos zoomorfos, sanación telepática, controversiales diezmos y, muy de vez en cuando, ofrendas corporales para el Pastor de parte de sus ovejas, bueyes y borregos; y también la Navidá, en donde, dejando de lado al panzón mierda de Santa Clos, que les mete la verga a los tatas con el rollo de los regalos, no entiendo qué pisados tiene qué ver un pino cerote repleto de chilitos y pelotitas colgantes con el nacimiento de Tatachús, por mencionarles algo; y el Día del Cariño, que sólo sirve para que la mayoría de los cuartos de las mulamaltecas (incluyendo treintañeras y cuarentonas) exhiban un descomunal ejército animal de peluches y gigantescos globos con trilladas frases del tipo de no pienses que no te quiero, porque te amo; y podría mencionar muchas ondas más, muchá, pero creo que con ésas basta para demostrar que crecí (y he vivido) en una especie de circo, una guaca, un revoltijo de muladas, de ridiculeces y de sinsentidos, ¡y ni siquiera hablé de política o de futbol, cerotes! En fin, aunque parezca que me estoy quejando, como siempre, tengo que decir que nel, que no me estoy quejando, que estoy agradecido por tanta mulada, porque mi país me ha colmado y me sigue colmando de toda la ridiculez (cf. "La sandez que cual maná cayó del cielo" de Larry Cabulba) que necesito para definirme, para ver la vida de la forma que la veo y para sentirme orgulloso de ser mulamalteco; aunque pelmazo, chabacán y malcabresto, pero mulamalteco.

¡Felices fiestas pues pisaos! ¡Ai a ver qué putas el otro año!

7 dic. 2006

REX AL DESNUDO (LA CONTESTACIÓN)


Fíjense muchá que para esta mi contestación estaba pensando en algo más chingón y menos común que el típico formato de las entrevistas, pero hace rato pensé: ni mierda, así que se vaya, ya va empezar la biografía de Corín Tellado. Así que se me ocurrió el formato de la respuesta breve y al grano, como si fuera político (!onde pisaos!); eso sí, tuve que corregir por ahí unos quiotros cagadales ortográficos y de redacción en algunas preguntas, porque eso sí que no, cerotes, muy chingadera la onda, pero eso sí que no. Bueno, ahí está pues. No me vayan a salir con vergas si estaban esperando otras ondas, porque tampoco es caldo de moronga. Ah, y espero que el hijuesesentamilputas de Tito lea esta mierda, para que vea que SÍ opino y que si me preguntan, contesto.

SIRGT: ¿Qué opinión te merece el precio del barril de crudo y qué relación le encontrás a esto con la época navideña? Está caro, la verdá, pero aún así me alcanza para un par que le quiero regalar a mi cuñado para Nochebuena, aunque sea de los de cinco litros. ANDY: ¿Qué pensás de Chávez? No me cae mal, pero prefiero al boxeador. ¿De Ríos Montt? Está pendiente el maje. A todo coche le llega su sábado. ¿De La Franja de Gaza? De tanto herido y muerto pisao se está convirtiendo en una verdadera Zanja de Gasa, curitas, vendas y huesos. ¿Del turismo sexual? Placer es placer. ¿A quién le preguntó la hora el que inventó el primer reloj? A nadie, según leí, el cuate era mudo. ¿Cuánta pelusa cabe en el ombligo de un elefante? Un poquito menos de la que cabe en el de una elefanta. ¿Qué pensás sobre la legalización de las drogas? Le quitaría la emoción al asunto. Es como si todo el mundo anduviera en pelota por la calle; en un mes todas nuestras ganas de chimar se habrían ido a la mierda. ¿Le harías el dos de espadas a la roquera? Nel, mama pega. ALECKSYA: ¿Por qué tenemos que preguntarle a los demás cómo arreglar nuestra vida o lo que opina de cualquier cosa? Porque en el fondo queremos arreglársela a los demás y porque, o nos gusta el puto chisme o queremos que todos sepan que nos interesan “asuntos importantes” y no parecer “incultos”. CARLOS ALBERTO: ¿Qué opinión le merece el anuncio de Galletas Chiqui? ¿Cree usté que el chocolate está por arriba o por abajo? Comparado con el de camisas Adolfo, el anuncio (aunque no muy miacuerdo) me parece “pasable”. El chocolate está por arriba, pero depende de cómo te la metás a la boca (claro, la galleta). ALEX: ¿Rojo o Crema? Un tiempo fui Aguacatero; desde güiro soy Merengue. Me están rogando para que le vaya al Deportivo Manoe Lión, pero me lo estoy pensando, sale cara la camisola.

VERO: ¿Qué pensás de los vecinos Rómulo y Marcuto? De tal palo tal astilla. Lo único que tienen bueno esos fariseos mierdas son sus nombrecitos romanos; de ahí la coincidencia. ¿Por qué será que en nuestra USAC todo es burocracia? Porque ya es un modus operandi, igual que la corrupción y el guaro clandestino. ¿Por qué la gente que atiende a los alumnos y público en general te trata con prepotencia? Porque la mayoría son unos amargados y creen que con ese su puesto de mierda pueden cagarse en uno (y casi siempre lo hacen) ¿Por qué entregan los títulos sin firmas y uno tiene que romperse la madre para conseguirlas? Porque el sistema está diseñado por vagos, que sólo se dedican a delegar y a delegar; al final, el recién graduado es el pisado. MAR DE ISAAC: ¿Crees que el Chavo del 8 es el Chapulín Colorado? Imposible. Yo tengo grabados capítulos onde salen los dos al mismo tiempo y, aunque se vea un borde como si la imagen estuviera sobrepuesta, no son los mismos. LU!: ¿Crees que la "roquera" ‘ta buscando algo más íntimo con vos o sólo deja su meil para tener más amigos? La zoofilia no muy me convence y no creo que nadie quiera chatiar con ella, a no ser que sea pa’ sacarle algo. Yo, como buen ciudadano decente y novio fiel, paso. ¿Por qué jodidos me llegó de vuelta un sobre cerrado, con una bolsa hermética adentro, con una muestra que envié hace tres meses a la Asociación de Guaqueros Anónimos? Porque dejaste de ser anónima. Aquel sentón que te pegaste enfrente de la Mercé te delató. JOSUÉ: ¿Qué harías si algún día te topás con una roquera pisada y te empieza a tirar por lo que escribís pero cuando la conocés está bien buena? Fijo que diría algo como: Puta, qué buena está esta cerota, ¡pero pa’ patiarla!, y me iría a la verga, como si nada, pensando en úlceras y encías podridas.

EL ZOPILOTE: ¿Qué fue lo que te inspiró a escribir Violencia (o el chillido de las mariposas)? No sólo el tedio de la vida, sino uno de mis fetiches: los miados femeninos. ¿Pagarías por sexo? Absolutamente todo lo contrario: cobraría. JCAB: Cuando va al baño un ciego, ¿cómo sabe cuando ya terminó de limpiarse? Normalmente se lo hace saber su perro, su bastón, su dedo medio o su lazarillo, pero no quiero entrar en detalles para no hacer sentir mal al gremio de chocos, chuchos, palos, extremidades y patojos chispudos. AXEL: ¿Qué vas a hacer con la roquerita? Nada, no puedo desperdiciar mi tiempo en calorcitos de ixtos; prefiero tirarme pedos en casas ajenas y cazar zanates con hule y cuetes doblados. PIRATA: ¿Qué chingados hacés en España? Aparte de engordar, darme cuenta de que Mulamala es la mera tos con flema, aunque no lo parezca. ¿Por qué escribimos? Porque eso fue lo que supuestamente nos enseñaron a hacer en primero primaria. ¿Cuál ha sido tu mejor satisfacción sexual? Mi primera paja, viendo el Shou de Porcel y media lica onde salía Lina Santos. ¿Por qué te querés desnudar? Porque aunque de cuerpo ande aventao a la mierda, la ocasión lo amerita. AZUL: ¿A quién admirás más: a Velorio o a Adal Ramones? A ninguno de los dos pisados; el más grande se llama Cantinflas. PABLO: ¿Cómo soportás a tanto imbécil elitista y mediocre que escribe en tu blog? Haciéndome la bestia. El ser humano en sí no me interesa, pero siempre es bueno tener un referente del patético grado de estupidez que podemos alcanzar. CHANO: ¿Por qué Venga con Chalo Venga tenía las orejas grandes? Porque fue extraído del vientre así, de las orejas; lo que ahora se conoce como "trauma dúmbico", en honor a ese primor de paquidermo volador que tantos orgasmos infantiles ha provocado.

24 nov. 2006

REX AL DESNUDO (CÓMO NO, CHON)


A Tito, un mi cuate, le cae en la verga que uno no sea como él. Aquél es buena onda, pero siempre anda buscando que uno le diga sí a todo lo que dice o piensa. Pobre, no sé qué me da, pero es que llega un momento en el que saca de onda. Cuando empieza a hablar de política, por ejemplo, quiere que uno tenga una posición definida, como él. Lo mismo pasa con el deporte, la religión, la literatura, la comida, el arte, la filosofía, las tradiciones, las chavas, etcétera, etcétera… El cerote ni a putas entiende que siendo radical no va a llegar a ningún lado (si es que ese “lado” existe). Ser radical no me conviene, vos, le digo, pero el indio mierda insiste. Ya con sus tragos acaba diciéndome que no sólo frívolo sino un pajerazo. A mí me da igual si tiene razón o no. A estas alturas de mi vida ya no estoy para andar justificándome ante nadie. Y lo que pasa es que a mí, simple y sencillamente, me interesan menos babosadas de las que muchos se imaginan. El mundo es complejo, a veces como un tetunte de caca cundido de moscas, muchá, lo digo con entusiasmo. No hace falta ser un engasado para darse cuenta de tanta desigualdá, de tanta descomposición, de tanta falsedá, de tanto fanatismo, de tanta estupidez, de tantas injusticias. Pero en fin, Tito quiere “creer” en algo y quiere que todos sepan que él “cree” en algo. Es el típico cerote que siempre se sienta hasta adelante, que siempre opina, que siempre pregunta, que siempre quiere “ir”, “estar” y “pertenecer”, que siempre tiene algo que decir, que tiene que andar metido en toda mierda, que a puro güevo tiene que dejar claro que sus ideas son la mera verguería, etcétera, etcétera…

Ayer cabal me llamó y luego de casaquiar cinco minutos paré diciéndole: Tito, ¿sabés qué?, mejor tu puta madre… y colgué. Después me llamó Nerón para decirme que pura mierda yo, que Tito andaba dolido, que la gran puta. A éste no pude mandarlo a la verga porque está galán el hijueputa y en una de ésas me zorzolea. Hoy me llamó la Teli para contarme que Tito andaba diciendo que lo que pasaba era que yo no sabía ni pura mierda y que por eso nunca quería opinar ni tomar partido de nada. Pero si tengo un blog y ahí opino, le dije yo. Tito dice que esa tu mierda es para mamones que sólo te siguen la corriente, me contestó la pisada. Va, buena onda, pues, le dije y colgué. Reconozco que me masqué un cacho, sobre todo porque aqueos son cuates y se supone que entre cuates la verdá no se dice, porque duele. Pero a mí me dolió poco, de veras, menos que cuando mi papá me arrancaba un diente flojo. Tienen razón, pero tampoco que exageren, me dije mientras hacía gárgaras de Listerine. O sea, si alguna vez no opino, no siempre es porque no sepa, sino porque simplemente no me da la puta gana opinar. Si no pregunto no es porque ya lo sepa todo, sino porque simplemente no me da la puta gana saber. A veces no quiero “ir”, me da asco “estar” y aborrezco “pertenecer”, así de simple. Cuando no tengo nada que decir no es porque no quiera compartir, sino porque prefiero hacer sho. Y así, sucesivamente, muchá… ¿acaso a ustedes nos le pasa la misma mierda? Y es que si uno dice cutusa, por ponerles un simbólico y pequeño ejemplo, luego luego sale alguien con ¿por qué esa palabra tan no sé qué, vos?, ¿no que muy letrado, pues? Hace unos días, por ponerles otro ejemplo, leía un ímeil de un mi conocido que acaba de enterarse de la existencia del Muladar y que decía: felicitaciones, vos, se ve que dominás la onda; lo malo es que no tratás temas de interés general ni de actualidá (…) ¿Qué pensás de Chávez, de la Franja de Gaza, de las pruebas nucleares, de Ríos Montt, del turismo sexual?

Pues pienso mucho al respecto, muchá, de veras, pero eso a la mara que le pele la verga. No me gusta ser de los pisados que creen que su opinión es valiosa; casi siempre sé que lo que digo no tiene ni una pizca de importancia. ¿Por qué pues vos Rex?, me pregunta Salomón. Porque soy Rex, compadre, por eso, le respondo con todo y talegazo en la mula incluido. Rex no opina, Rex juzga. Rex no propone, Rex critica. Rex no construye, Rex ridiculiza. Rex no hace conciencia, Rex se burla. Rex no participa, Rex señala. Rex no contribuye, Rex satiriza. Rex no aclara, Rex confunde. Salomón por fin entiende. ¿Ya?, le preguntó. Simón, simón, ahí dejémoslo, y se va a la verga. Antes de que abra la puerta, le grito: ¡Salo, prestame algo de pisto! Y el cara de culo me contesta: ¡Que te lo preste tu madre! Luego del portazo, me pregunto: ¿Qué repisados tiene que ver la mamá de uno en todo esto? ¡Ah, maña más mierda la de estarnos sacando la madre! Pero bueno, la cosa es que el Muladar no es para mierdas serias e importantes. Es para m-u-l-a-d-a-s y no para m-a-m-a-d-a-s. Eso que quede claro. Ahora bien, si alguno de ustedes quiere saber algo, digamos, más personal o serio sobre mí o sobre lo que pienso, no haga lo mismo que Tito, no insista, ¡es mejor conformarse, hombre! Lo que hay en el Muladar es lo que soy y lo que me define, no hay más que decir. Pero si se les mete la indiada, pregúntenme lo que se les ronque el culo, pues, LO QUE SEA, y yo voa ver qué putas contesto, así, en plan buena onda, como cuates. ¡Aprovechen pues, pisados, hoy que ando medio de buenas! Aunque diunavez se los digo: yo no soy la Pipiripau ni mucho menos.


Pd. ¡Desde hoy a la quinta mierda los comentarios “anónimos”, muchá! Así que por favor, si quieren ser tomados en cuenta, dejen su nombre de pila, su apellido de lavadero o su apodo de letrina. Tenquiu beri moch.

20 nov. 2006

DIZQUE PUROS FLASHAZOS


Quienes tienen la mala suerte de conocerme en persona saben (o deben imaginarse) que me enculan las palabras. Hay otros que sabrán que me pasa lo mismito con la música. Y ahora vengo yo y les cuento que es la misma onda con las imágenes. Hace unos cinco años, talvez, se me metió la idea de hacer una especie de álbum fotográfico de imágenes urbanas. Lo que quería hacer, más bien, era tomarles fotos a todos los rótulos, carteles, avisos, propaganda, pintas, etcétera… que, por su redacción, ortografía o mensaje, me parecieran curiosos, confusos, ridículos o simplemente cagues de risa. En Mulamala hay material de sobra, por todos lados. El vergueo estaba en dos ondas: 1) no tenía cámara y 2) si prestaba una, me daba cheles sacarla en la calle y que me la güeviaran (como pasó con los veintiúnicos tres celulares que he tenido). Por eso, el proyectín pérez quedó sólo en puras casacas, ya que al final no paré haciendo ni mierda. Mi suerte cambió hace un año y dos meses, cuando mi novia tuvo a bien obsequiarme una camarita (debido a mis constantes berrinches por no tener pisto para comprarme aunque sea una de ésas que había en las ferias, en donde metías una ruedita con negativos, bajabas una palanquita e ibas viendo —por pedazos— alguna charada). Aquea no la usaba mucho y pensó que yo le sacaría más el jugo. Totalmente diacuerdo, le dije con todo y beso incluido. Es una Nicon Culpics 2100, con algunas funciones ya inservibles debido a que también le sirvió de “juguete” al güiro de una mi prima. A pesar de los pesares, me ha hecho la pala considerablemente. No soy fotógrafo ni sé nada de fotografía, pero me gusta tomar fotos. De hecho, el 90 % de las imágenes que aparecen en el cinco kilos de vacío, las hice con este regalito.

Ya con cámara propia miarcordé del proyecto que les comentaba. Me ‘biera gustado empezarlo en Mulamala, pero por azares del destino lo empecé en otro escenario: Mulaña, en donde no me agüeva tanto sacar mi camarita, aunque sí me intimidan un cacho las miradas de algunos quian de pensar: joder, este pringao haciendo fotos de puras chorradas, me cago en la mar… Como no soy de aquí (ni de allá) y no pasan de diez los que me conocen: me pela la verch, como diría una mi cuata. Pues bueno, si quieren saber de qué pisados les estoy hablando, visiten la urbe habla, en donde estaré postiando fotos que normalmente hago gracias a tanta caminada pisada que me he pegado (y me sigo pegando) cuando ando palidiando chance, de trámites, papalotiando por ahí, viendo qué me güeveo; de chingadera por las noches o en algunos viajecillos que hemos hecho, nada del otro mundo. En resumidas cuentas muchá, otra de mis aficiones para compartir con ustedes y mantener el vínculo más vivo que el talega de Fidel T. Castro. Así que si se aburren o les da güeva leer tanta mulada, ya saben a donde ir a sacudirse la caspa. —¿A La Aurora? —Tu madre, Lico, ahí no, cerote. ¡Aquí mirá ve!

13 nov. 2006

¡QUÉ 'YIK' NI QUÉ OCHO CUARTOS!



—A ver, señor Rex, a usté se le acusa de llevársela de gallito inglés, de ser un maldito reprimido, de ser un prepotente y de meterse con todo el mundo así porque sí, como si usté fuera la gran mierda, ¿no?

—Afirmativo, su Señoría. Pero tengo cuates de todo tipo y agarran la onda.

—Ajá, no me diga. ¿Qué es lo que me tiene que contar ahora? Le recuerdo que con ésta, ya es la sexta vez que tengo que estar oyendo sus estupideces y, con el respeto de la audiencia y del Jurado, YA ESTOY HASTA LA MIERDA.

—Me excuso ante
usté, su Señoría. Soy un enfermo, no puedo evitarlo.

—Eso a mí no me importa, diríjase al Jurado y empiece
orita mismo.

—Sí, su Señoría. Señores del Jurado, ejem, ejem… este, bueno… a sabiendas del vergueo al que me estoy metiendo, recurro a mi calidá de cerote bien hecho y, como siempre, alzo mi voz y les cuento a mis cuates lo que se me da la puta gana. O más bien, lo que me da por criticar a la vez que me entretengo viendo cómo me crecen los pelos de la nariz y pensando en la última vez que me eché un chester (maldito vicio que cómo extraño). Entre mis prioridades en la vida están mi chava, mi familia, mis cuates, mi laptop y mis libros. Sin embargo, cuando digo laptop no me refiero a “tecnología”, no, no, no. Es una Toshiba que me vendió un mi primo y que la uso casi exclusivamente para escribir, guardar fotos, oír musicón y ver licas. Nada más. Tiene lo básico, lo que a uno le sirve para salir del apuro. Que haiga mara a quienes se les pare la verga y se les moje el paxte con la tecnología, en especial, con las compus, programas y accesorios, órale, lo sé, porque también sé que Bil Gueits podría ser canonizado, junto a Spock y a Yorch Lúcas. Que haiga mara que se dedique a embutir su blog con mierdas sobre compus, programas y accesorios… ¡pfff!... ¡faltaba más, por la vida de las putas, su Señoría! ¿En qué cabeza cabe que las mierdas de la mara “yik” o “friqui” sean del gusto de un lector que busca recrearse con algo, llamémosle, agradable o entretenido? ¿No creen ustedes que un pisado que ande buscando mierdas de ésas no se sabe de memoria las guebs originales y las páginas especializadas en informática, sistemas, ofimática o lo que putas sea? Miren, Si Juan quiere ver porno, por ejemplo, no va y se mete a los blogs a ver si hay algún culito que no escriba ni mierda pero que esté bueno y de vez en cuando ponga una que otra foto cachondona. NO. Lo que hace es ir directamente a las páginas especializadas en PUSAS, TETAS Y CULOS. ¿No lo ven lógico? (No es que en realidad Juan lo haga, sólo les pongo un ejemplo, verdá vos Chano).

—Señor Rex, primero que nada, cuide ese maldito vocabulario. Segundo, ¿a usté en qué pisados le afecta todo eso? ¿Por qué no deja que cada quien haga lo que le ronque la gana con su block o como se llame?

Digo esto, su Señoría, porque resulta que un cuate me preguntó una vez si sabía algo de un grupo de chavos que así nomás se denominaron “comunidá de bloguers chapines”. No he oído ni mierda de esos cerotes y me da igual si existen o no, le dije, cuando haiga una comunidá de masones o de hechiceros mapuches, me avisás. Pero como parezco ixto, me quedó la duda. En Guguel me los encontré y lo que pude percibir de muchos es eso que les cuento: postean por montón, pero casi sólo ondas que van desde “¿quién ya tiene el Faierfocs 2?” hasta “las ventajas del Ubuntu 6.10, del Drupal y no sé qué chingados?” Señores del Jurado, ¿qué onda, pues? Luego hay un top de los que mantienen más actualizados sus blogs o postean diez veces al día, como si fuera carrera de machos. Con ondas de ésas, ¡quién pisados no, pues! ¡Hasta yo, que no sé ni verga, pero que me puedo chafiar los datos de una revista especializada y hacerme el moderno hablando de GuordPres, de Aquismet, de Linucs y cuánta mierda más!

—No son mierdas, m'ijo es experto en tecnología e informática y no tiene nada de malo que consuma 20 horas del día enfrente de su computadora. ¿Por qué putas se mete con ellos? ¿Les tiene envidia? ¿Será que usté no sabe ni mierda de blocks y ellos sí? ¿Es eso?

—De blocks no sé nada, tiene razón, pero sin hablar pajas, su Señoría, yo respeto el amor de su hijo y sus cuates por todo lo que tenga que ver con compus, sé que ellos son los pioneros del movimiento bloguer en Mulamala, entiendo que ese mundo (al igual que la asquerosa vida de los famosos) puede llegar a ser apasionante, asumo que por esos raros gustos compartidos sean una comunidá, etcétera… pero es que creía que se trataba de otro tipo de blogs, pues. ¡Entiéndame! Mire, la idea de reunirse en 4 Gramos Norte y de formar una grupo me parece de lo más normal, pero… ¿para ir hablar de Captchas, el efecto Bearm up, trucos de Yavascript o del P2P? ¿Entiende usté todo lo que su hijo le cuenta a la hora de la cena? ¿Tiene usté la remota idea de qué es un “yik director”? Por sus gestos, como que no... es como si le estuviera hablando en kurdo. ¡A muchos lectores nos pasa la misma mierda! ¿Juntarse para perder el tiempo hablando de “eso”? No me consta, pero intuyo que es así y la verdá y como decía el Güili, qué HUEVA, su Señoría. Y no hablo de una fiestecilla nerd que acaba de haber, no, hablo de un rollo que se convocó hace unos meses, al que estuve tentado a ir, pero que gracias a mis descubrimientos, preferí quedarme echado viendo videos de “Humor Amarillo”. De seguro, su patojo sí fue, ¿no?

—Sí, pero sólo un ratito. No me gusta que vaya a esas cosas, prefiero que se esté en la casa con su compu… Pero bueno, eso a usté no le incumbe. Vayamos al grano: nada de lo que dice me convence, así de sencillo.

—A mí tampoco, su Señoría, pero algo tenía que decir hoy, ¿no? Lo único que me gustaría dejar claro es que, como lector de blogs y bitácoras, me gusta toparme con algo bueno y entretenido cada vez que ando de link en link, es todo. Otra cosa: un mi hermano ya empezó con la onda “yik” y no quiero que se me pierda y que se vuelva un engasado, ¿me entiende? Antes le gustaba jugar basquet, ahora quiere que mis tatas le compren una compu con Güindous Vista y no sé qué tantas mierdas más que leyó en uno de esos blogs que le cuento. Mis tatas no son ricos, tienen una cadena de restaurantes en el Puerto de San José, pero no son ricos. Ah, y que aunque no me parece bien que a su patojo y a sus cuates se les tome como los “verdaderos bloguers de Mulamala”, me pela el riel, ¿oyó? No voy a meterme a ondas que no domino, cada quien con sus muladas…

—Pero sí es lo que está haciendo, pedazo de bestia… metiéndose con ellos. Tuco, Maicol, llévense a este hijo de la gran puta orita mismo, ¡pilas pues! ¡chanín, chanín!

—Pero su Señoría, ¿cómo así? Si ni siquiera han dicho náa los mierdas del Jurado…

—¡A bartolinas llévenlo, muchá! ¡A bartolinas! ¡PERO YA!

—¡‘jos de putaaaa! ¡Suéltenme, mierdas! Yo nací en Jocotenango, igual que Arjona… ¡Suéltenme!... ¡Yo no soy
Sadán Jusein, apenas tengo bigotillo, soy lampiño!

Foto cortesía de Guguel.

1 nov. 2006

YA NO SEAMOS MULAS, HOMBRE


Si pelamos al mierda de Paco, el mierda de Paco se hace famoso y nosotros nel. Así es esa mierda, muchá. Las babosadas adquieren una importancia inmerecida por culpa de uno mismo, de tener que estar hablando de algo hasta el cansancio. Ejemplo: la invasión del reguetón, del perreo y de todas esas mierdas caribeñas en Mulamala. ¡Por la gran puta! ¡¿Hasta cuándo vamos a dejar de darle al temita este, muchá?! ¿Qué fue lo que hizo el hijueputa de Jitler con los judíos, negros y gitanos? SE LOS TRONÓ, muchá, eso fue lo que hizo. Los odiaba y se los echó, así de simple, sin tanta verga. Ah no, pero nosotros andamos quejándonos de cuánta mierda hay, pero NO HACEMOS NI VERGA AL RESPECTO. Tranquilo Rex, tampoco es para tanto, manín. ¿Manín? Manín la vieja, vos. Sé que estoy exagerando, pero como sé que somos llevadotes por mal, háganle güevos. Recuerdo que hace poco, empezando un chupe con unos cuates, la bullazón de la banda escolar del colegio vecino, me puso para vergazos (ya llevaban más de tres horas somatando esas sus mierdas) y salí como la gran puta a tomar cartas en el asunto (esto lo mamé de mi hermana mayor, que nunca se anda con babosadas). Le dije a una ixta que me llamara al profesor de música, sí dice la mula, sale el otro con cara de ¿ideai? y, si yo hubiera ido a verga, soy tan capaz de trabarle un morongazo, pero no, tampoco soy animal, sólo le dije que por vida suya hicieran shó y, como tampoco él era un animal, hicieron shó y hasta el otro día. ¡Era mi cumpleaños, muchá! ¿Algo tenía que hacer, no?

En fin, lo que quiero decir es que si nos cae en la verga esa puta música, pues hay que ver cómo putas la borramos del mapa. ¿Cómo? Pues bueno, yo no soy César Guzmán para dar consejos ni Alejandro Giammattei para dar drásticas soluciones, pero medio se me ocurren algunas cositas…

1. PROHIBIDO HABLAR DEL TEMA EN BLOGS Y SIMILARES. (Aquí me contradigo, ya sé, pero esperemos que después de esto, yo sea el primero y el último imbécil en quebrantar mi primera sugerencia). Muchá: mientras más lo comentemos, más importancia le estamos dando, hombre. ¿Quién putas se acuerda del segundo nombre de alguna de las hijas del talega de Alfonso Portillo? Nadie muchá, simple y sencillamente porque nos vale verga y ella no es nadie. Hay que hacer lo mismo con el reguetón y el perreo. ¿Capichi?

2. MOSTRAR DESCONOCIMIENTO O INDIFERENCIA ANTE EL TEMA EN MENCIÓN. El desconocimiento es sinónimo de bajo coeficiente intelectual (como va a ser fingido, no hay pedo) y la indeferencia es un arma silenciosa y efectiva como una motosierra. Si alguien nos pregunta si ya oímos esa rola o si ya vimos tal video, NO, la respuesta siempre tiene que ser NO. Si queremos ser más contundentes (abstenerse aqueos que no nacieron para actores ni teatreros) podríamos responder que NO sabemos qué es reguetón ni que es perreo, y cambiar de tema en dos vergazos. Ya sé que cuesta un güevo quedarse con la trompa callada, pero hay que hacerlo muchá, de veras.

3. INCULCAR A NUESTROS HERMANITOS Y SOBRINOS OTROS GUSTOS MUSICALES. Para comenzar, podría ser marimba, ¿no? Hacer SUTIL hincapié en el hecho de que en lugar de Lambada, Quebradita, Reguetón, Perreo y Sandungueo, por ejemplo, los seres humanos suelen enpelotarse y chimar, ya sea por amor, por calenturas o por pisto; y que es una onda biológica, pues. Procurar ser breves y concisos para que a nuestro pequeño oyente no le entre más curiosidá y le den ganas de oír, bailar y ver bailar esas mierdas caribeñas. ¿Por qué putas una chava no es más honesta y le dice al traido que la lleve a lo oscurito en lugar de ir a tirarse al suelo, sobijiarse, contoniarse y simular que están cogiendo públicamente, en el centro de una pista de baile, tipo "Toreros Discotec"? Ojo: yo una vez chimé con ropa puesta y no es lo mismo. Dejo esta cuestionante como ejemplo de lo que debemos hacerle entender a nuestro pequeño oyente, claro, con otras palabras, pues, tampoco hay que ser mulas como yo, que digo lo primero que se me ocurre y acabo cagándola.

(La sugerencia 3 no tiene por qué limitarse a menores. Si podemos lavarle la xola a un cuate o cuata para que sean más cabrones y mejoren sus gustos musicales, HAY QUE HACERLO, por el bien de todos)

Bueno, creo que con esas tres ya estuvo. Soluciones hay un vergo, eso sí. Ustedes tendrán las suyas propias. ¿Incendiar los puestos de discos chafas que son los que más venden esa mierda de música? No, Lipe, sería lo máximo, pero la mara tiene que vivir de algo; gracias por la sugerencia de todos modos. ¿Hacer verga una disco reguetona bajo el concepto de: “hijos de puta, si siguen poniendo esa música, el dueño y el que cuida los carros se van a ir xucos”? Gracias por tu sugerencia, Nancy, pero ahí sería meternos a clavos gruesos, además el cuidacarros siempre es cuate. ¿Salir de “caza” a pepenar a cuanto cholo y “latin-fachudo” encontremos en la calle, como cuando de roquers lo hacíamos con los “compadres” y “mucos breics”? Puta, sería chingón vos Maco, pero esos mareros pisados no se andan con mamadas y no vaya a ser que le quiebren el culo a toda tu parentela. ¿Que el Gobierno nos regale aipods a todos para no tener que ir oyendo mierdas en las burras? Comé mierda, Lino, ¿vos creés que estamos en Noruega o qué? Pisto para eso no hay en Mulamala, entendé. Para las Olimpiadas sí, pero porque hay que invertir en la traída de medallas. Ya no voa incluir las sugerencias de Tono, de Chepe y de Andrea porque, aunque estén chingonas, incitan a la violencia y yo no quiero hacerme responsable de sus opiniones.

¡Felíz Día de los Santos Fallecidos, Muertos, Cadáveres, Occisos, XX, Finados, Difuntos, Interfectos, Cremados, Expirados, Asesinados y Desaparecidos pues!


Pd. El autor (Mula Mayor) no se hace responsable de los estragos y de las consecuencias que pueda originar este post. Que quede por todos claro que esto no es más que el resultado del uso de la libre expresión y de una goma de la gran puta. Dios se los pague.

20 oct. 2006

TODO POR ANDAR PELÁNDOSELA


Recuerdo que estaba aplastado en el parque central, pelándome la verga. Era un lunes. ¿A dónde vas, mijo? ¡A dónde más podía ir por la gran diosa puta! Pues a buscar chance mama, a buscar chance. La maña pisada de estarle mintiendo a los viejos. Y fíjense muchá que por mierdas es que nos pasa cada babosada, según yo, pues. Porque luego uno está ahí de lo más tranquilo y cae un o una mierda que saber ni quién putas es, 1) a pedirte pisto porque no le alcanza pa’ la burra o porque anda bien pisado de la cruda, 2) a ver si le comprás una tarjetita y ayudás a no sé que organización mierda, 3) a evangelizarte y a hablarte pajas sobre el fin del mundo y los cuatro jinetes del Apocalipsis, 4) a ver si querés lustre, incluso cuando se da cuenta de que andás en chancletas, el muy mulita, 5) a simplemente casaquiar con vos, como si te conociera de algo o fueran cuates, etcétera. En fin, ese lunes, aburrido de pelarme la verga, llamé a mi traida y le dije que la iba a esperar ahí mismo, en el parque, y que no se fuera a tardar mucho. Aquea chambiaba y, para que yo no le hiciera camote por lo puta que era, me invitaba a tramar, a chupar y, de vez en cuando, me compraba libros de los caros y ropa. Yo feliz. En una de ésas, apareció un hijueputa, se me quedó viendo, medio me saludó con una sonrisita mierda y se me acercó. Era hueco. Yo, porque en realidá me pela la verga si alguien es hueco, le gusta hartarse la caca de su traida o se pone los calzones de su nana cuando va a una fiesta, lo había saludado un par de veces antes, como te saludaría a VOS lector o lectora, o como saludo a quien sea que me salude, pues. El típico “órale, mano” que no nos quita ni nos pone nada al decirlo.

Para no aburrirlos, resulta que el hijueputa llegaba con una su molestia, fíjense nomás. Ah no, el nene quería nada más y nada menos que me lo cojiera. ¿Saliste topado, váa vos?, pensé mientras lo miraba con ganas de zamparle un morongazo, pero al mismo tiempo, conteniendo la risa, porque al final, cagarme de la risa era lo que quería. No les miento. Se me declaró así, pelado. Me dijo que siempre le había gustado y que me invitaba a tomar algo a Riquis Bar, pero no ese día, sino que el jueves. Yo, guardando la compostura, le dije que buena onda por haberse fijado en mí, pero que sólo me gustaban las chavas y que cabal estaba ahí porque estaba esperando a una, que yo no era hueco. No, si no me gustan los huecos —me dijo—, me gustan los hombres, los machos, como vos. Mientras insistía, subiéndome la autoestima con ondas como: se ve que sos una gran persona, que sos educado, respetuoso, bla, bla, bla… pensé en aceptar. ¡Puta, qué hueco Rex, me la aguadás, mano!, dirá más del alguno de ustedes. Me pela la verga lo que digan, porque lo que estaba a punto de hacer era decirle va pues y después: 1) caer al Riquis el jueves, güevudo, 2) hartar y chupar de grolis; o sea, sangrar al pobre mula, pidiendo mojitos, güisquis y caipiriñas, especialmente, 3) darle algo de carreta, para que se lo creyera y siguiera desembolsando, 4) contarle que tenía deudas y ver si me prestaba algo de pisto, 5) orita vengo, no te vayas a mover de aquí, sólo voy al baño… pide otro más y después nos vamos, si quieres, ¿no? (nótese el tuteo), 6) aló, sí, don Esteban… sí, soy yo, Rex, estoy aquí en la esquina de la Muni, me pasa a traer o llegó yo a la Calzada… va, orita llego entonces. 7) aligerar el paso, encaramarme al taxi y ya, así de sencillo...

Pero no acepté, no porque tuviera miedo de que me fuera a verguiar después si me encontraba por ahí, sino porque me dio lástima. El pobre cerote lo único que hizo fue decir lo que sentía, güevudo. Ah, pero en Mulamala eso no se valora, eso vale verga, ¿verdá? Puta, eso sí que no muchá, al maldito ése hay que inflarlo a vergazos, por HUECO. ¿Por hueco o por expresar sus sentimientos? Desde esa vez me quedó la duda. ¿Quiénes pueden expresar libremente lo que sienten y quiénes no? ¿Qué requisitos se necesitan? ¿En dónde hay que ir a hacer cola y llenar la solicitú? Por la tarde, mientras nos echábamos un cigarrito con aquea (en esa época yo fumaba como cerdo, y ella más), después de un par de palitos y unas chelas, nos cagábamos de la risa del suceso. Decíamos que puta, cuánto tiempo mierda se tarda uno en ir a hablarle a un culito y cuánto tiempo más (pueden ser años) en declarárnosle. Y el cerote, pum, sin tanta mierda, en dos vergazos me habló y salió del apuro. ¿A cuántos majes más se les habría ofrecido ese mismo día?, nos preguntábamos también y la verdá es que sepa putas. Lo más cague de risa de esa tarde, y con esto quiero acabar ya, fue que, entre casaca y casaca, aquea terminó casi mandándome a la mierda con el pretexto de que tenía que encontrar chance ya, porque qué bonito chupar gratis y que sí, y que no, que así si no, que la gran puta. En fin, para contentarla, la volví a enpelotar y tuve a bien *%&+*k$p?*, porque sabía que le enculaba. Al día siguiente, aplastado otra vez en el parque, vino un viejo cerote a decirme que la Vírgen María era un invento de los católicos y que leyera tal cita bíblica y que sí, y que no, que mejor así, que la gran puta. Sin querer ser indio, agarré su maletín de cuerina y lo aventé a la quintísima mierda. Desde lejos, me voltié y vi cómo el pobre vejestorio se agachaba a recoger sus putos papeles, mientras espantaba a una quiotra paloma y maldecía el airal que estaba haciendo.

9 oct. 2006

CASAQUIANDO CON ALGÚN JOCH


¿Onde estás vos miel? En el chance. ¿Cómo aquihora salís? Tipo cinco, ¿por? No, es que para ver siba a ‘ber algo. Yo ando bien fichudo, cerote. Yo ando igual, pero ahí miramos qué putas. Yo, ya sabés. ¿No tiallamao el mierda de Rex? Rex se fue a la mierda, no siás mula. ¿A lo macho? Sí, cerote, me vas a decir que no sabías. No, te lo juro. Tu tata se fue hace como dos semanas. Ve, pues. ¿'Tonces? Yo ya te dije, si conseguimos alguien que nos patrocine, sí. ¿Llamamos al Guallo? Nah, ese cerote sólo mierdas es. ¿Por qué? No mirás que ahora dice que sólo güisqui chupa, pues. Su madre, que se vaya a la verga. Pues sí, lo mismo digo yo. Pasame a trer, pues. Tu madre, ir hasta allá me da güeva. Güevón más mierda, si andás en carro, jueputa. Sí, pero qué güeva, salí a la plazuela mejor. Siete y media entonces. Simón, más o menos. ¿Y qué onda con la Marisol anoche? Ni mierda, la pisada se agüevó a la hora de la hora. ¿Por qué pues? Ah, ya la tenía enpelotada, sólo para encaramarme. ¿Y qué putas? Salió con mamadas, tu amor. Me imagino. Simón, me dieron ganas de sacarla a vergazos. ¿Y qué hiciste? Ni mierda, me vestí y le di dos pesos pa' que se fuera en burra, como la gran puta. ¿Y ahora? No sé, me estuvo llamando, pero no le contesté. Es que esa pisada traido quiere. Traidos a la verga. A güevos.

Vos, ¿y te has comunicado con aquél? Un par de veces, nada más. ¿Y qué tal? Según yo, bien, pasiando. ¿Todavía escribe esa su mierda de blog? Ni idea, no he visto. Hubo un tiempo que andaba chichudo por eso, ¿tiacordás? Ah, simón, cague de risa. Yo sólo un par de veces me metí y leí una mulada de ésas. Yo igual, pero me daba güeva leer todo. Yo prefiero chatiar con unos mis culitos que leer esas sus mierdas. A mí a cada rato me preguntaba si ya ‘bía leído lo que acababa de poner. ¿Y qué le decías? Pajas, que simón, que estaban diagüevo. Pura mierda, jejeje. Es que puta, pobre el cerote, andaba ahí todo engasado. Simón, algo así. Puta vos, este dolor de ñola mestá haciendo mierda. ¿Para qué chupás, pues? Sí, cerote, tan mula, pero ni modo, era el cumple de este Félix. ¿Y no invitan va mierdas? Yo ni sabía, jueputa. No sabía, el güevo. Por Dios, ya miba a echar cuando me llamó su cuñada, que era una sorpresa y que la gran puta. ¿Y no me pudiste llamar? Yo pensé quibas astar ahí. Bueno, pela la verga, de todos modos esa mara no muy me agrada. Ya viste. Sí, pero puta. ¿Entonces? Nada, te voa ‘cer la pala con la goma, pues, qué pisados. Pero primero vayamos onde la Juani, a hartar algo. Nel, yo voa comer aquí en la casa. Comé mierda, pues. A vos como te da fiado, qué pisados. Ahí me la casaqueo yo, hombre. Culero mierda, sólo engasándola, jejeje. Aquea me quiere, vos, aquea me quiere. Taleguiado te va ‘cer el traido. ¿Qué traido? Si no tiene. ¿No anda con el cholo ese, pues? Nah, lo mandó a la verga y no le dio nada. Eso no sabía yo. Le gusta hablar por micrófono, dicen. Ah, puta, entonces sí, dale, cerote. ¿Y qué creés que estoy haciendo, pues?

Mirá, ¿y en cuánto te salió lo del putazo al carro? Me metieron la verga, fijate. Yo te dije que la aguantaras, que lo llevaras onde Maco. Muy carero ese cerote. Nada que ver, ahí te ‘biera salido más barato. Ora pa’ la próxima. ¿Sabés quien pegó centro? No, ¿quién? El mulae Tavo. ¿Así? Sí, cerote. ¿Quién te contó? Ayer casaquié con Tono y aquél me dijo. ¡No chingués! Sí, hombre, si anda todo agüevado, tu amor. A la, qué metidae nabo. No te digo pues. ¿Y quirá a ‘cer el mula ése? Sepa putas, la onda es quen su casa ya no lo tragan. Se pela la mara, váa. Entre más viejos, más mulas. Vos, ¿y ya vienen los convivios, váa? Tu madre, estamos en octubre. Vos decí que sí, hombre. Pero si vos ni vas a esas mierdas. ¿Quién dice que no? El año pasado ni llegaste, sólo pajas diste. Pero este año sí, hombre. Que te crea la vieja. Sin pajas, lostamos organizando con el Meme. ¿Quiénes vanir? Todo el hijueputal. ¿Y ya lostán organizando? Más o menos, queremos que sea en la finquita del Vladi. ‘Ta bien, ai miavisan. Bueno vos, te dejo porque ya me cago. ‘Ta bueno pues, yo voa salir a comprar un chicle porque ando con un chuchón pisado. Me imagino. Va pues, ai más tarzán entonces. Simoncho, ai revisás tu correo, te mandé un par de fotos. ¿Bush? Mínimo. Uhhhh. Va pecz. Órale. Órale.

30 sep. 2006

VA PUES, AI NOS CHOCAMOS


Hoy no voa escribir el pijazal de babosadas que acostumbro a escribir, muchá; tampoco tengo ganas de echarle mierda a nadie ni a criticar nada de nada; no voa a sacar a luz mis trabes personales ni mis rollos para que ustedes se sientan comprometidos a leerlos y a comentarlos… nel, la onda es que me toca irme otra vez de Mulamala y quería despedirme de los mulamaltecos (lectores o no) que, de alguna o de otra forma, son parte de la “cuestionable” existencia de este su Mula Mayor que, aunque tenga cara de bravo y siempre ande chingando, como si nada, buscando cuanta puta forma de escapismo exista para evitar pucheros, suspiros profundos, lágrimas extra-salinas y alaridos debajo de la almuada, no es de palo y siente, al igual que un chucho y un mata de apazote, pongámole. Me llevo en la sangre todo este guaro compartido, los cagues de risa, las chingaderas, los cagadales, las sacadas de madre, las indiadas, la cumbia y el bailongo, las tortillas con sal y chirmolito, los chiltepitos, los jocotes de corona, el cevichito, las micheladas, los nísperos y un talegazal de cosas más que, si las escribo todas, no acabo nunca, se los juro. Me llevo la amistá y el cariño de mis quinientos mil cuates, compinches, compadres, broders, carnales y demás jauría tan variopinta como subversiva. Me llevo, especialmente, a mis sacrosantos tatas y a mi cuantiosa y familia que, quizás sin merecerlo, siempre me han hecho la pala… (aquí, si me disculpan, me voa sonar los mocos, porque cuando pienso en mi mamá y en sus infinitas atenciones, no aguanto y chillo)… Ya, gracias.

Ayer, un mi primo, el Ramón, se despidió de mí como mejor lo saber hacer: demostrándole a la general sus dotes de orador y de amenizador de eventos diplomáticos… He aquí parte de lo que tuvo a bien recitar:

Gracias Guatemala, gracias Xinabajul primera división. Gracias San Miguel Dueñas. Gracias Villa Canales. Gracias Redentor que nos distes un héroe nacional no dignificado que este día tenemos a bien dicirle un pequeño homenaje escrito con letras de oro y pontificios naturales, retroactivos y demás organizaciones sindicales. Cómo olvidar aquella tarde similar a los bellos celajes mazatecos, cuando con esmero recitabas poemas alegóricos a tus efímeros hijos de EUA que suspiraban gimiendo y llorando en este valle de Panchoy. Y cabe recordar los cuatro traslados de la capital del Reyno de Guatemala. Pero más sin embargo, ésta no es una despedida pero sí un adiós, ¡hasta nunca!, prócer de la Independencia, que la Historia juzgue tus actos. Ojalá que un día recordés momentos proancestrales juvelinezcos y demás situaciones adversas que nos llevaron a ser grandes caficultores. Teniendo en cuenta que la Historia no tiene fin. Gracias, como te lo vuelvo a repetir. Damos por terminado este alegrísimo evento culinario patrocinado por “Serviaceites Yenifer” y “Producciones Equinas San Herminio”.

Quería compartirlo con ustedes, es todo. Bueno, andaré desconectao del espacio ciber-virtual un buen tiempo (ojalá no sea tanto), pero nomás me instale y salga de algunos trámites que voa tener que hacer, caigo de nuevo y conmigo las muladas, como siempre, sólo que desde otro centro de operaciones y a lo mejor con un poco más de mala vibra o de humor negro, vamos a ver qué putas pasa. Mientras tanto, echen pija ustedes.

Un beso y un abrazo para Nosostromos, Los Patojos, La Mara Au, alguno que otro Cop jubilado, y a huevos, para los bloggers que tengo el gusto de conocer en vivo y a todo color… ¡Va pues!

REX

Pd. No me voy a los USA, aclaro; ¡creíste dijo Cacarico!


Foto ar-chivo perso-anal.

24 sep. 2006

¿SERÁ LA ENTENADA DE ESTELA DE LEÓN?


Con mis veintiocho años encima ya, he tenido la oportunidá de conocer y relacionarme con mara de todo tipo, muchá, y cuando digo “de todo tipo”, lo digo en toda la extensión de la palabra, sin hablar pajas. Los mulamaltecos somos diagüevo, honestamente; estoy orgulloso de ser de aquí y de comportarme como me comporto. Por mi chance, he podido compartir ideas y formas de ver las ondas con gente de un vergo de lugares de todo este puto mundo, ¡si les contara! Jamás cambiaría mi nacionalidá mulamalteca, sin embargo, dentro de las muchas mierdas que ustedes saben que no soporto de mis paisanos, hay una quiotra más: a) la falta de güevos para no dar la cara y esconderse detrás de un anonimato; típico del mulamalteco, que si no hace eso, es montonero, por ponerles un ejemplo; b) el hecho de echar mierda por el simple hecho de echar mierda, o sea, sin fundamento, y lo que es pior, sin los recursos para hacerlo bien, pues, con propiedá, al menos; c) la onda esa de que por querer figurar, paramos haciendo el ridículo y demostramos una ignorancia que desgraciadamente llevamos pegada al pellejo como si fuera costra… etc. Juzguen ustedes mismos lo que a continuación les quiero compartir, jejeje, una de las mierdas más bizarras, estúpidas y cagues de risa que me han dicho desde que empecé con la onda bloguer, ahí les va:

(copi peist de la mulada 22 en ¡A la pero qué cholero!)

el usuario anónimo dijo…

Mira hijo de putita, lo que pase contigo me vale verga, si quiera para nosotros los fresones que tu dices que somos una mierda, no crees que valdria la pena siquiera saber escribir bien las palabras que provienen del americanismo como Cul a Cool u otras pendejadas que dijiste, no me interesan tus putadas de mierda, lo unico que a mi me importa es mejorar a mi pais y hacer de el un lugar de jente de bien y que ocupe su tiempo en cosas que no sean hablar muladas como tu, que si la tele de Guate es mala, "osea pues animal", a ti que te importa, mejor busca trabaja, y a alguien que te caye como yo. Soy una Mujer, no soy puta, por si me quieres maltratar de esa manera, soy ROCKERA y lo llevo en la sangre, aprende a escuchar musica, por que de segura escuchas esas muladas de perreo y otras mierdas mas, o peor aun quizas estas acostumbrado a escuchar alguna wuecada como Backstreet boy o somthing like that, igual si no te gusta mi forma de expresarme, te lo digo de parte de todos los frenos va:

ME PELA LA VERDA TU MADRE Y TODA TU PARENTELA DE MIERDA

por que lo que soy yo me quito la vida trabajando y estudiando duro, quiero ser ingeniera en un futuro, estudio informatica y eso a ti que te importa, para que te des cuenta que no todos los fresones somos unos gÜevones hijos de puta como tu, busca vida y si de verdad te interesa Guatemala, hacepta, ama, quiere, estima y acepta todas las muladas y estupideces que tu gente pobrecita quiere aprender, por que Guatemala no va a cambiar con comentarios estupidos de tu parte, sino mas bien mejorando valores, autoestima, educación y personas que quieran no solo escribir sino tambien actuar y mejorar al pais.

Hijo de puta...DEJA DE QUEJARTE...y en ves de perder el tiempo estudia algo de política, talves puedas ser el futuro ladron de Guatemala, perdon Presi, y talvez yo sea una de esas estupidas que decida votar por ti y todas tus muladas, igual no estoy deacuerdo con ninguna de tus mierdas, tu y tus compañeros adictos al internet se pueden meter y tratar de encontrar mierda en mi culo, porque yo si quiero cambiar a mi pais, soy de las personas que piensa que GUATEMALA, no puede ser Guatemala si no tiene Gente, pero ya veo que solo tiene animales.

Estudia mucho ojala no hayas embarazado a alguna estupida que tambien anda en tus royos liberalistas, espero que la muerte de castro te aproveche y que aprendas que Guatemala no puede ser Guatemala si no tiene a toda su indiada con ella, que Dios te bendiga, por que yo si quiero, adoro, amor, respeto y quiero a mi PATRIA con todo su mara mañosa y fresona, yo quiero ser libre, y la libertad solo se consigue en equipo. Busca ayuda MALDITO REPRIMIDO.

att.

YO SOY PURA GUATEMALTECA Y NO ME GUSTA BAILAR EL SON


TRIVIA: ¿Ya? Bueno, ahora acudo a ustedes para que juntos definamos (si es que ese término puede encajar aquí)…

1. ¿Qué me habrá querido decir nuestra querida anónima? ¿A qué responde tanta vulgaridad, tanto improperio desmedido? Opciones: frigidez, paranoia, menopausia precoz, incapacidad para armar un discurso racional...
2. ¿De qué lado está; o sea, para dónde está tirando? Categorías: fresa, activista social chafa, ni chicha ni limonada...
3. ¿A qué tipo de individuos se le atribuyen frases del tipo de: "acepta todas las muladas y estupideces que tu gente pobrecita quiere aprender"; Guatemala no puede ser Guatemala si no tiene a toda su indiada con ella"? ¿Condescendencia y lástima? ¿Racismo solapado?
4. ¿Existe algún parecido entre su mulada y los monólogos cantinflescos, o son mis nervios? ¿Su total incoherencia se debe algún tipo de desorden mental o ingesta de estupefacientes?
5. ¿Estamos ante uno de esos casos en los que, de lo enputados que estamos, ni cuenta nos damos que nosotros mismos nos estamos echando mierda? ¿Por qué siendo tan guatemalteca como dice, afirma que aquí "sólo hay animales"?
6. ¿De qué quiere ser libre nuestra anónima troll, en este caso? ¿De mí? ¿De ella misma?

PREMIO ÚNICO: Viaje ida y vuelta a las selvas peteneras… (a pie)… Cortesía de "Zapatería ¡Juana, por Dios!" y un kit completo para poner sueros, inyecciones y vendajes, cortesía de "Servicios Clínicos Rosito".

7. ¿Qué es lo que les hace falta a las palabras resaltadas, en azul?
8. ¿Existe algún parecido entre las palabras resaltadas, en verde, con las que aprendimos un día en la escuela?
9. ¿Cuáles son las palabras que provienen del americanismo? ¿Es el americanismo un idioma que desconocemos?
10. ¿Existe un equivalente real a las expresiones busca trabaja, de segura, busca vida en el idioma que hablamos?
11. ¿...en un futuro? ¿cuántos futuros hay?; ¿...que la muerte de castro te aproveche? ¿cómo está eso?; ¿...royos liberalistas? ¿habrá querido decir "liberales"?; ¿...me pela la verda? ¿en dónde le dicen así a la vagina?; ¿...quiero, adoro, amor, respeto y quiero? ¿por qué recurrir a la ayuda de los hermanos pequeños para la enumeraciones?
12. ¿YO SOY PURA GUATEMALTECA Y NO ME GUSTA BAILAR EL SON? ¿Entonces?

GALARDÓN : Dos ejemplares autografiados de “Manual del Ingeniero en Sistemas para redactar según la edad mental del individuo”; un lote de libros de texto, entre ellos: Victoria, Nacho, Sementera, etc, cortesía del MINEDUC y la Embajada de Filipinas.

BONUS:
13. ¿Ser ROCKERA significa algo? ¿Es la llave del éxito? ¿Tendremos que temblar?

No puedo más con la mara, muchá, se los juro... es que ¡¡¡putaaaaaaaaaa!!! ¡¡¡Dios!!! ¿Por qué insisten en meterse conmigo y no con lo que escribo? ¿Quieren que la onda sea personal, entonces? ¿Vergazos mejor? Me cago de la risa, compadres. Como el otro imbécil que después de ver una mi foto, no lee ni mierda y sólo comenta: ¡huy, qué feo estás cerote!... ¿ME EXPLICO? ¿ACASO ES MI OBLIGACIÓN SER BONITO Y GUSTARLE AL HIJO DE PUTA? ¿AH?

Foto cortesía de mi buen amigo Botero.

17 sep. 2006

YO SOY ROLLO, VOS


Mulamala de la Asunción, a 17 de los corrientes

Recordado Tetunte de Oro,

Ayer miacordé de vos. Andaba con un vergo de mara y miacordé de vos, de nuestras chingaderas. Miacordé de vos porque, a pesar de las inevitables compañías, me sentí solo, compadre, por eso. Aunque estás en un lugar mejor que éste, me imagino que un poco sí que te entrará la nostalgia, ¿o no? No te agüevés, no te estás perdiendo de ni mierda. Aquí cada vez hay más poses y más modelos estúpidos para seguir. Y por eso también te escribo, para contarte, porque sé que esto te enfermaría en vida, pero ahora que ya nada puede enfermarte, no hay clavel. Fijate que cada vez hay más pisados que dicen ser artistas, vos, como si se tratara de una moda. En las inauguraciones, en las presentaciones de libros y en cualquier actividá de ésas, es donde abundan estos pisados. La mara “rollo”. Y es que la onda se trata de “pertenecer”, pues, y para pertenecer hay que hacer algo, imitar, lo que sea, pela la verga qué. Si aqueos escriben, puta, yo también, ¿por qué no? Mirá pues, lo que hablábamos, ¿te acordás? Si hoy quiero tocar guitarra, mañana actuar y el martes pintar unas mi acuarelitas, ¿por qué no? Va, órale, perfecto. Todos somos libres de hacer lo que se nos dé la gana. Y, si bajo el pretexto de que “me estoy expresando, pues” hacen sus ondas, pues ni modo. Pero fijate vos que como que no les basta, tienen que salir a la calle a decir que SON artistas, ¿qué te parece? Así es la onda, vos: un puto circo de mala muerte en donde dos timbones asquerosos son payasos y tres raquíticas putas las contorsionistas; en lugar de un elefante, un tacuazín algo más choco quelqué, mi compañero.

Mano, el otro día en una exposición de fotos de un cachupín algo famoso, dos hijos de puta jugando ajedrez en plena mierda, ¡cerote! ¡Y no tuve los huevos de irles a patiar el tablero, vos! Tuve que morderme los huevos. Y puta, cuando echo un ojo alrededor, lo único que veo es lo que te digo: poses y un sesenta y cinco por ciento de imbéciles detrás de los ya trillados clichés de mierda. La mara ya no halla ni qué putas hacer, fijate. Huyen de los clichés, pero caen en otros más piores. ¡Chiste más cerote! Nosotros nacimos entre el quimiche, las matas de higuerío, el mozote y los cercos de chichicaste. Nos criamos en la pura calle o en las vecindades. A los diez años ya fumábamos Payasos sin filtro, ya se nos paraba, ya güeviábamos en las tiendas. Pero crecimos y nos vimos en la necesidá de PENSAR y complicarnos la vida. ¿Te acordás de todo eso? Ojalá que sí, cerote. De vos aprendí un chingo. Lo que me enseñaste fue a echar verga solo, a jalar solo, a buscar mi propio camino y a salirme de cualquiera que ya estuviera establecido. Ah, y a huevos, a ir en contra, siempre; a cuestionarlo todo. Ya sé que te vas a enputar que diga esto, pero yo no soy ni mierda, vos. Me caen en los huevos las etiquetas, las definiciones y las clasificaciones, eso sí. Y es que aquí, en la Mulamala que ya no viste, si querés ser artista, una de dos: o andás fachudo, medio jipi, o andás formalón, con boinita y saco. Pero tenés que aliniarte, ¿me entendés? Si sos rollo, tenés que identificarte, que noten que sos distinto. Si no, qué huevos, pues. ¿Yo, un individuo común y corriente? Nada que ver, yo soy rollo, vos. Yo escribo, vos. Yo sé un vergo de cine, hago tiatro, actúo, vos. Yo pinto, vos. Yo hago música, vos. Disculpá que te lo repita, pero yo soy rollo, vos. Yo leo, mi vida es la filosofía y el arte, vos. ¿VERDÁ ES QUE PARA AGARRARLOS A TODOS A PURA VERGA, VOS? Si pudieras estar aquí, mano… ¡a la, puta!

Mirá pues, ahora… yo juego ajedrez en las inauguraciones para que sepan que el fut es para las masas y yo no seré ruso pero sí intelectual / yo uso frases trilladas como “exorcizar mis demonios” y proclamo a todo pulmón que Neruda es Dios y yo su siervo / yo soy drogo, me meto peyote y expongo fotos de mis trips para que vean que yo sí soy auténtico / yo voy con mis ideas chafiadas al café para figurar en la tertulia y mirar por el hombro al resto de pelmazos que no saben nada de lo que sé / yo toco covers de Silvio y leo mis poemas-panfletos en las plazas que llevan nombres de mártires / yo camino en pelota por las calles del viejo continente y me premian porque entienden que fundamenté mi performance en las ideas reprimidas de Ron Yeremi / yo me visto como se visten en San Juan Palopó porque soy un artista en plena búsqueda de mis raíces (¿desde cuando los mismos güisquilares buscan sus ichíntales?) / yo chupo y escribo porque el peso de la ciudá me abruma, me afecta, pues / yo soy artista concreto y hago mamarrachadas artesanales y cuando me entrevistan, contesto con un osh… es que la narcoescritura, la lobotomía cultural, lo enfisémico, pues; o sea, hay que llegar un punto de convergencia entre la cosificación y la explosión del soma estético, para… Y así, mirá, podría ponerte mil ejemplos más, fijate, pero tampoco quiero aburrirte. A lo mejor sólo quería desahogarme, como lo hacía con vos Tetunte, cuando estabas vivo. Bueno, antes de que me ponga chipe, mejor me despido. No quiero chillar enfrente de una computadora. Dale mis saludos a Glande, a la Loba, a Quiste y a todos nuestros conocidos celestiales e infernales, como putas sea. Ah, y rezá por mí si te aburrís de ver la tele.

Con aprecio y recuerdos de los güenos, brindando por vos en rurales chiniques y por los gusanos que tuvieron el honor de hartarte,

Rústico Raxón de las Fuentes
Gastador Jubilado
Colegiado 666


Pd. ¿Qué tal de alarderos y vanagloriosos por allá arribita? ¿Cunden?

11 sep. 2006

NARRATIVA MULAMALTECA (SEGUNDA ENTREGA)


Muchá, en la versión original de este cuentín, escrito por su “servilleta” una apestosa mañana de sectiembre del 2002, el título era el de Quien no defeca, muere, pero en la versión que leerán a continuación, una versión a la altura de todos ustedes, con concepto, masterizada, digitalizada, neuropsicotizada y narcotizada, el título es otro y hay algunos cambios, pero a ustedes que les pele, de todos modos, no conocen la versión original, así que mejor hago shó, ¿no? Bueno, no está demás informar que en este ocasión tengo a bien dedicar este mi post al señor presidente de los Yunaited Esteits, Jorge Arbusto (ver foto arriba), recordándole que lo del 11-9 fue, es y será SU PUTA CULPA.

QUIEN NO CAGA, ESTALLA

Al menos eso dice esa partida de zanganotes, la juventú de ahora. Para ellos es más fácil refugiarse en la escatología para evitar la detención de la existencia. Caguemos hoy que mañana moriremos. Hay que cagar todo el puto tiempo para prolongar por dos o tres minutos lo que en menos de uno, se nos puede evaporar. Suena fácil, pero no lo es. Ellos lo dicen porque siempre tienen que comer, es más, se hartan. Y no les cuesta absolutamente nada. Es cuestión de maña y picardía, por eso es que... La frasecita ésa la había leído Cirilo Arce en unos sanitarios de no sé cuál café aquella mañana de sorpresas e imprevistos, cuando le dieron el día libre en su trabajo y por qué no, irse al café para gozar del descansito, ¿qué más podía pedir? No, si con eso ya tenía para contentarme, le decía a Rogelio Pelayo una semana después, en el funeral de Asunción Granados, la ex esposa de un colega suyo. Además, ese mismo día me enteré de que mi billetera había aparecido y mi dinero también, la había botado debajo de la cama, ¿puede creerlo usted?

Pero vea usté cómo son de atrevidos, ésa no era la única frase que había; las cuatro paredes están cundidas de ellas, pero ésa fue la que más me llamó la atención. Antes había leído una que decía algo de una tal Regina que un tal Lucas la estaba perdiendo y que la disculpara por andar con su hermana, que ésta sí era puta y que él lo hacía sólo porque era islamita y que así sí era permitido... pero me pareció cursi y demasiada tendenciosa; además, dígame usted, ¿cuándo iba Regina a enterarse de esa disculpa, si estamos hablando del baño de hombres?

Cirilo Arce continuó deduciendo e infiriendo hasta donde le daba la cabeza, espulgando la frase como si ésta fuera un perro con exceso de pelaje. Pobre Rogelio Pelayo, ¿qué era lo que había hecho para merecer ese huracán de dialécticas y lamentaciones? ¡Maldito el día en el que había traspasado, sin recordarlo bien ahora, el límite de los límites! Jamás te hagás amigo de un compañero de trabajo, recordaba a su tata. Pero la comunicación entre colegas es importantísima, por eso seguía ahí, entre soportando y tratando de ser cortés y amable, siguiendo la corriente más que todo. Usté me entiende, ¿verdá Rogelio? ¿A que no? Esos malcabrestos afirman que cagar es lo mejor del mundo, es el placer de los placeres, pero en el fondo sólo lo hacen porque están aterrados a causa del factor muerte, que es incomprensible, y no porque disfruten estar dejando mierda por cualquier lugar a donde vayan. Les duele que la comida que tanto saboriaron se convierta en eso, en eso amorfo y mal oliente. Bueno, amorfo a veces, pero mal oliente, siempre. ¿Y por qué le comento esto? Antes de que me lo pregunte, yo se lo contesto. Pues porque hay algunos de ellos que han llegado al extremo de comer no tres veces al día, sino hasta cinco o seis, con el propósito de alcanzar una especie de eternidad sostenida por el sano placer de la defecación, cosa que a mí no muy me...

Rogelio Pelayo no hallaba dónde meter la cara de la vergüenza a causa de tanta estupidez contenida en un solo hombre, y no sólo por eso, se encontraban en el funeral del compadre Gutiérrez y había personas cerca, algunos niños podían aguzar el oído y si se llegaban a enterar los parientes, él iba a quedar como un mequetrefe, morbosa cochinilla, incómodo de ver a cierta distancia, en fin, como una mierda. Y no, él no era así, la culpa la tenía el arrevesado de Cirilo Arce, a éste era a quien tenían que sacar de allí y darle un escarmiento de los buenos, y no a él, que de haber sabido lo que iba a suceder, mejor ni se hubiera asomado, y la culpa también la tenía su esposa por enfermarse a cada rato y por impedirle que enviara unas flores y una tarjeta de condolencia en vez de hacer acto de presencia a la casa de los Gutiérrez, y que después hablara con Alonso y le aclarara cómo habían estado las cosas.

El curso del funeral no se detenía, las personas iban y venían, algunas tristes, otras serias, otras como si nada, y Rogelio no podía creer que su compañero estuviera hablando de materias excrementicias precisamente esa noche, y precisamente allí, donde de no ser por el ruido de las sillas en constante movimiento, por algunos tosidos y por el curioso lloriqueo de la hija mayor de Asunción Granados, el silencio hubiera reinado como si se tratara del mismo campo santo. ¿Qué diablos tenía que ver “cagar” con “morir” o viceversa? Simplemente se trataba de una frase lógica plasmada en la pared del baño de un café por cualquier individuo el cual, o lo estaba matando la necesidad de vaciar sus tripas desde hacía un buen tiempo, posiblemente después de un largo viaje en autobús o después de un concierto de casi tres horas; o lo estaba matando la idea de su gordura, puesto que de no defecar nunca, su volumen aumentaría exageradamente y después de ser el cague de risa de sus amigos, se asfixiaría en su propia pestilencia debido a que la mierda habría encontrado otras vías de salida: nariz y boca, por ejemplo. Rogelio estaba razonando demasiado, más que de costumbre.

Hay otros canallas que le rinden culto a la defecación; así como se oye, mire cómo es eso... Se comen su propia porquería o la porquería de otros mientras se sobijean o mientras chiman, y viven de eso creyendo que mientras más coman —literalmente, claro—, más van a permanecer aquí, en la Tierra. ¿Pero qué pasaría si no cagaran? Los desgraciados se morirían de hambre, así como lo oye... Rogelio ya no podía más, estaba convencido de que Cirilo andaba desquiciado con tanta habladuría. Lo peor de todo es que de tanto escucharlo, su mente se estaba debilitando y estaba cediendo terreno; y temía caer en el juego, rebajarse y ponerse a discutir con Cirilo hasta que ninguno de los dos saliera de allí contento, con deseos de aniquilar todo indicio de razón y de cordura. Entonces se atrevió a preguntarle al versátil colega si sabía de qué era lo que había muerto Asunción Granados, que en paz descansaba, y que a lo mejor había muerto por no haber cagado lo suficiente la última vez que había ido al baño. Cirilo Arce cambió de color a causa de la blasfemia que su colega acababa de "proferir" y se alejó de inmediato de su vista, dejándolo con la palabra en la boca, solitario y tranquilo, para que le pidiera perdón a Dios por tanto descaro. Rogelio, con cara de mula por no entender la reacción de Cirilo, optó por sentarse y después salir a caminar, y luego fumar dos o tres chancuaquitos, y luego vaciar el estómago antes de dormir, los frijolitos con crema, y no saber si ésa sería la última vez, pero sí, por si las moscas.

30 ago. 2006

¡A LA PERO QUÉ CHOLERO!


El mulamalteco y sus ridículas posturas sacadas de cualquier mediocre reseña escrita por alguna exmodelo con silicona hasta el culo y botox cuartiado para las patas de gallo (tomo y beso) en un catálogo de Vaniti Fer o algo parecido. ¿Lo que hace el pisto, váa muchá? No piensen que lo mío se trata de envidia o resentimiento. La única envidia que reconozco que tengo es con la mara que no chambea y le pela la verga todo. ¿Y resentimiento? Puta, a veces, pero con ondas puramente fisiológicas, como sucede con los huevos después de una ardua faena sexo-genital o de una decepción amorosa. Ahora bien, ¿qué repisados es esa mierda de “Brújula” los sábados en Prensa Libre? Con excepción de los ixtos que salen en las fotos, ¿a quién putas le interesan esas fiestecillas de mierda? ¿Realmente es vital para nuestro desarrollo intengral enterarnos de la vida de los chancles? ¿Qué de entretenido tiene saber que ahí anduvieron la Pili, la Mafer, la Majo y sus cuatas? ¿Por qué pensarán los editores que lo que pasa en la Zona Viva es de interés nacional? Luego aparecen programitas de la jaez de “Punto G”, por ejemplo, en donde creen que llevárselas de papitos o mamitas es todo. No hablemos de cómo conducen el programucho ese, porque obviamente están aventados a la mierda; hablemos de cómo influyen en la ESTÚPIDA juventú de Mulamala. ¡ESO ES LO PISADO!

Sos diagüevo verdá vos Rex, sólo a tirar mierda te dedicás y lo pior es que nos echás la culpa sólo a nosotros, me dijo una vez un tal Veneno. Y en parte, tiene razón: SÓLO A TIRAR MIERDA ME DEDICO. Pero la culpa no la tienen sólo ellos, los YANQUIS también; pero más que la influencia gringa, es la manía pisada que tenemos de imitarlo TODO. Pero puta, hablar de esto me ocuparía un blog entero y talvez medio blog de alguno de ustedes, limitémonos mejor. Como ya se habrán dado cuenta, la cuestión inicial (o más bien el vergazo, pues) tiene que ver con los denominados “fresitas” y su cultura lait y sus frasesitas de mierda y su necesidá de figurar y sus osshh y su inexplicable jananismo fingido y sus pretensiones y sus ínfulas y su rollito de estar “in” y sus anglicismos baratos y sus enormes ganas de NO sentirse de aquí sino de allá (pero a saber de dónde pisados, porque la verdá es que no veo dónde putas puedan encajar). Lo que más enputa es que sirvan de modelo, pues. Porque resulta que quien no es “hijo de papi” (y me refiero a cualquier patojo cerote que ande por ahí sin rumbo definido) se le mete en la ñola la onda fresa y quiere ser cul, pues, y empieza a sangrar a los tatas para ir a chingar a Calúa, y como no le alcanza para comprarse modelitos, le hace güevos con chivas chafas y ahí va el pobre imbécil, feliz de la vida, creído de que la está haciendo, de que por fin está “in” y de que qué diagüevo la onda, pues, o sea…

-¿Masivo váa?
-A la sí, usté, o sea pues...

A los adjetivos y adverbios los niños cul le anteponen un re- para que se oigan más nais. ¿Cómo te la estás pasando, Mariajo? Y la ixta sale con: Pues aquí, mirá, rebien, con una cuata, que estábamos reaburridas y nos vinimos para acá, porque siempre se pone realegre y la gente es reamable y el lugar está rechic, pues… ¡Malhaya sea la hora en la mierda invadió el cerebro de tanto hijo de puta! Y ahora aparece "4 Grados Norte" para que un montonajazal de seudo intelectuales y drogos burgueses se junten a chupar y exhibirse como si anduvieran en Europa. A estas alturas, ustedes se preguntarán que de qué lado estoy, si soy bohemio, muco, jipi, cholo, roquer, nerdo, hueco, puto, chara, chonte, drogo, breic, vago, mongolito, indio, negro, chafa, pusher, etc. No, no, nada eso. YO NO SOY LA PIPIRIPAU. No soy ni chicha ni limonada y tampoco me interesa “pertenecer” a ningún grupo, corriente, tendencia, moda, mara o lo que putas sea. SOY UN HIJUEPUTA: UN INDIVIDUO, SIN CULTURA. Me como las uñas de las manos, pero jamás me corto las de las patas; si tuviera color, mi aliento matutino sería amarío, amarío; me encanta “juzgar” a las mujeres cuando se cambian de ropa; me hacen mal los frijoles parados y el atol de ceniza; que si más levantamos a un par de huecos una noche con un cuate; colecciono botellas de vino y propaganda subversiva; me caen en la verga los ímeils colectivos con presentaciones de poguer poin, cadenas de amigos y chistecitos; camino siempre por la sombra, como si llevara chile en el culo; vivo de la generosidá de mis señores padres y estoy en contra de que el trabajo sea sagrado. Fruta favorita: el haba. Condición física: estable.

¿Habrá alguna categoría para mi persona? Si la hay, no me la digan, porque me pela la verga. Lo único que me resta por decirles es que Dios me libre de las redes de los "mulamaltecos fresas, vainillitas, chantillís esnobs y ron con pasas (xucas)". Ah, y que empezaré a sabotiar los suplementos de “Sociales” de los medios escritos, porque qué asco tanta foto mierda (prefiero mil veces “La Extra” y “Sexo Libre”) y rostros sonrientes; y claro, a la verga también las revistitas cul y guanabis que andan circulando por ahí para tanto pendejo adolescente, ya que, según se me da la puta gana teorizar es esta ocasión, Mulamala simplemente no es ASÍ y tampoco es ESO. ¿Estamos?

Foto cortesía de Yajú.

22 ago. 2006

YO EN EL PAÍS DE LAS MARAVÍAS



No miacuerdo bien de todo el sueño, la cosa es que estábanos Cash Luna, Ríos Montt, Arjona, la Menchú, un fantasma, por no decir “sábana blanca miada y atoliada”, del Padre Chemita y yo, casaquiando y chupando de lo más tranquilos aquí mismo, en el corredor de mi casa. Se me hizo que Cash Luna estaba patrocinando porque había Juanito Caminante – Grin Leibel, así que ni mierda que coperacha. Yo, para variar, puse el yelito y las Salutaris. Aqueos tienen billete, pensé. Una hedentina a papeles de baño quemándose perfumaba la tarde. Disculpen a los mucos de mis vecinos, les dije cuando regresaba del comedor con unos platos de mollejas, longanizas y patitas que había cocinado. Yo prefiero elotitos y tortrix, me dijo la Menchú, es que ando a dieta. Me hice la bestia. Comé, hombre, si aquél es asiado, le dijo Ríos Montt. Si no es por eso Efraín, es que… bueno, ai después te cuento, respondió con guiño incluido. Ríos Montt se puso todo rojo el hijuelagranputa y se rió coqueto. Ah no, dije entre mí, estos mierdas andan juntos. Con casaca, me serví un mi buen talegazo de güisquil y empecé la chingadera: Diunavez les digo que cuartos no presto, caras de mi culo, así que si quieren echar un palito, ahí en el sitio hay una letrina. Como me hice el serio, Arjona se me acercó pensando que yo andaba maliado por algo. Tu madre, Ricardo, cómo putas, yo chingando estoy, hombre. Entonces pasó su brazo alrededor de mi pescuezo y les dijo a los demás: Este mierda no cambia, muchá, siempre con sus muladas. No miran que el otro día le tomó una foto a Carlos Batres en pelota, pues, y de ahí apareció el montaje en su blog, en donde se miraba que el pobre Carlos se estaba metiendo un palo de trapiador en el culo, ¡cerotes! Y ja ja ja, y ja ja ja, toda la mara. Lo más cague de risa fue ver a Cash y al finado Chemita ya mero trincándose tus amores, abrazados, acordándose de cuando pusieron a verga a Soto Santiago y lo fueron a dejar abandonado a un putero de la zona uno, con la nariz toda “empolvada” y la bragueta abierta.

La Menchú le había encargado a Arjona un par de cancioncitas, pero yo me adelanté y puse un disco de "Chico Ché y la Crisis". Poniéndolo estaba, cuando vino Cash, cagándose de la risa, y me dijo: Vení ve, vos mierda, lo que están haciendo aquéos. Que si, ya se había armado el vergueo, pues. Efraín y la Rigo se estaban enpelotando, juntos, mientras los demás aplaudían y coriaban: ¡Canchis, canchis! ¡Canchis, canchis! Arjona agarró el calzoncillo cagado del "generalísimo" y se lo puso al padre Chemita en la cabeza, para que hiciera juego con la sábana. Bolos más mierdas, pensé. En eso, tocaron. Eran tres pisadas. ¿Aquí es onde vive Rex?, me preguntó la más veterana. El Padre Chemita gritó desde el corredor: ¡Qué pasen, vos, son las azafatas con las que viajaba a Tierra Santa! Entraron. Una para Arjona, una para Cash y otra para Chema. ¿Y yo qué putas? ¿Otra vez a pajiarme? La Menchú y Ríos ya se habían ido a la letrina, obedeciendo. Cague de risa verlos en pelota: el viejo algo arrugadón, con el choricito empinado, ya goteando; aquea, rolliza seisi, con un señor paxte oscuro oscuro y buenas patas, nada mal, honestamente. El musicón como que calentó a la mara, porque luego luego empezaron a enpiernarse y a darse toques. Ya di, recuerdo que exclamé y fui a mi cuarto. Cuando estaba buscando mi cámara entre un vergazo de ropa sucia (ahí me la había escondido Maradona, la última vez que vino), alguien me tocó el hombro.

¿Quién creen que era? Era Arjona disfrazado de Buki y a la vez de Maicol Yacson, que me salió con: Quedate onde estás, que tus ojos no vean el pecado. Al terminar de decir eso, le vi cara como de Paco Estanlei y pude percibir su aliento a bacinica. Tu madre, cerote, ¿otra vez? le dije y lo empujé para salir de mi cuarto. La onda es que afuera se había armado la rebambaramba, pues. Más gruesa que antes. No sé de dónde putas había salido tanta mara. Por ahí andaba Camilo Cesto envuelto en un perraje indígena; la Siguamonta con el culo al aire, lamiéndole el pecho a Fidel Castro; una tal Estela de León, que en mi puta vida había visto, pero que se me acercó a apretarme los huevos mientras me decía su nombre y se quitaba de encima a Vinicio Cerezo, que andaba indio con que quería encaramársele; una negrota rica, Condoliza Rais, restregándole las chiches en la cara a Silvio Rodríguez… etcétera, etcétera. De repente mi casa era un zoológico, un potrero, un gallinero. De repente yo bailaba con una escoba de patio y lloraba acordándome de aquea rola de: hoy le escribí una carta, a mi querido hermano; le dije que lo extraño y que lo quiero mucho… mamá me ha contado, que él es un buen soldado, que cuida las fronteras de la Patria… Y de repente ya no había nadie, sólo un olorón a mierda, a guaca, a tixes. Era ya de noche y yo estaba encuclillado en el centro del patio, hartándome una lima, apretando las nalgas para no cagarme, sudando, pensando en por qué en Mulamala hay tanto comercio pisao que se llama Eben-ezer, como si la gente fuera mula y no pudiera imaginarse otro nombre. -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- Y no, no jugué con ningún conejo; sólo me alcanzó para un volcancito de tierra.



PD. Si este post no les dice nada, sáquenme la madre, si quieren, pero es que lo único que hice fue recordar y ya, ni siquiera me puse a pensar si estaba contando algo o no. Y como pueden ver, mensaje tampoco hay. Y mejor, mejor muchá, porque para mensajes están los tíchers o los vendedores ambulantes; yo nel. ¡Va pues!

18 ago. 2006

NO SE PUEDE CON LA CAMPIÑA, PUES (1)


Uno de estos viernes por la noche cayó a mi humilde guarida el cerote de Abundio Schweinhart y puta, muchá, aquél sí es cosa seria, la verdá. Un cuate que se encaramó al Ruletero me contó que ahí había oído que algún parroquiano se refirió al Mula Mayor, su servilleta (pero no para limpiarse el culo, ojo), como “filósofo mulamalteco”. A mí que sólo la madre me sacan los pisados y las chavas apenas si me miran de reojo, me llegó el piropo, pero debo reconocer que me queda flojísimo, es más, bailando. Nel, muchá, brincos diera por filosofar, a lo macho, ¿verdá vos Culoepato? Culoepato sólo se ríe el mierda. Tu puta madre pues, le digo en mi fuero interno (miren esa frasesita de novelista puramierda, ja, puta). Ahora bien, si hablamos de Abundio, ahí sí, porque aquél es estudiado y si pudiera hartarse los libros, les echaría salita, limón y para dentro, con todo y los billetes virgos que usa de separador. En fin, me vino a visitar y aquí estuvimos echando la casaca. Todo iba diagüevo: el vinito, la peladera, los chistes, en fin… hasta que aquél se le ocurrió mencionar algo de sus estudios y salió con que el latín aquí, el hebreo allá, que el griego ahí, que el copto acullá… que para escribir con propiedá hay que dominar esto, que lo otro… y no es lo que estuviera diciendo de mala leche, nel, pero me puso en qué pensar porque aquél me conoce, pues, y sabe que yo apenas aprendí a leer y a escribir y con todo el esfuerzo de mis tatas, salí raspado de sexto en la Navarrete.

Cuando se fue, me quedé pensativo y entonces se me iluminó la xola: Abundio siempre ha sido un gurú para mí, un verdadero maistro. Subliminalmente bajo de agua y sin querer queriendo me estaba tratando de inculcar el amor a la sabiduría. Por eso, decidí agarrar unos de esos librotes viejos que tiene mi viejo por ahí refundidos en el último cuarto, y entrarle al latín, que es el padre del español y el abuelo del mulamalteco. Y si no es así, ustedes digan que sí y no sean quisquillosos. Como, según yo, traducir es lo más paja, por ahí empecé y, como podrán ver, no me fue tan pisado con estas frasesitas. El libro ya traía una traducción, pero pa’qué vergas, no me convenció ni me pareció lógica y aquí les muestro la verdadera versión, como debe ser, la mía, en negrita:

ACTA EST FÁBULA: Las actas son fábulas (en vez de Se acabó la ficción)
AES TRÍPLEX: Triple de ases (en vez de Triple bronce)
AGNOSCO VÉTERIS VESTIGIA FLAMAE: Las llamas de los agnósticos son vestigios veterinarios (en vez de Reconozco las huellas de una antigua llama)
AURA SACRA FAMES: La fama de Aura es sagrada (en vez de Execrable sed de oro)
BELLA MATRIBUS DETESTATA: Mis bellas tribus destetadas (en vez de Las guerras odiadas por las madres)
CAELO TONÁNTEM CREDÍDIMUS IOVEN REGNARE: De jóvenes creímos que reinarían el tótem de cal (en vez de Creímos que reina Júpiter en el cielo oyéndole tronar)
CARO CARNE MEA: En mi carnet está mi cara o Sale caro mear la carne (en vez de Carne de mi carne)
CASTIGAT RIDENDO MORES: Moros castigados por estarse riendo (en vez de Corrige las costumbres riendo)
CÁVEANT CÓNSULES: ¡Consuélate cavando! (en vez de ¡Vigilen los cónsules!)
CESATIO A DIVINIS: César fue adivino (en vez de Cesación de las cosas divinas)
DISIECTI MEMBRA POETAE: Pipe disecado de poeta (en vez de Los miembros dispersos del poeta)
DÓNEC ERIS FÉLIX MOLTOS NUMERABIS AMICOS: La felicidad de don Eric fue multar a muchos amigos (en vez de Mientras seas feliz tendrás muchos amigos)
DURA LEX, SED LEX: La ley dura lo que la sed (en vez de Dura es la ley, pero es ley)
FESTINA LENTE: Lentes para fiestas (en vez de Apresúrate lentamente)
FÍAT LUX: Fíate de los lujos (en vez de Hágase la luz)
HABEMUS CONFITÉNTEM RÉUM: Confesamos que tenemos riuma (en vez de Tenemos un reo que confiesa)
HODIE MIHI, ERAS TIBI: ¡Odio mío, fuiste tibio! (en vez de ¡Hoy a ti, mañana a mí!)
HOMO SUM ET NIHIL HUMANI A ME ALIÉNUM PUTO: Nada más humano que el zumo de un hombre oliendo a puta (en vez de Soy hombre y no juzgo extraño a mí nada humano)
HONOR ÁLIT ARTES: Es un honor hartar alitas (en vez de El honor alimenta las artes)
HÓSPITE INSALUTATO: Hospital insalubre (en vez de Sin saludar al huésped)
INDE IRAE: Enojo de indio (en vez de De aquí los odios)
ÍN LÍMINE: En la lámina (en vez de En el umbral o Al principio)
IN MEDIA RES: Media libra de carne (en vez de En plena acción)
IN PACE: Empachado (en vez de En paz)

Faltan más todavía, pero como de por sí el post es mero aburridón, mejor me calmo y ahí lo dejo. No es que quiera lamerle el culo a Abundio, no, pero sería diagüevo que después de ojear esto, se diera cuenta de que tan mula no soy, pues. De todos modos, si hay cagadales, estoy empezando en esto y en un par de días, fijo que me pongo cabrón. Además, me acabo de enterar que hay un concurso de traducción de frases célebres para principiantes, convocado por Lidel Císars Pitza, en donde el primer premio es un viaje a la casa de don Güicho ROMA, en una bicle californiana. ¡¡¡YA LA HICE, CEROTES!!!