23 dic. 2007

¡ANDÁ HABLÁ CON LA VIEJA!


Para estas fechas, cuando el año ya está casi colgando los tenis, la mara engasada a los programas de tv y de radio no duerme con tal de no perderse ni un solo de los mil TOPs no sé qué pisados que empiezan a aparecer por todos lados. Las 50 mejores rolas del año, los 50 videos más chingones del año, las no sé cuántas imágenes más impactantes del 2007, las películas más taquilleras del..., en fin, un solo vergueo de estadísticas pisadas y elecciones pura mierda de pseudo-profesionales que ni siquiera a la U fueron… Como a mí me sobra el tiempo y ya estoy algo aburrido de rascarme el culo y sacarme los jutes viendo tele, se me ocurrió compartir con ustedes las 10 FRASES QUE APRENDÍ ANTES DE IR A PARVULITOS. ¿Otro top, vos cerote?, se preguntarán algunos. Que yo recuerde, hasta ahora no he puesto ni uno, así que háganle güevos y si no, ya saben, un clic por ahí arribita y ai nos vidrios. Lo que está en azul léanlo con voz ronca y acento fuerte, como si fueran locutores de la Tropicálida; el resto, como si estuvieran algo azules, sólo por chingar, más que todo.

1. CON EL CULO EN LA MANO: Dícese de un estado de ánimo provocado por un miedo intenso y patológico, como cuando resulta que a la Olga (prima tuya en segundo grado) ni a putas le viene la regla luego de estarte encaramando todos los jueves; como cuando te ponés perro con la pisada de las tortillas y se entera el traido cuque o el hermano salvatrucha; como cuando, sea por despiste o por falta de experiencia, nos subimos a una burra en la Capirucha, nos echamos una cabeciadita y vamos a parar a una céntrica calle de El Gallito cuando ya mero está oscureciendo…

2. ORITA VENGO, SÓLO VUIR A ECHAR UNA MI ARAÑA: Dícese del típico pretexto y/o excusa para ausentarse o evitar alguna responsabilidad contraída, como cuando están a punto de decirnos cuánto es donde La Dálmata y hay que pagar aquel litrajazal pisado; como cuando hay que hacer oficio en la casa y en la esquina nos está esperando la mara para ir echar una chamusca; como cuando el Tono te dice que le hagás la pala para salir con unos culitos y a vos te toca la más pura mierda y encima no pide chela sino… ¡tequila!... ¡y del rebosao!...

3. ¿LA MARA NO LE ATINA, VAA?: Dícese de un estado de asombro o expectación ante cualquier situación ridícula, desagradable o controvertida, como cuando leemos La Extra, Nuestro Día o Al Diario y nos enteramos de las graciosidades y los entrenimientos que nuestros “conciudadanos” se dedican a hacer a diario, los muy hijos de puta; como cuando a la pobre gorda del grupo ningún hijoeputa la alza a ver y vos ya a verga te la llevás a lo oscurito y le prometés “amor eterno” sólo para desaguar la boa; como cuando te enterás que tu vecino fue a empeñar las escrituras de la casa porque no tenía para echarse un su trancazo quitagoma…

4. EL QUE NO SALTE ES HUECO: Dícese de una clara incitación al movimiento corporal en un ambiente de excitación colectiva, como cuando vas al estadio a ver un Clásico o uno de tantos partidos en donde a tu equipo le vuelan verga y a la salida salen vergazos; como cuando hay un mierda que nos cae mal y lo encontramos chupando en el parqueo de un Súper 24, solo que en un lugar de “hueco” decimos “Maco”, por ejemplo; como cuando nos visita el Míster Jorge Arbusto y la mara se congrega en la Embajada de los Yunaited y se arma la de San Quintín para sacarle la madre al talega ese…

5. A VOS QUE TE CREA LA VIEJA: Dícese de un estado de total incredulidad ante lo contado o referido por parte de nuestro interlocutor, como cuando Juancho te cuenta que en su casa se zamparon un gordito entre dos y salieron algo sholones a seguir chupando; como cuando Fredy (quien nos deleita con un parecido impresionante a Golun, sólo que en moreno-tizne) te describe con lujo de detalles los cinco polvos seguidos que le echó a la Mónica (la mamita de la colonia) y termina con un “al final le tuve que decir que se calmara, vos, porque tu amor quería seguir dánd…”; como cuando el muy respetado don Pipe Parado o la muy ponderada Fundío Sucio se suben a una tarima toda pura mierda y te quieren convencer de que votés por ellos, porque ellos sí son gente honrada y están dispuestos a dar la vida para sacar al país del hoyo (yo diría barranco) en el que estamos…

6. ¡ES QUE YA NO MUY MICAS!: Dícese de la incapacidad para distinguir algo o a alguien y a los problemas en general del sentido de la vista, como cuando acabás de meterle un talegazo a otro carro y es lo único que se te ocurre decirle al don que ya mero te vuela verga, como si esa su mierda de Mercedes no tuviera arreglo; como cuando en pleno agazajo, con la luz apagada y guiándote sólo por la calentura y el reflejo que entra por la ventana del foco de la calle, intentás penetrarle el ombligo a la Rosa o ya sea el púbis, por culpa de esa mata pisada de pelambre que impide que Yunior entre como Juan por su casa; como cuando a las tres de la madrugada entrás a la casa aventando todo a la verga y cabeciando macetas colgantes de la gran moronga que llevás y al día siguiente en el desayuno salís con la mierda de “yo digo que ahora si pido cita con este Radamés, papa, ¿qué tal es?, dicen ques un buen oculista, ¿no?”…

7. HACEME UNA VOLADA, VIEJO: Dícese de la petición expresa e incluso piadosa de algún favor, ayuda o asistencia a segundos, como cuando andás palidiando pisto y te encontrás con el típico cuate de familia de billete y le contás que la bamba es para comprarle un regalito al sobri de tu chava, cuando en realidá es para pagar una de Zacapa Centenario que se te cayó de las manos anoche; como cuando tenés quirle a dar pa’ sus dulces a la Toya y la pisada vive hasta la mierda y quesi, saliendo de tu casa, cicle en mano, pasa Chofo con el carro de su viejo; como cuando oís que ya botan la puerta de tu casa y salís por la ventana y es Burrunche, el vago-caco-buena gente infaltable en todo ámbito mulamalteco, y te cuenta que lo tienen que operar de una uña encarnada y que los últimos queczalitos que le quedaban se los tronó en unas guayabas que…

8. ME LLEVÓ LA GRAN PUTA: Dícese de la rememoración de una acción adversa o nefasta en la que la suerte no nos favoreció en lo mínimo, como cuando cabal saliendo del putero (diciéndole a la Yesenia que qué rico le güelía el pelo) pasó tu señora esposa del brazo de su nana (o sea, tu mera suéter) y entre las dos te pegaron una verguiada digna de la aprobación de la Señorita Laura; como cuando te pusiste a verga en la U, perdiste la mochila, te pusieron cuando ibas a miar, te dejó la última burra y te tuviste que ir a jalón a San Lucas y de ahí a pata hasta La Antigua; como cuando por llevártelas de verguiador le brincaste a un pobre maje en un chupadero de San José Pinula y resultó que era hijo del dueño y que entre unos, digamos, seis cerotes te sacaron a pura puntaeverga de ahí y los bomberos de poray andaban de convidio

9. VOS SÍ QUE DIUNAVEZ, HONBRE: Dícese de la exclamación posterior a una mala acción, un error, una estupidez o un acto de mala fe cometido por segundas personas, como cuando ya algo a Bety, se te cruzan los cables y te da por brincarle a tus cuates, a tus viejos y acabar con las dos manos quebradas por darle verga al poste de luz de la esquina; como cuando maliado y dolido por los desplantes de la Estefani, te tomás un pulmoncito de Indita solo y te intentás cortar las venas cabal donde están… ¡los dedos!; como cuando por llevártelas de chichudo les das verga a tu hermanito en frente de tus cuates, para que aqueos crean que sos la mera verga, cuando no saben que después tu viejo te muele las canías a puro varejonazo limpio…

10. ¡ANDÁ HABLÁ CON LA VIEJA!: Dícese de lo que… me tendrían que decír a mí por llevar más de un año contando muladas y porque para estas fechas lo más lógico es que escribiera algo alusivo a la Quema del Diablo, las Posaditas, los Convidios, las Guerritas de Cuetes, los Nacimientos, los Tamales y el Ponche, la Nochebuena, la Misa de Gallo, la Navidá y el Año Nuevo, pero se van a quedar con las ganas porque desde el 12 agarré fuego y no me siento muy en mis cabales para hablar de ondas serias hasta después del 6 de enero, más o menos. De todos modos, salú, paz y amor para todos y todas, ¡Feliz Navidá y Próspero Penados… o sea, Próspero Año Nuevo! Con lágrimas en los ojos (ni modo que en la boca) y un nudo ciego en el mero gaznate, se despide de ustedes,


Yo, o sea, REX, el Mula Mayooorrrrrrrrr.


Foto gentilmente cedida por www.crazyweb.com

22 nov. 2007

¡QUE CHAMBEEN LOS MULITAS!


Por más irónico, ridículo, extremista e inverosímil que se oiga, uno de los males que más perjuicio le hacen al ser humano es el trabajo. En Mulamala muchos chambiamos por pura necesidá, porque no nos queda diotra. Hay que hinchar los güevos todas las putas mañanas para salir de nuestro catre y a ¡darle a la rutina, pues! Sin pisto, no hay chelas, estrenos de ropita, escapaditas al Puerto ni peluches para nuestro(a) “peor es nada”. Entonces nos dejamos esclavizar para que otros se hagan ricos, nos dejamos explotar y no somos capaces de decir ni pío. Bueno, y si decimos algo, nos mandan a hacer sho y punto. Pero es que… ¡Sho testoy diciendo! Y nuestra vida se reduce a salarios pura mierda, jefes pura mierda, compañeros imbéciles y compañeras "adefesios". Más de diez horas perdidas de nuestro tiempo. No vos Rex, es que así es esta onda, hay que progresar y sacar al país adelante. Eso mismo le decían a mi abuelo hace un pijo de años y ahora, cuando veo como está la onda en Mulamala, me da la sensación de que si “hacer lo que se nos dé la gana” es progreso, pues nos deberían dar un trofeíto, diploma y pistío incluído. Como comprenderán, a mí esa falacia del progreso y del chance como que no muy muy. Tengo que chambiar porque ni modo; si no, como mierda, literalmente. Mulita soy, sin duda. Pero bueno, no me voa poner socialón, muchá, no se crean. A Marx lo confundo con Groucho, con Richar y con un chocolate pisado. De la lucha de clases, me acuerdo de una vez que los de Tercero A le dimos una verguiada en fut a los de Quinto B. En fin, imagínense si me pongo a hablar del proletariado, de Octubre (¿un grupo de rock, no?), de la burguesía (¿los chavos que cuando era güiro llevaban Yiorllio Bruttini o Esperri Top Saider?)…

Cuando pienso en esto, se me viene a la ñola una de las aficiones típicas del mulamalteco de clase media (¿?): conseguir un chance en una oficina (entiéndase: contador, informático, secretaria, ventanilla de banco, recepcionista, aprendíz de güizache o cualquier puesto hueco de esos) en un edificio de más de doce pisos y mejor si es en alguna zona no tan pisada de la capital. Con eso ¡ya pues!, suficiente para creerse la viva mierda. Ahí van en las burras o en sus carros de segunda, con gelatina hasta en los pelos del culo, su bigotío bien recortadito, sus tacuches de siempre, sus ventiúnicas corbatas y sus locioncitas chafas, caqueriando el anillote pisado ese de graduación que NO entiendo pa’ qué putas sirve, como si fueran unas eminencias los culeros, y creyendo que el resto NO somos ni mierda. Si te ven a vos con algo de greña y barba, pantalón de lona y tenis, piensan que sos un parásito y si son tus cuates, entre casaca y casaca, te dejan ir el vergazo de que hay que madurar, mano; si no, ¿cuándo? Empiezan a usar palabras que antes no usaban, como finiquito, proactivo y a corto plazo. Ya no salen a la esquina de la cuadra, ni a la Plazuela, ni al Quiosco. Se olvidan de salir a ver partidos de basquet o echarse un cigarrito en las gradas de la Muni o en la banqueta de la casa de Nayo. Eso, los pisados. Ahora… ¡las chavas! ¡Ja! ¡Ahí mejor ni entrar en detalles, papaíto! Sin ofender a lo presente, dos o tres post de estos del Muladar se quedarían cortos para exponer de qué pata cojean tus amores. ¡¿Cuándo una pisadita de ésas en minifalda, fufurufa, empliada de alguna empresita dizque importante se va a fijar en vos?! Mejor ni voltiarlas a ver, váa vos Rex, porque ni pedos te tiran, me dice Pancho. Nunca mejor dicho, le digo yo, a menos que te bajés de un BM y en el culo se te note el bulto de la billetera, mejor si con unas cuantas Visas dentro. Pero ¡ah!, de eso hablamos otro día.

Pero lo pior, y aquí es onde quiero hacer lo que es un énfasis de esos buenos, lo pior es que —volviendo a los pisados— poco a poco cambian a sus cuates de toda la vida, a sus amigos desde chirices, a sus cuasi-broders por… ¡sus compañeros de trabajo! ¡Faltaba más! Al salir del chance quedan para irse a echar un taquito o una cervecita onde la Nía Nela¿A qué, digo yo? ¿A qué? ¡A HABLAR DEL CHANCE! ¡Patética esa mierda! ¿Qué de bueno puede salir de una puta oficina? ¡Chime gratis!, me grita Pancho. Archirequetecontrasabido, le digo yo. Pero a parte de quemarle el pan a tu traida o a tu señora… ¿alguna otra mierda más que unos quetzalitos no puedan cubrir? ¿En qué cabeza cabe ir a chambiar puro burro todos los días sólo para HACER AMIGOS? Al chance se va por pisto, cerotes, ¡nada más! Si estás en una oficina mientras leés esto, echale un ojo a tu compañero más cercano. ¿Ya? Va, ahora ponete a pensar esto: con él tramás todos los días y salís a chingar los fines de semana. Perfecto. ¿Qué creés que pasaría si a él le aumentan el sueldo y a vos no? ¿Creés que te diría: no te agüevés, viejo, a fin de mes partimos vaca? ¿Creés que a la hora de un camote te diría: mano, si te echan a vos, me voa a la verga yo también? Pues si lo creés, estás pisado, compadre. Sólo un 2% de las estadísticas avalan que así sea. ¿Ahora entienden por qué me cae en la verga esa mierda del trabajo? No sólo nos quita a nuestros cuates de toda la vida sino que nos lava el coco haciéndonos creer esa mierda del “nivel social” y del “compañerismo” y del “crecimiento personal”. ¡MA-MA-DAS! La mayoría de estos pisados se morirían sin ir a sus oficinas porque, incluso, lo hacen para escapar de sus casas, de sus hijos, de sus parejas. Yo, como ya dije, lo hago por billete. Pero como reconozco mi debilidá por la vagancia y por la comodidá de mi sillón-cama, me doy el lujo de decir, cada vez que puedo, ¡que chambeen los mulitas!, aunque luego ande prestando bamba y viendo quién me patrocine.


NOTA: Señor Superintendente de la SAT, ¡que facture la vieja y que pague impuestos su abuelita en pelota! NUESTRO POCO PISTO ES PARA JUGAR FUTÍO Y PARA CHELA. Y, bueno, sí, para irle pagando a nuestros tatas el pistarrajal que les debemos. Con cariño, Pancho.


Foto cortesía de mis cuatazines estos de Guguel Imágenes.

9 nov. 2007

DE TÚ A TÚ, PERO CON RESPETO, PUES


Yo, en calidá no de bulto, como muy abusivamente me habrán dicho mis enemigos más de una vez, sino como autoproclamado gobernante ad honorem y vitalicio de Mulamala, mediante esta breve “carta abierta”, expreso públicamente mis más sinceras y jocosas felicitaciones al nuevo mandatario guatemalteco, mi ahora homólogo, Señor Don Álvaro Colom, del partido socialdemócrata U.N.E., por haber sido “el elegido” (¿o se dice “electo”?, es que siempre que oigo esa palabra veo a un chinito cabrón queriendo decir “el recto”) y haber ganado de manera justa y merecida la contienda electoral de este año 2007, año en que tuve a bien engordar unas mis cuantas libritas, eso sí.

Asimismo, informarle al pueblo mulamalteco que por motivos serios de salú (a finales de septiembre dos desconocidos arremetieron contra mi persona a inmediaciones de El Paisano… ¿Qué pisados andaba haciendo poray?, ni me pregunten), decidí retirarme dignamente de la batalla campal por el hueso… digo, por la Presidencia de la Nación, como único representante del partido anárquico-ambidiestro M.U.L.A., detalle que (y esto lo digo con toda la humildá del mundo) fue sagazmente aprovechado por mis contrincantes. O sea, les dejé a Álvaro y a Otto el camino libre, pues. Les dejé la mesa servidita, el petate calientito, la puntita metidita… sólo para que pin, pin y a la verga. ¡Así como para que no!, diría Richi, empinándose el culito de una de Juanito Caminante. Lo anterior no significa que M.U.L.A. sea historia. Todavía no me han puesto rancheras ni rolas del Buki como para que lama el plato desechable del pastel y me vaya mucho a la mierda. Tanto yo como mis fieles allegados seguiremos echando punta y preservando los valores de lo que desde hoy (con el corazón en la mano y los ojos puspos repletos de lágrimas) denominaremos Reyno de Mulamala. ¿Y esto por qué pues vos Rex?, se preguntarán. Pues porque hay que diferenciar el campo de actuación y/o dominio de Álvaro («República de Guatemala») y el mío, Rex Mula Mayor («Reyno de Mulamala»). En resumidas cuentas, el señor Presidente a sus ondas y yo a las mías, guardando siempre la distancia. ¿Me explico?

Y bueno, aprovechando que es gerundio, quiero suplicarle al señor Colom que, en vista de lo que aquí expongo, no se moleste en inmiscuirse (“meter las narices” es una expresión poco local y no me gusta) en los asuntos del Reyno, los cuales no son (lo digo en serio) de su jurisdicción y corresponden única y exclusivamente a este servidor suyo, ahora y en la hora, amén. Ah, y que por vida suya, no vaya a ser pura lata de no cumplir TODO lo que ha venido prometiendo desde la campaña electoral antepasada; que, bueno, por ahí anda la bola de que los nacidos bajo el Signo del Queczal y al Son de la Marimba somos meros mulas, pero no hay que generalizar, porque tampoco es así la onda. O sea, mulas abundan, hay hasta para regalar como si fueran confites, para qué le voa mentir. Lo que a lo mejor usté no sabe es que poco a poco nos vamos avivando y ya no nos agarran de majes tan fácilmente. Digo yo, pues, o sea.

Y ya para acabar, aquí entre nos Álvaro, lo pongo al tanto (para que no diga que ese Rex sí que diunavez, no puede ser nada acomedido) de "lo que vienen siendo" unos nortes que me llegaron hace días, supuestamente de parte de unos dizque periodistas puramierda y malitencionados. El pedo es éste: los muy bandidos andan barajando, desde ¡uuuuuu... qué tiempos!, apodos para usté, como lo hicieron con los monigot… digo, con los Presidentes pasados, claro, para seguir con la tradición de ridiculizar a todo aquél que se instale (con todo y ralea) en el Palacio Nacional. Según sé, probaron con la línea zoológica, o más bien, de animales de corral y/o granja (igual que con Marrano, Pollo, Conejo), y se les vino Chompipe, pero dijeron nah, salgámonos de la línea. Que si probaron suerte con apodos de otro tipo (la envidia pisada, ¿no?, como si nosotros los que gobernamos tuvieramos la culpa) hasta que se quedaron con dos más, aparte del que ya le dije: Garabato y Milpa. Entre los que descartaron están Pepino, Lapicero y Ganchoeropa. ¿Por qué? A saber, Álvaro. Yo ahí si ya no me meto. Lo más importante es que ojalá no logren su objetivo. Yo por eso, antes de que empezaran a inventarse muladas y a compararme con cualquier babosada, me auto-apodé Mula Mayor, para no darle gusto a ningún pelagatos y así, tranquilo tu cuerpo, feliz de la vida. Siga mi consejo, no vaya a ser que se adelanten, hombre. Eso sí, que quede claro que yo no tengo nada que ver con esto, ¿si? Yo, como le digo, me enteré por ahí y así de buena onda se lo comunico, diplomáticamente, de tú a tú, pero con respeto, pues.

¡Güelcon tu di yangol!

Atentamente,
Rex Mula Mayor


Imagen cedida por mis amigos de Guguel.

1 nov. 2007

UN VUELTÍN A DONDE SE SALIÓ EL RÍO


Vi el papelito tirado en la calle. “¡Ven a Italia con nosotros y paga tu estancia con trabajo!” ¡Ah, no pues mish!, ¡’quitun güevo si no!, pensé. Hastabajo, en letras chiquititas decía: “Imprescindible conocimientos de arte. Duración: dos semanas”. Puta, yo le saqué un ochentón a Dedoecaca, el tícher de Artes Plásticas en el INVAL. Me fui corriendo a la casa, volví a “retocar” mi CV (como cuando jalé para el continente africano) y lo mandé en dos vergazos. Incluí que era sobrino de uno de los dueños de Al Macarone y que me segundo apellido era Pezzarossi, para que no dudaran del manejo de mi italiano. ¡Volare, oh, oh; cantare, oh, oh, oh…! Como ven, yo no miando con babosadas. La onda es que necesitaban mara para la Bienal de Arte de Venecia. Eso decía en el papel pisado que me mandaron a los tres días. Era mi oportunidá para saltar a la fama. Esa misma tarde compré unos formatos y me puse a hacer un mi paisaje con la ya vieja y conocida técnica del “puntillismo”, la cual domino ya que mis Carioca siguen intactos y porque me sobra tiempo en puta para estar entrenido en esas mierdas. No me habían dicho que sí, pero yo me estaba adelantando, por si las moscas. Leí que si me aceptaban, me iba a mandar el boleto, la dirección del hotel y un carnet de identificación para recoger mi “equipo de trabajo”. Mejor, pensé, así no tengo que andar cargando mi tablero ni mi regla T. Cuando sentí, ya me habían aceptado. Lo único que tuve que pagar fueron los gastos de envío y un seguro contra “accidentes laborales”. Ni que me fuera a ensartar el compás en el culo, ¿verdá vos Cataví? Aunque el arte no es mi fuerte, sé que poniéndole güevos y zampándome un par de guaros, las mierdas salen. Como lo que hizo aquea mulamalteca que fue a Venecia, se enpelotó y anduvo así, de arriba para abajo, enseñando sus encantos. Resultado: un su premio. ¡Eso lo ‘biera hecho la Chon por veinte pesos y una cajetía de Payasos! Yo no iba a hacer lo mismo, para eso llevaba mis formatos y una manualidá “sorpresa”, hecha con paletas de helado y lana de colores.

Cuando íbamos a llegar, oí que el ariopuerto se llamaba Marco Polo y se me ocurrió decirle a la vieja que llevaba al lado: como los heladitos, ¿vaá usté? La muy zorra ni me alzó a ver. Vos te lo perdés, chula, pensé. Aterrizamos, recogimos los chunches, salimos, nos metieron en un barco y nos llevaron a la mera Venecia. ¡Cuál sería mi susto! No había carros ni carreteras. El agua se lo había tragado toditito. ¡¿Por qué repisados no le avisan a uno del mal tiempo?!, estuve a punto de gritar. Para empezar, andaba chancletudo; y para acabar de cagarla, ¡bien cabrón para nadar! Abrí bien los ojos. ¡Diosa puta! ¿Y aquí qué onda? ¡Se salió el río, pues!, grité. Un don se me quedó viendo con cara de extrañado. Como soy de mula, si aquí ni papa de español. ¡Mama mía! ¿Qui ondi? ¡El riati se salioti! El don siguió con su cara de jocote marañón y se fue a la verga. Yo, en lugar de andar abriendo la boca, me guié con un mapita que le había peinado a una chava en el barco onde veníanos y llegué a los Jardines de la Bienal. Hice cola como media hora. Vi que a la mara que ya había pasado le estaban dando un casco amarillo, un cincho de los que usan los que hacen pesas y un “mono” de chance, como el de los mecánicos, sólo que rojo. Mi güevo, pensé. Me tocó pasar, llegué a la mesa, me tapé el hocico para decir mi nombre en latín: Rexus Vergus Grandius. La mamita que atendía me preguntó mi talla. Calzo 41, le contesté pensando que me iba a regalar unos rieles. Sacó las chivas que mencioné antes y me las dio. L, per un ragazzo piccolino, creo que dijo y se rió haciéndose la graciosa. Mire seño, le dije, yo no vine para chambiar aquí, ¿okey? Si esto es para salir en un acto, órale, pero si no, olvídese; sí, he salido en un par de convites, pero más que todo soy artista. La chava me dijo que no entendía y me señaló la puerta de salida. Un ecuatoriano se me acercó y me contó la onda. ¡Lo que teníamos que hacer era descargar las mierdas que los artistas llevaban para la Bienal! ¿DESCARGAR MIERDAS, YO?, le dije al pobre cuate, agarrándolo de la chumpa. Como ya había firmado los papeles (que ni le leí bien, a güevos) antes de venirme, no me quedó otra que hacerle ganas y pasar cuatro días bien pisados acarriando mierdas diun lado a otro. Al menos, echaste músculo, ¿no?, me pregunta el talega de Cataví. Le contesto que sí, que me puse algo tatanay, pero que también me salieron un par de buenas hernias.

La noche antes de nuestro último día ahí, como cosa rara, me coloqué una señora talega con los demás cargabultos (latinos, negros, chinos, etc.) que para qué les cuento. Hicimos el ajustón para tres pitsas y el resto para vino de categoría, como Dios y los Cuatro Jinetes del Apocalipsis mandan. Ya a verga, empecé a hablar en inglés (con acento mulamalteco, como no) para que vieran que yo no era cualquier mierda, a gritar a los cuatro vientos que YO era artista (les enseñé a todos mis formatos y mis manualidades) y a armar camote con el que se me pusiera enfrente. Me güevié una canoa de ésas (se llaman góndolas, cerote, me dice Cataví) y casi me voy a hacer verga al Puente del Rialto. ¡Río Alto, Río Alto, jajajaja!, me acuerdo que gritaba. Aqueos se cagaban de la risa de mis muladas. ¡SOY MULAMALTECO Y QUÉ! ¿SABEN ONDE QUEDA MULAMALA, PISADITOS? Los mulas se miraban entre sí y sólo se reían. ¡AQUÍ MIREN VE!, les gritaba y me tocaba el tanate. Y ji ji ji y ja ja ja. Y que vivan las putas. Y ji ji ji y ja ja ja. Y que viva la nostra Venezia. Y que el último que llegue nadando a aquea iglesia, paga. Y que… Alguien le fue dar parte del escándalo a nuestro jefe, un italiano cejudo, chaparro y con cara de lasaña. Me putió el hijo de su madre y me advirtió que si no me comportaba y me iba “inmediatamente” al hotel, no me iban a pagar ni mierda. Mira vos Ramazotti, por pisto no te agüevés, mano. Si el vergueo no es el pisto. La onda es que aquí a uno lo subestiman, viejo. Yo vine aquí para exponer y ¡mirá lo que me ponen a hacer, pues! El maje me dijo que me calmara, que no sabía lo que estaba diciendo. ¿Ah, no?, ¿ah, no?, le decía yo ya como la gran puta. Lo último que miacuerdo que me preguntó fue algo así:

―Pero a ver, ya que insiste, ¿qué sabe de arte? ¿sabe usté algo de Tiziano o de Tintoretto?

Nel, sólo he oído hablar del Chano y del Beto… Son los mismos, ¿no?

Y aquí otra vez, ya de vuelta, con goma moral y altos cargos de conciencia… ¡onde repisados!


PD. Turuy, ¿conseguistes al fin varitas de coyote pa’ tus barriletes? ¡Ojalá no te me vayás a indigestar de tanto fiambre! Saludos fraternos.


Foto archivo personal © 2007

18 oct. 2007

¡NO QUE NO, PUES! (AN DI GÜINER IS...!)


Antenoche, por culpa de haberme hartado un platazo de piloyes criollos con quesito duro ante la mirada amenazante de mi señora madre, no sólo pasé una noche en calidá de ametralladora, inflando y aromatizando las colchas que es gusto, sino que me costó dormir un güevo. Insomio y pesadillas. La más fric: Rex ganando el Premio Oh Doris Cansa al Blog más Estúpido del Territorio Nacional (y Extrarradios). ¡No que no, pues! ¡Chila mierda! Si Asturias estuviera vivo, se revolcaría de envidia… ¡y con razón!, pensé todo chichudo. Y ahí estaba yo pues, con un mi tacuche negro (casi gris de lo gastado), una mi corbata estilo marimbero (color pitahaya) y unos mis Tritón bien lustrados, escondido entre aquel hijueputal amontonado en el Salón Municipal de Asunción Mita (ahí era, ¿no?). El maistro de ceremonias, uno de esos viejos culeros que se la llevan de intelectuales sólo por haber ganado unos Juegos Florales (prefiero omitir nombres, por mi seguridá y la de mi montañesa, que antier cabalmente me la pincharon), dijo mi nombre, entre dientes. No hizo falta el apellido, porque cuando la mara oyó “Rex” se armó la rebambaramba y casi me llevan cargado hasta el escenario. Yo me opuse, porque mucho colorón. Cuando sentí, ya estaba encaramado en el podio, diciéndole al maistro ése que gracias, que ya podía irse a la mierda, que ahí afuera estaban sortiando dos cenas dobles para ir a hartar a Mapreco, y que se apurara. El viejo, trompudo tu amor, me dio la estatuilla (una especie como de Maximoncito hecho con cáscaras de paterna y tuza) y se hizo a un lado. Yo levanté la estatuilla y entonces volaron por los aires sombreros, brasieres, fustanes, boinas, pañuelitos con encajes, medias, placas dentales, calzones y calzoncillos cagados. La mara lo celebró a lo bestia. La mara enloqueció de la alegría. Se les veía en la cara a los hijos de puta. Se abrazaban, se besaban, coreaban mi nombre y no faltó aquél que se le fuera la mano y tocara más de la cuenta… Mula si no, ¿va vos Ovidio?

Cabal cuando iba a empezar echarme el respectivo espich, vi cómo se me venían encima un par de doñitas (una gorda, cuasi-apaste, y la otra galanota, pero no gorda, con un par de trenzotas pisadas chocándole en las teclas). ¡Chimemos, Rex! ¡Chimemos, papaíto! ¡Huy!, me gritaban las muy bandidas. ¡Ja, para todo mi güevo!, grité y salí despetacado… Entonces sonó el celular en mi mesita de noche. Era Tulio. ¡Levantate vos güevón mierda, ya son las once!, me dijo. Aquí estamos con mi cuñado echando chelas, venite. Aventé a la verga las colchas. Orita llego, no se vayan a ir. En el camino, imaginé por qué me habían dado el premio a mí, o más bien, al Muladar. Por haber tenido la gracia de cambiarle el nombre al territorio nacional (Guatemala) a Mulamala y sus habitantes (guatemaltecos) por mulamaltecos, ¡es lo más estúpido que he visto en mi vida!, oí dentro de mí. Era la voz de Tecún Umán, en un español algo machetiado, esforzándose por hacer alarde de su buena Castilla aprendida en el Valle de Almoronga. ¡No me salgás con esas babosadas vos Tecún, hombre!, pensé, ¿querés saber que sí es estúpido? Y entonces empecé a hablar solo mientras caminaba, como si llevara al guerrero quiché enfrente. Estúpido es que haigan pisados que todavía apoyen al vejestorio ese de La Manita Azul y que tengan el descaro de escupir e insultar a la Menchúpen-ques-gratis, ya no porque sea la Nobel de la Paz-cua, sino por el simple hecho de ser mujer. Estúpido es que le echemos mierda y critiquemos a cualquier compadre que salga a relucir con algo que nosotros jamás podríamos hacer. ¿Cómo el Arjona, el Ruíz y el Peña?, se adelanta a decirme. Ajá, le contesto. Estúpido es que en la tierra que vos defendistes, le quiebren el culo a cualquiera por haber dicho no, por decir la verdá o por un billetío dia cinco. ¿Mirás las noticias?, pregunté. Dijo sí con la cabeza y el penacho. Estúpido es que nos jactemos de “devotos” cuando lo único que hacemos es ir a cargar el Viernes Santo, de goma o todavía a verga, después de haber pasado un Jueves Santo haciendo desvergues. Se encogió de hombros; aquél de religión, naranjas verdes. Estúpido es que nuestros presidentes (Don Justito “Rufus” Barrotes de Oro, por ejemplo) regalen la tierra así como si nada. ¡Adiós Belice! ¡Adiós Quintana Roo! ¿Has oído esa rola?, le pregunté con seriedá de árbitro de fut. No, ¿quién la canta?, me contestó, haciéndose el mula. Nadie, me lo acabo de inventar, le dije.

Estúpido es que hasta la fecha sigamos siendo unos grandes marranos y no haigamos aprendido que no hay que tirar la basura en donde se nos dé la rechingada gana, ni cagar ni andar miando por ahí puros animalitos. Estúpido es que las páginas de sociales y las revistitas aburguesadas le anden güeliendo el culo a la gente que disfruta haciendo alarde de lo chula que es su vida mientras hay un vergo de mara que no tiene qué cagar, o sea, ¡que ni siquiera tiene trama! ¿Te acordás del pistal que gastaron en un grupito de pisados que fueron a pasiar a las Olimpiadas? Tecún se quedó pensativo. Setenta y la madre de millones de quetzales, exclamó maliado. ¡Ves!, grité. Podría seguir, Tecún, a lo macho, la lista es larga como la cola del pajarito que le manchastes el pecho, pero aquí a la vuelta está la tienda del Tulio. Y era verdá. El pobre Tecún se fue desvaneciendo con cara de angustia. De seguro, lo preocupé al pobre, pensé dándole la vuelta a la esquina. Si alguien me quisiera dar el premio que soñé que ganaba, lo aceptaría sin problemas, porque para mí, no hace falta fijarse en pequeños detalles ni sentarse a reflexionar en plan filósofos iluminados ni tanta mierda, basta con que medio le echemos un ocser a la realidá y a los periódicos para saber que si de estupideces se trata, ¡estamos más que hechos! Y si lo que Rex dice o hace aquí es estúpido, ¿qué le vamos a hacer? Echando chelas, no quise contar nada de lo que me había pasado ni le contesté nada al cuñado de Tulio que me preguntó tres veces que por qué estaba tan callado. Por dentro, le dije y recontradije que estaba pensando, que seguía construyendo la lista de la que le hablé a Tecún. Y se me vinieron a la xola muchos políticos, gobernantes, costumbres y tantas mierdas que hacemos los mulamaltecos. Antes de que pidiéramos las tortillas con guacamol y los chicharrones, dejé de pensar. ¡A la verga todo! La chela se me estaba calentando por culpa de mis estupideces.

Disdioy, algo engasado, le escribí una ímeil a Tecún Umán que decía así:

«Recordado Tecún, se me llena el pecho (uno todo bofo y deforme, no como el tuyo) de inmensa alegría al reconocer públicamene mi estupidez sin cura. Extraño hablar con vos, contarte que no soy el único, que mis muladas no se comparan con las reales, que mi mejor cuata preguntó por vos, que no he ganado ningún premio, que dice mi mamá que onde conseguistes tantas plumas para tu penacho, que Mulamala de la Asunción sí existe, como vos, aunque haiga mara que lo niegue. Con cariño, Rex»


Foto cortesía de Guguel Imágenes.

7 oct. 2007

¡PASÁ ADELANTE, ALEJANDRO!


Ya me parecía raro que algún representante de la legión trolesca (este término se lo güevié a la comunidá yik, ojo) no hiciera acto de presencia en el sacrosanto Muladar hasta que ¡penguén!, ¡cayó mosca, pues! Para variar, el parecido a la entenada de Estela de León (oséase, la ixtía esa rocstar huy-huy-qué-miedo comemocos) fue inevitable; tanto así, que de inmediato decidí relacionarlos: ¡lo que faltaba!, ¡el cashpián! Primero la vieja zorra, luego la niña puta y ahora el imbécil del traido. ¡Diosa puta! ¡Puro Triángulo de las Bermudas esa mierda! El hilo conductor de sus discursos: soy imbécil y quiero que el mundo se entere. Pareciera que llevaran incrustado en la ñola el eslogan de Naik: yost du it! Y ahí van los tres idiotas a dar el culo regalado, pues; a bajarse el pantalón antes de tiempo, a cagarla. El comentario que tuve a bien recibir esta ocasión (dúplex) fue breve (lo suficiente para determinar el grado de deficiencia mental de su autor) y medio raro:

Alejandro dijo...
mmmmmmmmm que hueva solo los leo para rierme un caho pero la verdad vos y tu madre me pelan la verga

Le da güeva leer el Muladar pero reconoce que lo hace para “rierme un caho” (primer indicio del desastre que se vendría encima) y enseguida me ataca a mí (órale, eso lo aguanto) y a mi madre. ¡Ah, no pues, hijoeputa! Eso, por si la mara no lo tiene claro, no se lo perdono a nadie. Antes del “pero”, acepto sin pedos el comentario. Después del “pero”, ya no. Simplemente porque no miacuerdo “cuándo nos echamos la chelas con este caraeculo”, para que se tome esas confiancitas y que así, del aire, insulte a mi madre tan tranquilamente. ¡No me vayan a decir que no saca de onda! Además, en el post ni siquiera me estaba metiendo con nadie como para que el bestia se pudiera sentir aludido. ¿Acaso “¡Qué dolor de güevos, Rex” habla del rechazo de la sociedá mulamalteca hacia los mucos? ¿No, verdá? ¿’Tonces?

Como vi que su nombre era link de un posible blog, me metí a ver qué putas. Si el cerote tiene un blog de la gran diosa puta, hago sho y sigo como si nada, me dije. ¡Cuál sería mi sorpresa! A simple vista, podría haberme cagado de la risa, pero recordé que yo soy el primer talega que siempre anda hablando de la libertá de expresión y esas ondas, así que dije: nel, primero leamos, a lo mejor… Como no quiero comerme el pastel yo solo, aquí les posteo el tesorito (texto en negrita) que me encontré, para que no digan:

(Eso sí, entre paréntesis voa meter lo que pensé al leerlo, con el afán de sacar a relucir sus virtudes, ¿les parece?)

TÍTULO DEL BLOG: GUATEMALA ES LA MERA VERGA

NOTA: Mucha este es mi primer "blog" (y esperamos que sea el último, papá; o, ¿habrás querido decir primer “post”?) no esperen encontrar criticas de politica (no te agüeves, compadre, ya hay mara que lo hace) o que sea un abusivo que solo malas palabras diga para llamar la atencion (awevos que van a tener una que otra) (¿me estará tirando el vergazo a mí?, ¿habrá notado lo que dice el título de esta su mierda?) ademas que soy una bestia para la ortografia (si no lo dice, yo ni en cuenta; el que te lo discuta, está más ciego que José Feliciano) Ya sin kasakas (¿crees que estás escribiendo en vasco?) quien estas orgulloso de ser guatemalteco,,,, (la pregunta es: ¿quién estás orgulloso?, me está empezando a oler a chucho muerto, en serio) psss yo la verdad ne me averguenza ser chapin pero tampoco me siento chichudo de ser guatemalteco,,, (¿quién te entiende entonces?) puta pero si hay una bola de pendejos (ya empezamos con las mexicanadas, pues) que dice que guate es una mierda y que es un asco ...mano si no te gusta agara tus trastos (ah, ya di, no me está tirando mierda a mí sino a los cocineros) y andate a la mierda,,, hacele wevos,,,, ya sabemos que tenemos corrupcion hasta el culo.. ya se que no bamos a ir mundial,,(mientras estemos vivos),,,, (si te oyeran Andy o Jcab ya te hubieran agarrado a vergazos) ya sabemos que tenemos escaces de culitos... (¿en serio?, ¿dónde?, ¿en Pavoncito, decís?) Pero decime... (sí, cómo no, el nene intentando dialogar con… NADIE) vos no extrañarias comerte un tu shuko aki (eskubideak, hezkuntza, galderak… no, vasco no es, seguro) a la par de la iglesia de san francisco,,, (si tan chapín te sentís, por lo menos deberías respetar la iconografía religiosa y escribir el nombre de la Iglesia con Mayúsculas) no extrañarias..irte a comprar un tu pantalos chafa de la sexta,,, (¿para qué?, las pacas son la salvación del pueblo, viejo, y abundan) echarte una misera chamuska (¿desde cuándo las chamuscas son míseras?) para bajar la pansa chelera que tenes.... (nuestra panza significa “inversión”, pedazo de imbécil, y las chavas la aprecian, te lo juro) Por lo menos yo si ... y apuesto que la mayoria tambien... (habría que mandar una solicitú para el que el INE hiciera unas encuestitas, ¿no crees?)
Pero por el otro lado................. (¿el otro lado de… la cama?)
si sos un maje que tiene pisto,,,(pero los que enverdad si tiene pisto . no como vos que te compraste un ipod..pero ya tenias que dar el culo para conseguirlo).... (ah, tampoco le está tirando mierda a los cocineros, sino a los hijos de los Gutiérrez o los Botrán) no vas a extrañar a guate por que vos no comes shukos... no vas a la sexta... no te echas chamuskas..... (ya di quién sos, fijate: un patojo que chambea de shuquero en la Sexta y se echa chamuscas los domingos) sos un pisado sin la cultura .cuactemalense.... (¿de dónde repisados habrás sacado esa palabra?, digo yo, porque en los libros de Elsy de Cortés no viene) son una mala copia de la vida en los USA....... (¿son o soy?, ya no se sabe ni a quién putas le estás hablando, viejo) (puta ya me desvie del tema xD) (¡Nah!, ¿A lo macho?) bueno mira si tenes pisto no vas a extrañar a guatemala... (Portillo y Serrano tienen pisto y te juro que extrañan Guate para seguir güeviando grueso) mejor andate a la mierda... (que yo sepa, en tu espalda no estoy, ¿o sí?) pero hace sho sobre guatemala pisado (¡a sus órdenes jefe!, dijo Cantinflas) si no te gusta mira te echas de enemigo todos los guatemaltecos... (vos no sos precisamente alguien con quien se pueda hablar de “gustos”, pero en fin…) como ya abras notado soy un asco redactando ...jejeje...... (nel, honbre, seguro lo escribiste a la carrera; no te agüevés, eso pasa) en conclusion mira guate no esta tan mal ... (¿Ah, no?) disfrutala mientras te dure.. (ni que fuera Duracell esa mierda) por que como ta la violencia.. (no que Guate no estaba tan mal, ¿pues?) no damos dos pasos antes que nos weven (seguro que aprendiste a escribir viendo caricaturas) nuestro frijolito de 150 tukis... (¿vos pagás 150 quetzales por un plato de frijoles parados? ¡Diosa puta!)

pero ese va ser otro tema JaJaJa (esperemos que no, Alex, esperemos que no)

Mentiría si les dijera que no me reí, porque la verdá no pude aguantarme. Bueno, lo mío yastá hecho. Todo suyo.


PD. Alejandro, saludos a tu traida y a tu suegra. Ya no se supo nada de ellas, esperemos que estén bien. ¡Muchas bendiciones!


Foto cortesía de Guguel Imágenes.

22 sep. 2007

¡RÁYENSE EL CULO, CEROTES!


Según las ya consabidas y alarmantes estadísticas, en Mulamala sólo un puxito de cristianos sabe leer y escribir. Lo de garabatiar dos tres palabras en un papel y ojiar un librito de vez en cuando, no es costumbre de la mayoría. Cuando se habla de la elevada tasa de analfabetismo, uno se queda medio mudo, más de lo que ya es, y se imagina a aqueos pobres dones que en lugar de firmar no tienen otra que poner su pulgar manchado de tinta en su contrato de chance. Y uno dice: puta, qué güevos, en pleno siglo veintiuno. Ah, pero una simple mirada a nuestro alrededor puede cambiar la onda, porque cuando se trata de “rayar”, “pintarrajiar” o “dejar legado escrito” en lugares públicos, semipúblicos, privados y baldíos, ahí si nel, ahí si nadie es analfamula. Da igual si sólo son unas siglas pisadas, una palabra, frases completas o esa puta propaganda política-electoral. La onda es llamar la atención y cagarse en algo: paredes, bancas de parque, troncos, piedras, baños, burras, pasarelas, ruinas, puentes, banquetas, puertas, portones, mesas, etc. ¿Por qué pisados no invertir esa necesidá de expresión y/o comunicación en algo más… constructivo? Vos, Rex, pero algunas pintas de ésas son artísticas, vos, me comenta el Fabián, como si fuera experto en el tema. Son artísticas si sos marero o cholero; ahí vos, le contesto subiendo y bajando las cejas, y poniendo cara de “lo que digás vos me la trasquila”. El Fabián es el típico mierda que jamás se puede quedar callado y siempre tiene que tener una puta opinión para todo. Si vos decís que la Luna es redonda, el hijoeputa te sale con que “sí, pero tomando en cuenta los cráteres, es como si estuviéramos hablando de alguna fruta mordisqueada; y eso ya no es tan redon…”. ¿CAE MAL O NO?

Desde el ya mítico corazoncito hueco con su flechita atravesada (el mismo que parece que las putas se tatúan como si fueran reses, tus amores), pasando por el “Tito y Amanda, forever” (inspirados en los versos iniciales de la La ley del monte, del señor Chente, si no ‘stoy mal) hasta esas paredotas pisadas cundidas de grafitis (la mayoría pura mierda, ya que sólo sirven para que los mareros hijos de cien mil putas “delimiten su territorio” y “tiren barrio”, los muy talegas), esta “sana” (¿?) costumbre de rayar lo que se nos dé la gana (siempre y cuando no nos miren) se ha vuelto, para mí, un indicador de que al menos escribir “A la Marisol le gusta el pipe” o “Estás pendiente, 1000ton” SÍ podemos. O sea que, tan mulas así que se diga mulas, mulas, no somos. Pela si mezclamos mayúsculas con minúsculas, letra de molde con letra de carta, la onda es que “Tono guas jir, 6 de oct. de 2005” quede grabado en alguna paré o muro visible de las Ruinas de Zaculeu o de los baños de Xocomil, por ejemplo. Pela si sólo llegamos a tercero primaria, si ni siquiera en la U nos dimos cuenta de que el abecedario tiene un vergazo de letras y de que cada tiene su uso, si la Ortografía (aunque nos duela a algunos, ¿verdá vos JJ?) nos la pasamos por el culo, la onda es que “A la Concha le boló güevo el henano” sea leído y asimilado por todo aquél que se monte a una Primorosa (ruta Antigua-Guate/Guate-Antigua) y se aplaste en el penúltimo asiento de la izquierda. Pela si lo hacemos con un marcador permanente, con un esprai de ésos que tienen una chibolita adentro, con una choca, llave, cortaúñas, navaja, chaye o cualquier otro objeto punzocortante (tranquilo, Nuestro Diario), la onda es que “Otto y Colom, ladrones de profesión” sea visto por el mayor número de peatones posible debajo de uno de esos puentes que atraviesan la Aguilar Batres.

En los cagaderos de los restaurantes, bares, discos, chupaderos, cantinas y escuelas abunda la expresión escrita. Parece ser que mientras hacemos nuestras necesidades nos da por “intervenir la propiedá ajena” con estupideces del tipo de “Me gusta mamarla y que me la metan, llamame al 5867466, soy Pedro” (celular y nombre del ex de nuestra traida) o “Pilar puta frígida calientagüevos” (si es el baño de hombres, ¿cuándo repisados se va a enterar la reinita de que la odiamos por no habernos soltado nada?). En las burras (sillones, respaldos, partes de atrás de los respaldos y en la pura hojalata) la cosa es igual. Falsos profetas viajeros y títeres al servicio de Pastores Rurales Agarra-mulas han encontrado en el transporte público su modus-operandi para enparanoiar más a la mara con “Hermano, alejate del mal, el fin está serca, el Mesías bendrá en el año 2000 y se enzañará contra todo aquel que peque” (ese año el único que llegó a Mulamala fue el señor Don Alfonso Portillo, AKA Anticristo Zacapastar, entenado del señor Don Ríos Montt, AKA Efranicidios Belcebú III) y citas bíblicas sacadas del Apocalipsis y de las partes más fatalistas del Nuevo Testamento. Es más, si lo de garabatiar dos tres letras no se nos dá muy bien, está el dibujo. Y ahí nos topamos con pipiriches con seis pelos en los güevos, pupusas abiertas con seis pelos alrededor, cutetes abiertos con cerotíos cayendo al vacío, chiches con pezones gigantescos, caras de demonios y pobres imitaciones de algún político culero o de alguien conocido, manos con el dedo medio erecto o con la símbolo del rocanrrol (meñique e índice levantados, anular y medio unidos o a la altura del pulgar, bajados), etcétera.

En fin, Mulamala esta plagada de palabras. ¿Analfabetas? Nel, pastel. Si me oyera el Fabián me diría: Vos, Rex, pero eso de rayar paredes y la gran puta, no sólo se hace aquí, sino en todo el mundo. Lo que Fabián debería saber es que a mí el resto del mundo me pela el nabo. Hablo de Mulamala porque soy mulamalteco y mi ombligo está enterrado en el sitio de alguna casa estilo campechano de Jocotenalgas (¡cómo me gusta que me den la razón!) o el patio de Doña Greis, la comadrona designada de la famili. Lástima, eso sí, que los que saben escribir y tienen títulos y leen y se codean con la élite intelectual y escriben sus libros y se autopublican y viajan por ahí y acaparan las columnas culturales de los periodicuchos y hacen actos para endiosarse y frecuentan exposiciones y presentaciones de libros y pagan para que sus nombres suenen siempre y creen saber de todo y se autodenominan “generación I” (¿de Ijos de puta?) y también pintan, perfomancean y actúan, y creen ser el futuro de nuestro país, escriban MIERDA. El título de este post no es para los incultos y vulgares que rayamos la mesa del Restaurante Panchoy o las bancas de la Iglesia de la Mercé; no, es para ELLOS. Porque lo que a Rex concierne, el muy maldito prefiere leer “Proibido aser orines aqui multa 25 quesales” detrás de una caseta de la Oransh que algún panfleto escrito por los susodichos antes mencionados. Así de claro y pelado.

Foto cortesía de Alexis Cuentacuentos.
Para la mara engasada:
La urbe habla.

29 ago. 2007

¡QUÉ DOLOR DE GÜEVOS, REX!


…que después de haber estado ahorrando como macho durante un vergo de tiempo (adiós chelas, cigarritos, barras shous, atol y tostaditas en SanFe/San Lucas, afterparis donde Chus, “alegres excursiones a Monterrico”, etc.) para comprarte un tu celular de a mil quinientos tuquis, venga un hijoeputa, caco de mierda, te ponga un filero en la espalda y, "sin mediar palabra" te lo güevee al tercer día de andarlo chileriando
...[Respuesta de Rex ante la situación: ¿Quién pisados te manda a andar de caquerito en pleno Trébol, pues? ¡Mula más cerote! ¡La próxima vez ojalá te den una tu buena teleguiada!]
…que después de haber estado casaquiándote a tu traida durante meses y meses para que te suelte algo, por fin acepte, te la llevés a un hotelito no muy cariñoso (porque tampoco es Miss Jocotes), te encaramés al ayotal y quince días después resulte que “la niña salió con su domingo siete”, o sea, que pegaste centro y lo pior, ¡que el chilpayate ni siquiera es tuyo, porque cuando te llegó el norte, tu traida ya estaba de dos meses y medio!...
...[Respuesta de Rex ante la situación: ¡Sólo vos sos! ¿No viste lo que pasó al atol del Fredi con la puta de tu prima, pues? ¡Bien quieta! Pero a güevos, con esa cara de mula que te andás echando, ni modo...]
…que después de llevar dos años de mamón con tu jefe (tomándole la palabra al viejo jiotoso ése, con más panza que un hipopótamo y aliento a taltuza; cuidándole el carro, invitándolo a hartar, etc.) para que te reubique en el chance (aumento de sueldo y horario más flexible incluidos), aparezca de la nada otro cerote a lavarle el coco y lo paren reubicando a él, cuando sólo lleva un par de meses en la enpresa, supongamos…
...[Respuesta de Rex ante la situación: ¿Y te quedaste así, todo mula, calladote? ¡Verga hay quir a darle a ese hijueputa! ¡Vos mandás, viejo! Si querés le digo a Zope que lo atalaye; aquél por un chen le quiebra el culo hasta sus cuates…]
…que después de diez espléndidos años de matrimonio, más de alegrías que de penas, a tu mújer se le ocurra comprarse una su mascotita, digamos un su gatito o un su chucho para que le haga compañía [ahora que los patojos pisados sólo piensan en andar callejiando o zampados en el internet, y vos en viajes de chance (sí, a güevos)] y resulte mandándote a la mierda porque “no la llenás emocionalmente como lo hace Terry, Copito de Nieve o Nerón”…
...[Respuesta de Rex ante tal situación: ¡Ni que fuera tanque de carro pa’ llenarla! ¡Una su boa o una su tarántula le 'bieras regalado! ¡A ver si aunque sea por accidente se iba a caldo de una mordida la hijaputa!]
…que después de haber chambiado como mula y haber convencido a tu viejo para que te hicera el ajustón y irte a sacar (¡por fin!) un tu carrito de agencia, aparezca el típico cuate suela con la casaca de “no sias mierda, Lipe, yo te lo cuido, honbre; prestámelo, voy y vengo ese mismo día, ¡por Dios!”, caigás de mula, se lo des y su hermano te llame el sábado para decirte “vos, disculpá, viejo, mi broder tuvo un pequeño percance con tu bocho, fijate, pero no hay clavo, ahí entre todos pagamos el putazo, ¿oíste?”, cuando en realidá tu carro quedó inservible o simplemente se lo güeviaron
...[Respuesta de Rex ante tal situación: ¡Cómo sos de mula, Lipe! ¿Cómo putas se te ocurre prestarle tus mierdas al Cristian? ¡No mirás que tu casero ni un automático puede manejar, pues! Pero como quería llevarse a la Mirna al Lover, vino y te agarró de maje…]
…que por llevártela de Defensor del Pueblo (y de los Derechos de la Población Alcohólica, por no decir “Círculo de Amistades”, o simplemente “Aqueos”), intentés “dialogar” con el tira maldito que le acaba de arrebatar de las manos una tánica de venadril a un tu cuate y la está vaciando en la grama como diciéndole “me pelás la verga vos y tu guaro, aquí nadie chupa porque YO lo digo”, acabés entanbado junto con el brinconazo de tu cuate y pasés todo el fin de semana con el culo en la mano (no vaya a ser que a alguien se le ocurra chiquitiarte) porque además el juez hijoeputa que tiene que aprobar tu salida anda en plena peregrinación a Esquipulas y regresa hastal domingo…
...[Respuesta de Rex ante tal situación: Sólo a un mula como vos y a los tarados con los que andás se les ocurre chupar enfrente de la Policía una noche en la que por culpa 60 escorias fugados del bote NO había derechos constitucionales. ¿Qué putas querías?, ¿que les dieran la Orden del Quetzal?...]
…que por no haber sido un hijo ejemplar (eterno repitente en Primaria y Básicos, retranquero en Diversificado, doce expulsiones, cinco primeros semestres en cinco diferentes carreras universitarias, descubrimientos in fraganti de uso de tábaco, mota y cuto desde los once años, cuatro correccionales por posesión y distribución de porno casero, perversión de quinceañeras, masturbación colectiva en lugares públicos e intrusión en terrenos privados pa’ güeviar frutas y legumbres, etc.) a tus tatas ahora se les ocurra excluirte en la repartición de una jugosísima y cuantiosa herencia, sustituyéndote a vos, sangre de su sangre, por el mierda de tu cuñado, mariachi de tu hermana, sólo porque va a misa los domingos y se acaba de meter a esa mierda de Hombres de Negocios
...[Respuesta de Rex ante tal situación: ¡Bueno estuvo, por llevártelas de muy grueso! Muchas veces, los viejos son como Dios, vos: perdonan, pero no olvidan. Yo que vos, me enpelotaba y me amarraba a un naranjal a hacer güelga de hambre o, con tal de que me dieran aunque sea un mi pedacito de terreno en Parramos, me metería al seminario o una onda así, para que vieran que ahora soy hombre nuevo…]
…que después de seis años de noviazgo y de estar preparando la boda de los sueños de tu futura esposa (la Sra. Del Hoyo, supongamos), que incluye anuncio de media página en Sociales de Prensa Libre, misa en las ruinas del Convento de Sor Dera, purrún en Motel-Casa Santo Dominio (para 300 caras de mi güevo, con Lalo y sus descalzos tocando lo más chic de su repertorio), viajecín Pérez a Bali (20 días, 20 noches, full paquete, risorts 5 estreias, alquiler de tres niños: guía, traductor y cholero, etc.), tres días antes salga la señorita con que mejor ya nel, que no se siente preparada para dar ese gran paso y que lo que rialmente quiere en la vida es… ¡irse de voluntaria al Congo! ¡Con… Anita… su, este... ejem… ¿pareja?!
...[Respuesta de Rex ante tal situación: Aunque a mí se me hace que te sacaste esa casaca de las telenovelas huecas que miran nuestras queridas amas de casas (frígidas y alcahuetas, la mayoría), te la voa creer, con tal de que le ‘bieras dicho a la pisada que cuando la Anita se diera cuenta de los negritos que hay en Congo-Bongo-Condongo-No-Me-Pongo, no iba a poder resistirse ante tales “envergaduras” (como te pasó a vos aquea vez en Livinston, no digás que no) y que, antes de salir, se hiciera una su pruebita de sidol, porque las últimas veinte veces que fuiste a La Línea, se te olvidaron los Scudo Retardantes y que eso sí, condones dia tres cincuenta o de un puto Puesto de Salú JAMÁS aceptarías usar, ya que Junior es propenso a las alergias…]
…que luego de pasar toda la santa noche dándole duro a (♫ …que bello cuando me amas así y muerdes cada parte de mí... ♪ …que bellos son tus celos de hombre, que sientes cada vez que… ♫) ¡La gran diosa puta! ¿Y ahora quién pisaos me llama al celular? A ver, a ver… mmm, identidá desconocida…

YO: (Con voz de culito) “Sauna Manoelión”, le atiende Yesenia, ¿en qué podemos ayudarle?
ÉL: Ehhh… Disculpe… ¿con Rex por favor? ¿No es éste el número de…
YO: Aquí nadie se llama así caballero. A menos que a Maicol o a Richmon les digan apodos de dinosaurios, pero…
ÉL: No, disculpe… marqué mal, seguro…

…que cabal el día de tu cumpleaños (cinco días antes de Navidá), tus abuelos te manden de los USA una tu chumpota de ésas enguatadas, con capuchón y toda la onda, y que vos (♫ …que bello cuando me amas así y muerdes cada parte de mí... ♪ …que bellos son tus celos de hombre, que sientes cada vez que… ♫) ¡Necios los mierdas! Otra vez, identidá desconocida…

YO: (Con voz de grencho) “Iglesia de lous Santous de lous Ultimous Díass”, Yehová es contigou, estoy John, ¿me dices?
ÉL: ¡Vos hijuelagranputaaaaaa! ¡Soy Liandro, mierda!
YO: Ah, Liandro (un mi primo), ¿qué ondas?, ¿qué te contás de bueno?
ÉL: (Maliado) ¡Que me contás de bueno los pelos! ¡Testoy llamando desde hace un rato, cerote!
YO: (Haciéndome la bestia) ¿Ah? ‘Mé mierda, si hasta orita que entra una llamada…
ÉL: Le dije a Tono que te llamara y dice que le contestó una chava… ¡y es tu número!
YO: Ese hijueputa no llamó, te lo juro. Pero, a ver, ¿por qué tanta mierda? ¡Ya ni cagar tranquilo puedo!
ÉL: ¡Lestán dando verga a tu hermano, ceroteee!
YO: ¡Hijueputa…!
(tuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu)

SORRY: THIS SITE IS UNDER CONSTRUCTION. WE CAN’T SHOW YOU ANY CONTENT AT THIS MOMENT. PLEASE, TRY LATER OR JUST FIND ANOTHER PRODUCTIVE WAY OF LOSING YOUR TIME. THANK YOU.


Ilustración cortesía de Guguel Imágenes.

2 ago. 2007

LA ONDA ES CRANIAR LAS ONDAS, MAJE


Uno de los clavos más grandes que llevamos a cuestas los mulamaltecos es la identidá, muchá. Podemos ser unos grandes zopencos en muchas babosadas, pero para imitar estamos ranquiados en los primeros lugares. Eso, por una parte. Por otra, la idea de querer identificarnos con algo que, según nosotros, nos va a diferenciar del montón. ¡Error, Edson! Vayamos a la escena del crímen: Rivelino acaba de cumplir los dieciocho y este viernes que viene le entregan su cédula. Ya sabe en qué puestito de esos del mercado la va a emplasticar. Con ese papel mierda, el nene ya se siente hombrecito y está listo para hacer lo que se le dé la puta gana alegando que ya es mayor de edá y que por lo tanto: mama, papa, a mí no me estén chingando porque cuidadito, pues. Creído de que esa pelusa pisada que le sale en la jeta se llama bigote y de que en unos días desaparecerá el vergo de barros que luce en la frente (y esconde en la espalda), sale a la calle y se siente capaz de todo. Es un rey andante, chichudo, güevudo, grueso, cabronazo, pilas y cuánto adjetivo pisado haiga para sentirse gallo (o palomo). Pero como nos ha pasado a muchos, se da cuenta de que tiene que ser “alguien” (¿o debería decir más bien “algo”?), de que tiene que encajar, tener identidá propia. Entonces llega la hora de la primera cagada: Rivelino hace el ajustón y va onde el Coche a tatuarse. En esta época en la que hasta el chucho del vecino lleva su corazoncito atravesado por una flechita, al imbécil de Rivetonto no se le pudo ocurrir otra forma más infantil de parecerse aún más a los demás. El colmo: tatuarse un ancla con el nombre de su chava y abajo el suyo en letras japonesas (el Coche lo majió, porque lo que en realidá dice ahí es: “guán tan” y no “guerrero incansable”) No tengo nada en contra de los tatuajes, pero sí de la idea que tenemos de buscar identidá en actividades alienantes (bonito palabro, vos Rex talega). ¿Acaso no sería mejor no tatuarse? Si juntamos a cien tatuados, los enpelotamos y ponemos a un maje sin tatuajes en el centro, ¿qué pasa?

―¿Le vuelan güevo?
―A lo mejor, Chepe, a lo mejor. Pero la respuesta no es ésa. La respuesta es que el maje se distingue porque es diferente, ¿entendés? El resto es como una mancha negra; él no.

Claro, todo tiene que ver el concepto de “estar a la moda”, que no es otro más que el de uniformarnos y, entre casaca y casaca, masificarnos (agarráme de mula con tus palabros, pues); todo lo contrario de lo que supuestamente andábamos buscando, ¿no? Si no son los tatuajes, son los los pircins o… la greña, los morralitos típicos de Momos y los caites de los jipis reinvindicativos (véase: síndrome gandhi-menchú-guevara); las playeras negras, las pulseras y las Rhino de los roquers (véase: síndrome “garra” chapina de tacuazín azadoniado); los sombreros, las hebillotas y las botas vaqueras de los que se la llevan de ganaderos (véase: síndrome perito agrónomo jaripiado); las camisitas de cuello levantado, el pelo tieso de pura gelatina y las mocasinas bien lustradas de los frezoides (véase: síndrome guana-bi capitalino) a los que perfectamente se le unen un puñajazal de síndromes más (chole-breic patineta, emo-gotic mausoleo, rasta-nidoerata mariguano, latin lovel-salserín tu tausen, nerdo-yik porno-evangélico, pseudoartista bohémico-subhumano, etc, etc) hasta convertir toda Mulamala en una verdadera peste de hijos de puta buscando (inconscientemente o no) el tesorito del Capitán Garfio en donde sólo hay un costal con cachivaches y papeles viejos que pensábamos sacar a quemar el próximo 7 de Diciembre, día en el que supuestamente nos tronamos al señor Don Chamuco (Sí, a güevos). Luego de rayarse, como se dice, Rivelino está listo para el segundo cagadal: escoger uno de los anteriores síndromes mencionados y empezar a vivir así, uniformado, aunque según él, identificado. Las opciones para cagarla son muchas, pero la idiotez de Rivelino sólo una y es tan grande como un Hiper Paíz o el mismísimo fundío del Sperisen.

¿Qué putas hacer entonces vos Rex? ¡Puta muchá, tampoco es que tenga le respuesta en la punta de la lengua! Yo digo las mierdas; pero raras veces doy respuestas, porque si no nos malacostumbramos, honbre. Lo que hay que hacer es craniarla, muchá. Ir, cuando todos vengan de regreso y venir, cuando la mara vaya. Todos llevamos un Rivelino dentro y si ya vimos el ejemplo, pues ahora craniémola y a ver qué sale. Eso sí, tampoco caigamos en el abandono. Hay que tener cuidado con cagadales de otro tipo, como andar en pelota o con la ropa de nuestros abuelos. En ese caso, veamos mejor el caso de Baldomero: 18 años, medio listo, medio bruto, sin traida, con braquets, peinado hongo y malhablado. Tiene las ideas claras de que para ser “él” mismo no necesita parecerse a nadie. Cien puntos pa’ el pisado. Por eso, decide crear su propio estilo:

-Bermuda tropicalona de alegres colores o pantaloneta trincada, de algún equipo de fut de cuando tenía 13 años, para que se le marque su tetunte.
-Camisa de vestir (Adolfo, blanquita, de preferencia), de manga corta, a la cual le añadirá el pin de alguna hermandá o alguna otra mierdita decorativa.
-Mocasinas negras (las de su graduación, mínimo; adquiridas por aviones en “Zapaterías Estuardito”) sin calcetines. [Para el día]
-Sandalias tipo extranjero (con calcetines blancos) o yinas del mercado (con calcetines blancos o de rombitos). [Para la noche]
-Gorra con vivos estampados de los Luni Tuns, viscera recta (Guardianía estail: ¡levantame la talanquera, vos!)
-Tres cadenas de oro (chafa) en cuello abierto, para exhibir dos tres pelos y una cicatriz de cuando estuvo en las Reservas Militares.
-Billetera de cuero incrustrada en el elástico de la bermuda/pantaloneta (en dónde lleva hasta el último recibo de la luz el hijueputa y fotos tamaño cédula de sus enamoradas, con dedicatorias todas).
-Lentes oscuros, al muy y grato estilo “moscón de mierda asoliada” o “avispón de desagüe a la intemperie”.
-Celular (Estartac, emplásticado y adornado con una calcomanía de Los Pitufos) metido entre el calcentín (cuando lleva) o en la bolsita de la camisa.

¡Y ahí tenemos al cerotío este! Más original que un Livais de la Sexta y más autóctono que el Cristo Negro de Esquipulas, sacándose de la manga un nuevo estilo: el baldomerismo. ¡A la verga el resto de la peste! ¡El baldomerismo sí es una muestra de identidá, quitun güevo si no! ¡Y no es que se vista así sólo para dominguiar o para chileriar en la Feria del 15! Si andamos buzos, nos podemos topar con él en: a) las burras, con sus audífonos y su pecsi en bolsa; b) los actos públicos (mítines políticos, procesiones, elección de reina, velaciones), con su montañesa de flequitos fosforescentes en timón, metido entre todo el hijueputal o encaramado en alguna estatua, ciprés o paré de adobe; c) cualquier Parque Central, silbándole a los respectivos cubiertos, echándose un su cigarrito y dándole duro a una su bolsita de melcocha o jugando capirucho. En fin, el baldomerismo está ahí, aunque todavía no sea reconocido como una peste. Y por eso mismo es que hoy, muchá, los exhorto (abortoooo) a que velemos por mantener viva esta especie y que ésta sea (¿acaso no lo es, pues?) la verdadera tarjeta de presentación de nuestra querida Mulamala, a menos que nos dejemos de tanta pose mierda (lo he dicho hasta el cansancio) y seamos, por una puta sola vez, como Baldo: originalmente locales. Aunque lo rialmente chingón sería que entendiéramos que muchas veces el pisado que más parece estar OUT, es el que más IN está… ¿Verdá usté Majo?, ¿verdá usté Pily?, ¿verdá usté Mafer? (Sí, dicen tus amores…). A ver, ¿qué creen que busca y rebusca la mara en los basureros? ¿Pisto? No, verdá. ¡Pero de vez en cuando se lo encuentran!, ¿me explico? O sea...

¡Nah! ¡Con ustedes es por demás!


Foto cortesía de Guguel Imágenes.

20 jul. 2007

NO SE PUEDE CON LA CAMPIÑA, PUES (2)



Ya hace casi un año que incluí en el Muladar mis primeros tanes con el latín, gracias a la influencia del señor Abundio Schweinhart y de su sabiduría. (Para quienes son nuevos en esta mierda, pueden [deberían, si no pa’ qué vergas] ponerse al día aquí y así agarrar la onda más fácilmente). El vergueo fue que hoy amanecí todo friquiado porque soñé que era apedriado por un puño de patojos cerotes y todo porque estábamos en una especie de escuela pisada y uno de ellos, el más mamadito y salsita, se dio cuenta de que yo tenía un vergazo de faltas de ortografía en mi cuaderno de idioma; y por eso me sacaron al patio los hijos de puta y me empezaron a tirar pedazos de teja, piedrín y uno que otro chirivisco. Al rato, me senté aquí y leí un comentario que me hizo recordar que tenía algo pendiente: mi segunda lección práctica de introducción a la traducción amateur del la lengua de Rómulo (no el trabado de mi vecino) y Remo; latín, que le dicen. La verdá, se me había ido la onda. O más bien, ya no le había puesto coco. Como ahora ya sé latín, grecio y spanglish, todo me pela, ¿verdá vos Peloeverga? Aquél sólo se ríe como diciendo: vos comé mucha mierda, Rex. Cuates más pisados los de uno, en lugar de hacerme güevos se burlan. Dejémolos estar. Tomando en cuenta que últimamente (para desgracia de algunos) he andado un cacho lingüístico, he decido inculcarlos un poco e incitarlos a reposar en las mansas alas de ese tecolote pisado que simboliza el saber humano, para que no digan por ahí que en el Muladar sólo chingadera hay y muladas que no le ayudan en nada a nadie. ¿Será?

Bueno, igual que la vez pasada, me dediqué a traducir algunas frases célebres para empezar a foguearme en la onda. La versión que aparece en negrita es la mía; o sea, la mera mera y no la que aparece entre paréntesis, que es la del libro cerote. Esa no vale. Se las pongo ahí para que se den cuenta de los cagadales que cometen los traductores que no tienen ni puta idea de su trabajo. ¿Estamos vos Marcuto mierda? Va pues, así me gusta.

Ejem, ejem… (¡Échelo, no lo juegue!)

MENS AGITAT MÓLEM: Agitar a los hombres antes de molerlos (en vez de El espíritu mueve la materia)
MORS ÚLTIMA RATIO: Última radio de morros (en vez de La muerte es la razón última)
MOTU PROPRIO: Tuc-tuc propio (en vez de De propio impulso)
MUTATO NÓMINE: Nómina de mutantes (en vez de Cambiado el nombre, pero la misma cosa)
NESCIO VOS: ¡Qué necio sos! (en vez de No os conozco)
OMNIS HOME MÉNDAX: El hombre todo lo mendiga (en vez de Todo hombre es mentiroso)
PAULO MAJORA CANAMUS: Son mejores las canas de Pablo (en vez de Cantemos más alta materia)
PECTUS EST QUOD DISERTOS FACIT: Los pechos son como desiertas fachadas (en vez de El sentimiento hace los grandes discursos)
PEDE PAENA CLAUDO: A Claudio le apenan sus pedos (en vez de La pena de pie cojo)
PERTRÁNSIT BENEFACIENDO: Beneficios del transporte público (en vez de Pasó entre nosotros obrando el bien)
PRIMUN VÍVERE, DEINDE PHILOSOPHARI: Mi primo vive de filosofar (en vez de Primero vivir, luego razonar)
PULCHRE, BENE RECTE: ¡Bien por el pulcro recto! (en vez de ¡Bien, muy bien, perfectamente!)
QUALIS ARTIFEX PÉREOR: ¡La calidad artificial es la peor! (en vez de ¡Qué gran artista perece!)
QUANTUM MUTATIS AB ILLO: ¡Cuántas mutaciones al hilo! (en vez de ¡Cuán distinto de como era!)
QUÍA NÓMINOR LEO: ¿Quién nominó a Leonardo? (en vez de ¿Por qué me llamo León?) RÁPERE IN JUS: Rapar a Justo (en vez de Arrastrar en justicia)
RES NULLIUS: Carne prohibida (en vez de Cosa de nadie)
RUDIS INDIGESTAQUE MOLES: A Rudy lo indigestó el mole (en vez de Masa ruda e informe)
SAPIENS NIHIL AFIRMAT QUOD NON PRÓBET: Nada afirma que los sabios nacieron de probetas (en vez de Nada afirma el sabio que no pruebe)
SÉRVUM PECUS: Pecoso sirviente (en vez de El rebaño de los siervos)
STÚPETES GENTES: ¡Gente estúpida! (en vez de ¡Maravillaos, naciones!)
TAEDIUM VITAE: ¡Viva Tadeo! (en vez de El tedio, el disgusto por la vida)
TANTAE MOLIS ERAT: Tanteando la muela equivocada (en vez de Tan difícil era)
TÍMEO HÓMINEM UNIUS LIBRI: Tímido hombre de unión libre (en vez de Temo al hombre de un solo libro)
TUA RES AGITUR: Agita tu carne (en vez de Se trata de tu interés)
ÚNGUIBUS ET ROSTRO: Ungiéndote la cara (en vez de Con el pico y con las garras)
ÚTILE DULCI: Dulcemente útil (en vez de Usar, no abusar)

Y eso es todo, nenes. Lecciones magistrales de estas ya no hay. Como ya dije arriba, ahora el latín me lo paso por el fundío y ya no es aquea mierda de antes que uno decía: puta, ¿cuándo yo hablar latino? ¡Pero mírenme ahora! ¡Ja, chila mierda! Si alguien tiene alguna objeción contra mis traducciones, empiece a doblarla como si fuera una bolsita de elotitos vacía y métasela entre… la bolsa para luego tirarla en un bote de basura y no ser el típico cerdo maldito que piensa que gracia está haciendo cuando baja la ventana de la burra o del carro para deshacerse de sus porquerías, digo, por si cabal andan haciendo mandados o vueltiando.

Ah, y antes de que se me olvide. Hace un par de días recibí un ímail de un fulano (tiene blog, pero no le voy a hacer promoción al culey ése) ensalzándome pero a la vez criticando la poca continuidá con la que posteo y invitándome a que tome de ejemplo a los yiks que son los meros tatascanes de la blogalaxia, claro, publicando diez veces al día sus chorradas informáticas como si fueran acontecimientos de orden mundial y de interés público. A ver vos chancro gangrenoso en muñón de chucho de fosa clandestina, dejame que medio te explique: 1. El Muladar no es un blog desde el punto de vista de los pelmazos estos chima-compus que todo lo vuelven competencia, sino más bien una especie de bitácora personal con reglas propias y no impuestas. 2. La continuidá de las muladas la establezco YO y sólo lo hago cuando siento que tengo algo que contar y no cuando se me pasa cualquier estupidez por la cabeza o le he güeviado información a otro. 3. Aunque mi vida social no es la gran mierda, al menos tengo una y el tiempo que le dedico al Muladar es el que todo ser social (y en sus cabales) debería dedicarle a cualquier mierda de éstas: el mínimo. Con esto creo que nos iremos entendiendo de ahora en adelante, al menos que sigás necio con… que sí, que lo que pasa es que no, porque según yo hay que, porque leí que también, y si no deberíamos preguntarle a, porque si no para qué… Pero, ¿verdá que vos no sos así? Bueno, gracias. Ahí que muera entonces.

Discúlpenme muchá, pero es que a veces es mejor aclarar las babosadas, llevar la fiesta en paz y que no haigan malentendidos. ¿Verdá que sí vos Peloeverga? Aquél sólo me mira como diciendo: a vos que te crea la vieja, Rex, y, acto seguido, se saca un señor moco y me lo tira con la ya conocidísima catapulta del dedo medio.

¡‘mé mierda, pues!


Foto cortesía de Guguel imágenes.

5 jul. 2007

¡HABLÁ COMO LA GENTE, CEROTE!


Fuimos a buscar a Juancho. Salió su vieja a la ventana, en camisón, a decirnos: todavía está durmiendo, es que ayer vino algo indispuesto. Le contestamos ah, bueno, gracias y nos dimos la vuelta y caminamos. Algo indispuesto la gran diosa puta, le digo a Teco, ¡hiperaverga vino el cerote! Aunque nos cagamos de la risa, reconocimos que la doñita se la había echado buena; sabemos de qué pata cojea su retoño y que lo único que le ha faltado al hijueputa es llegar cagado y sin rieles. Por la edad de la doñita, el eufemismo que usó para camuflajear la moronga que llevaba su hijo, digamos, es "relativamente aceptable" y se lo vamos a dejar pasar. Fue una onda maternal, más que todo. Pero de ahí, a que venga un cerote que sólo porque en la mesa en la que estamos aplastados, chupando, haya una chava que acabamos de conocer y otro cerote que se la lleva de muy formal (está sacando un doctorado en no sé que mierdas), diga: ah, sí, desgraciadamente la Ana ya no está con nosotros… o: un problema esto de la sobrepoblación en los centros penitenciarios, ¿no?... o: claro, porque en las manifestaciones los antimotines hacen uso excesivo de su fuerza… eso sí que no, muchá. ¿Por qué pisados no puede decir que a la Ana le quebraron el culo, que el bote está hasta la mierda de reos y que los policías son unos animales los hijos de puta? Ah, no. Es que qué van a pensar de mí, que no tengo educación, que hablo puro camionetero. ¡Tú madre, vos! ¿Qué? ¿Porque digás “miembro viril” en vez de “verga” sos más culto?

En Mulamala, a parte de lambiscones, somos expertos en “quedar bien” y en “aparentar”. Lo más pior es que, para tratar de dar una buena imagen, usando frases que jamás usamos con nuestros cuates, acudimos a lo que leemos en los periódicos u oímos en las noticias. ¡Faltaba más! De repente las putas resultan ser mujeres públicas; la porno, material para adultos; los viejitos, adultos mayores; las personas de color, negros… etcétera. Los titulares están repletos de “presuntos” violadores, “supuestos” asesinos”, cuando es obvio que un hijo de puta con cuete y una M18 tatuada en la frente no tiene ni verga de “presunto”. ¡¿Por qué no decir las mierdas como son?! El otro día, me hice pasar por extranjero en un chat público y le pregunté a una mulamalteca que qué significaba pusa y, escandalizada, me respondió que para qué quería saber eso, que “era una mala palabra”. ¡Huy no, Dios Santo, qué pecado! ¡Traigan el agua bendita para echarle en la boca a este hombre! 1. Falsa moral. 2. Preceptos religiosos desvirtuados. 3. Santurronería. Tres ases. Pero me faltan dos… ¿a ver? “Rex: tu blog está chilero, quitándole lo vulgar”. “Creo que no es necesario tanta vulgaridá para decir las cosas”. “Mi novia me dijo que si tus textos no fueran tan vulgares, los leería”. 4. Prejuicios sociales. 5. Hipocresía. ¡Full de ases, papá! Es que, a ver, no se trata de ser vulgar porque sí. Se trata de ser naturales, de decir las mierdas como son, sin pelos en la lengua. Y el Muladar es así porque es un reflejo de la sociedá, muchá, no chinguen. ¡Porque en Mulamala siempre andamos con rodeos, adornando lo que decimos, haciendo un pésimo uso de “lo políticamente correcto” y con sutilezas baratas… estamos como estamos! ¡Eso, sin contar el miedo hueco a aprovechar nuestra riqueza lingüística! Cosa que a mí me parece rídicula y triste...

Pero bueno, tampoco es que tengamos que usar pipe, cuchara, popó, chiches, chimar, quemar el pan porque no haya otras opciones. Podemos decir pene, vagina, excremento, pechos, sexo, infidelidad, ¿no? Bien, el extremo no son las palabras que usemos, o talvez sí, pero es más la puta pose, muchá. O sea, cruzar la pierna, poner cara de serio y decir: genitales, heces fecales, senos, relaciones sexuales y relaciones extra-maritales. ¡Y encima, en un contexto que no tiene ni mierda qué ver, pues! Porque, ¿quién putas habla así en una cantina? Si estás dando una conferencia o una plática pre-bautismal, órale, allá vos. Pero por favor, a donde la Meches Golón (respetado y mítico comedor de mi pueblo natal) no me vengás con mierdas, ¿estamos? ¡Ahora sólo falta que me digás que vivís en la Zona 3, cerca del “centro de disposición final de residuos sólidos”, por no decir “basurero”! Además, ¿acaso a un gordo le gusta que le digan “entrado en carnes”? ¿No estamos “recalcando diferencias” cuando a un minusválido le decimos “persona con capacidades especiales”, acompañado del típico gesto como de lástima, porque “pobrecito”? Y para acabar de cagarla, los mulas que usan palabras “elevadas” o muy específicas y no saben cómo pronunciarlas ni qué significan. Como: desguinse por esguince (con decir “me doblé el tobillo” basta); mijitorio por mingitorio (con “baño” es más que suficiente); monótomo por monótono (con “repetitivo” a lo mejor se entiende) y así, sustantivamente, diría yo de mula, para cerrar con broche de oro. En fin, son tantas mierdas muchá, que si seguimos, no paramos.

Afortunadamente, existe el Muladar, muchá… y AQUÍ, como una vez cantaron Los Caifanes, NO ES ASÍ.


Foto cortesía de Guguel Imágenes.

27 jun. 2007

¡YA LA METIMOS, VIEJO!


¡Qué tal pues, reyes y reinitas! Aquí Rex (virtual Presidente de la República de Mulamala) externando saludos a granel y sacadas de madre (me llamaron del BANVI para indicarme que en lugar de “ingresos”, alguien chafió la clave de mi tarjeta y me hizo pero peinado; ahí les encargo, pues caras de mi mero culo). El éxito de esta mierda ha sido rotundo, muchá. Ya algunos otros candidatos se han puesto en contacto con su servidor para pistearme y ofrecerme esposas e hijas con tal de que me retire de la contienda electoral o, aunque sea, para que les dé colada. ¡Pasen adelante, cerotes! ¡Sí, cómo no! ¡Ahí está mi chela, acábensela, mañana mando a la Fina para que compre más! ¡Chimen en mi cama, no hay clavo! Mientras más viejos y ambiciosos los hijos de puta, más caballos. Las únicas alianzas que estoy dispuesto a hacer son las de Roncha, un cuate que se casa el mes entrante. Ahí donde me miran, también le hago a la platería. Bueno, a pesar del éxito y del fervor mular que se siente en el ambiente como si fuera un pedo de La Mocosita, también han habido un par de problemitas. Jenri, mi contador personal, casi la caga ayer en la tarde. Yo que regreso de un congreso sobre cómo dejar de comerse las uñas en dos días y me encuentro el lavadero de la pila lleno de billetes. Yo había dejado en la refri un posit que decía: Jenri, ya la hicimos, hay que empezar con el lavado de pisto. ¡Y miren lo que el retrasado mental iba a hacer pues! Eso, por un lado. Por el otro, un pequeño atentado que sufrí hoy por la mañana cuando iba a pagar unas deudas pendientes (guaro, drogas, güizaches, putas, palenques, peleas de chuchos, porno casero, pacas, SAT, etc.). Unos patojos hijos de puta que estaban jugando “chivo al bote” me dieron con una lata de jugos Kern's en el la pierna derecha, con la que pateo al chucho de Jenri. Cuando sentí el talegazo, dije: ya’stuvo esa mierda, aquí mismo me van a hacer acribillao, ya me fui a caldo. Creía que era un balazo, pero nel. Como la gran puta, corrí a un patojo cerote pero no lo alcancé. Si no, olvídense. ¡La vida no es juguete, pues!

Los carnets ya están casi listos, así como los vales de descuento de quienes se afiliaron solicitándolos y enviaron sus datos completos (mara que SÍ sabe seguir instrucciones, no como otros). Estamos cubriendo el territorio nacional como que fuéramos una gran nube de esmog o una plaga de chiquirines colorados (medallas, diría Juan Chorro) y eso afianza nuestra confianza en la obtención de un triunfo masivo e histórico. Por la izquierda está la UNE con el janano ese y el EPG con la Nobel cachetoncita, y por la derecha el PP con el idiota de la mano dura y la GANA con el que “nada-le-van-a-hacer-los-de-Pavón”. Y muy encima de todos, aunque todavía no lo incluyan las encuestas, está M.U.L.A. Eso sí, les encargo a los blogueros que se la llevan de periodistas que si vuelvo a leer otro posteo o comentario sobre las elecciones del 9 de sectiembre y NO incluyen a nuestro partido, luego no vayan a andarse quejando de que no hay libertá de expresión cuando “alguien” aparezca sentenciado y ultrajado en un barranco o en un tonel de basura con mensajes en clave morse en la ficha y en el culo. ¡Pajas, hombre! ¡’Stoy chingando! Lo que sí les tengo que informar en esta oportunidá es que el listado de pisados y pisadas que tendré a bien incluir refleja el compromiso fehaciente de los ahí aparecidos con M.U.L.A. y con las consecuencias que esto pueda o no ocasionar hoy, pasado o pasado mañana. O sea, si caigo yo, caen todos, pues. Así es la onda. Como bien dijo una vez el peludo ese de Di dors: “de aquí nadie sale vivo”.

¿Por qué digo esto? Simple y sencillo, muchá. En Mulamala abunda la mara carretera y montonera. Y ya estoy cansadito del… no te agüevés Rex, estoy con vos, viejo… puta, Rex, me extraña, compadre… mano, cualquier mierda, ya sabe, cerote, cuente conmigo… y a la hora de los vergazos, ni vistos ni oídos los cerotes. Todos sabemos que las mierdas políticas son gruesas, así que ya no vale echarse para atrás ni cambiarse de partido. Yo no obligué a nadie, pero ahora que ya vamos dentro, tengo que dejar estos temas bien claritos y si nos metemos a vergueos, nos metemos todos. Los que empezaron a reclamar si esta onda era cierta o no, cuidadito pisados, con esa actitud sólo me están demostrando desconfianza… ¿y entonces?, ¿dónde quedamos? Aparte de los sesenta y cinco mil afiliados que ya contaba el partido, los más recientes son los siguientes: MARIO VARGAS, LUIS F. ALEJOS, ANDY, LUCIA REINOSO, JORGE CABRERA, MANUEL PINOT, ERICK SALAZAR, SOLEDÁ DE BLANQUILLOS, ALEJANDRO GÁLVEZ, PABLO, CHACHI, REBECA, CHRIS WARFIELD, ALEYDA JIMÉNEZ, MARLON, ROBERTO LEAL, FERNANDO MUX, FIDELIDÁ AGSOLUTA, PABLO FUENTES, DIEGO SILVA, ESPIRIBERTO CANEL, ROBERTO, LUIS A. VELÁSQUEZ, VERÓNICA ROMERO, ABUNDIO SCHWEINHART. En el caso de GABER, EL PRIMO, EL CHATO, ELVER, AKABBALAM, LA PORTEÑA estamos en el aire por no haberse identificado debidamente y porque no aparecen en ningún patrón electoral, así que si no se ponen las pilas para demostrar que existen, maíz y ahí nos vidrios otro día. El proceso de afiliación sigue abierto para cualquiera, ya saben. Rieguen la bola y coméntenlo con quién putas sea. Pela la verch si no les creen; ustedes invéntense cualquier babosada y ofrezcan algo chulo (como los demás partidos) y ya. De ahí la mara va ir cayendo poco a poco, como los perfectos y perfectas mulas que son, ¿o no? ¡Todo está profetizado! Tiempo al tiempo, muchá, tiempo al tiempo.

¡Muuuaaaccc…!


PD.1: La mulita que aparece en la foto es uno de los logos oficiales del partido. Tiene un aire infantil, es verdá. Pero es que también buscamos llegar a la pulcra mente de los chirices. Así que, si no les gusta, háganle güevos. Respecto al plan de gobierno... ¡sigue en construcción!

PD.2: No quiero ser culero, pero la próxima vez que quieran identificarse con nombres de primaria ―más usados que las butacas de los Cines Lux (cagados, pedorreados y atoliados)― como Damesio John, Meme Díaz el Pelón, Benito Carlos, Elver (gudo?), etcétera… piénsenselo dos veces, porque ya no causan ni la más mínima puta gracia y es como si no estuvieran diciendo ni mierda. Aquí hay libertá, pero tampoco es para pelarnos, hombre. Hay que inventar mierdas nuevas; si no, ¿a dónde pisados avanzamos?, ¿a dónde?

12 jun. 2007

¡M.U.L.A! ¡EL CAMBIO ES NUESTRO!



Tomando en cuenta que ando algo pisado de bamba (acepto ofrendas, No. de cuenta 3922-2234-0666-28, del BANVI) he decidido que sí, que qué pisados, que por qué no, que aunque ustedes se caguen de la risa, ¡quiero ser Presidente de la República de Mulamala o, por lo menos, Consejal Decimonono de cualquier alcaldía pisada! ¡¿Qué tal?! Eso sí, si desde orita van a empezar a poner caras y hacer gestos como de desgano, como diciendo que no quieren perder el tiempo apoyándome, se pueden ir mil veces a la mierda. ¡Mara así no quiero! Les digo esto porque el partido YA está armado y el lunes tempranito jalo para allá y lo inscribo. Sólo me falta un janano (para hacerla de maistro de ceremonias, en los mítines), un par de gordos galanotes, (para hacerla de sequiuriti) y alguna puta aunque sea de La Línia (para Tono, que me va a prestar su casa para las sesiones); así que si tienen algún familiar, ya saben, hueso fijo si gano. Pero de ahí, todo está listo y andamos afinando los últimos detalles de nuestra magno-hiper-campaña electoral. De hecho, algunos anuncitos ya están siendo transmitidos en Radio Amiga y en algunas radios comunitarias del interior del país, en las que, por medio de mensajes apocalípticos de salvación y arrepentimiento, pretendemos inculcarle al oyente (idiota, sin duda) que nuestro partido (M.U.L.A) cuenta con la suficiente bendición divina para hacer de Mulamala un país nuevo y bendito de dios y de los santos, apóstoles, ángeles y patriarcas. ¡Ahí ya la metimos grueso!

Como adelanto, les puedo decir que contamos con el gentil patrocinio de míster Ho-Chun Ko (dueño de treintidos maquilas, veinte restaurantes de comida oriental sólo en la capital y presidente de Macro Expor-Rat); el Sr. Judas Vásquez (discípulo No. 1 del finado Padre Chemita y dueño de un vergo de urbanizaciones en Jerusalén y de una cadenota de agencias de viajes con destinos exóticos: Haití, Ruanda, Vietnam, etc.); Zoila Gutiérrez (hermanastra no reconocida de los dueños de Pollo Campero, única propietaria de la popular franquicia de restaurantes cuatro estrellas Los Pollos y de Brandy’s Paradise, veintena de salones de belleza, masajes y baños turcos ubicados en San Marcos, frontera, y en Tapachula); Don Chente Roca (dueño de un talegazal de cabezas de ganado en el oriente del país, así como de quince avionetas para alquiler privado, media Catedral de Esquipulas y un par de mega-hoteles en Iztapa)… eso, sin mencionar a un par de narcos (de los meros tatascanes; no pushers ni dilers), tres exdiputados de confianza, el principal accionista de Barberías Willy, un padrecito excomulgado (por chimón) de la Frater, uña doñita que es dueña de no sé cuántos comedores del Mercado Central y la conocidísima Lucerito, empresaria corporativa y propietaria de La Fuente, El Retiro, Todo por ti, etc., concurridos puteros de mi pueblo natal, Jocotesburgo. Como ven, buena parte de la ciudadanía civil está con nosotros y ya se ha unido a la causa. Si es por pisto, ¡ay Dios!, ¡no se agüeven!… Mío no es, pero bueno, esperemos que la cosa cambie, jejeje…

Fíjense pues, el purrún de inauración de la campaña va' ser en El porvenir de los obreros (pendiente fecha y hora), amenizado por DJ Muko, Jugo de piña (ambos confirmados) y Chicharrita ‘n da jaus (por confirmar). ¡¿Se van a perder esa mierda?! No, verdá. Va' ver barra libre (full cuxa, anis guaca y camperitos), buenos quesos y, para los que “anden en malos pasos”, habrá de aqueito, pues. Pero ahora viene lo importante: HAY QUE AFILIARSE, PISADOS. ¡Si no, mejor ni se asomen! Miren pues: nuestra política es sencilla. Mientras los demás partidos huecos prometen construir; nosotros queremos destruir. ¿Cómo así vos Rex? Sí, vamos a destruir para construir de cero y no reconstruir sobre lo ya hecho… ¡por eso el panorama nunca cambia, muchá! ¿Qué les parece? Como la sociedad que tenemos NO nos gusta, pues a borrarla del mapa, así como lo oyen. Pero esto sólo es un adelanto. Si de verdá están interesados en mi proyecto, me lo tienen que decir, expresamente. Si quieren formar parte de este maravilloso sueño, me lo tienen que decir, expresamente. Ya hay un puño de mara afiliada, muchá… PERO FALTAN USTEDES. Próximante estaré haciéndoles saber nuestro "Plan de Gobierno". Y ahí van a ver que esta mierda no es paja. ¡Vamos por la Presidencia, muchá! No pensamos negocionar con ningún hijoeputa; vamos a oponernos, a competir. Oposición sí; negociación no. Somos como una verga a media erección y vamos a seguir creciendo hasta consolidarnos como una verdadera fuerza política, pero necesitamos que nos sigan echando una mano. ¿Se avientan? No sólo va a ser un acontecimiento histórico sino que también integral. Vamos a devolverle el poder al vendedor de chicles, al aprendiz de mecánico, al marchante del altiplano, a la chavita que da el culo por pisto, al obrero explotado, al maestro que da clases en la quinta mierda, al recogedor de basura, al recolector de botellas, al cargador de bultos, al que hace fletes, al choco, al renco, al chara, al hueco, a la tortillera, a la sirvienta, al negro, al indio, al ladino... Si quieren que yo cargue con todo ese peso encima, ¡zámpanme el nabo a mí, afíliense y VOTEN por REX III, del partido destructivo-reformista de izquierda-derecha-izquierda M.U.L.A. (Mulamala Unidad para la Liberación Animal)!

¿Cuándo? ¡HOY MISMO, CEROTES! Necesito nombre y apellido, cédula de vecindá, ímail y puesto de trabajo actual. Si no incluyen estos datos, no hay trato y mejor ni se molesten en comentar. Así de claro y pelado. Luego les envío su carnet y ya ustedes le ponen su foto. Así que… ¡pilas pues!

¡GANGA!: ¿Se te acaba de morir tu chucho, gato, loro o canario y estás pensando en quebrarte el culo porque tu mascota era tú unico amigo? ¡Unite a las filas de M.U.L.A. y obtené un vale de descuento en Sandro & Taxidermistas, con el que podrás disecar medio cuerpo de tu mascota e inmortalizarla en la sala de tu casa! (Aplican restricciones para yiks: las computadoras no entran en la categoría de “mascotas”, sino más bien en la de “únicas amigas”, y además venden repuestos en cualquier lado) ¡Aprovechá pues, viejo!


PD. El pisao que iba para Vicepresidente se acaba de rajar (tiene cáncer, tu amor, le tiene fobia a los charters privados y es alérgico al champán) así que les informo que queda libre este cargo. Estoy buscando enanos, de preferencia. Pero bueno… chaparritos también cuentan.


Foto cortesía de Guguel.