2 ago. 2007

LA ONDA ES CRANIAR LAS ONDAS, MAJE


Uno de los clavos más grandes que llevamos a cuestas los mulamaltecos es la identidá, muchá. Podemos ser unos grandes zopencos en muchas babosadas, pero para imitar estamos ranquiados en los primeros lugares. Eso, por una parte. Por otra, la idea de querer identificarnos con algo que, según nosotros, nos va a diferenciar del montón. ¡Error, Edson! Vayamos a la escena del crímen: Rivelino acaba de cumplir los dieciocho y este viernes que viene le entregan su cédula. Ya sabe en qué puestito de esos del mercado la va a emplasticar. Con ese papel mierda, el nene ya se siente hombrecito y está listo para hacer lo que se le dé la puta gana alegando que ya es mayor de edá y que por lo tanto: mama, papa, a mí no me estén chingando porque cuidadito, pues. Creído de que esa pelusa pisada que le sale en la jeta se llama bigote y de que en unos días desaparecerá el vergo de barros que luce en la frente (y esconde en la espalda), sale a la calle y se siente capaz de todo. Es un rey andante, chichudo, güevudo, grueso, cabronazo, pilas y cuánto adjetivo pisado haiga para sentirse gallo (o palomo). Pero como nos ha pasado a muchos, se da cuenta de que tiene que ser “alguien” (¿o debería decir más bien “algo”?), de que tiene que encajar, tener identidá propia. Entonces llega la hora de la primera cagada: Rivelino hace el ajustón y va onde el Coche a tatuarse. En esta época en la que hasta el chucho del vecino lleva su corazoncito atravesado por una flechita, al imbécil de Rivetonto no se le pudo ocurrir otra forma más infantil de parecerse aún más a los demás. El colmo: tatuarse un ancla con el nombre de su chava y abajo el suyo en letras japonesas (el Coche lo majió, porque lo que en realidá dice ahí es: “guán tan” y no “guerrero incansable”) No tengo nada en contra de los tatuajes, pero sí de la idea que tenemos de buscar identidá en actividades alienantes (bonito palabro, vos Rex talega). ¿Acaso no sería mejor no tatuarse? Si juntamos a cien tatuados, los enpelotamos y ponemos a un maje sin tatuajes en el centro, ¿qué pasa?

―¿Le vuelan güevo?
―A lo mejor, Chepe, a lo mejor. Pero la respuesta no es ésa. La respuesta es que el maje se distingue porque es diferente, ¿entendés? El resto es como una mancha negra; él no.

Claro, todo tiene que ver el concepto de “estar a la moda”, que no es otro más que el de uniformarnos y, entre casaca y casaca, masificarnos (agarráme de mula con tus palabros, pues); todo lo contrario de lo que supuestamente andábamos buscando, ¿no? Si no son los tatuajes, son los los pircins o… la greña, los morralitos típicos de Momos y los caites de los jipis reinvindicativos (véase: síndrome gandhi-menchú-guevara); las playeras negras, las pulseras y las Rhino de los roquers (véase: síndrome “garra” chapina de tacuazín azadoniado); los sombreros, las hebillotas y las botas vaqueras de los que se la llevan de ganaderos (véase: síndrome perito agrónomo jaripiado); las camisitas de cuello levantado, el pelo tieso de pura gelatina y las mocasinas bien lustradas de los frezoides (véase: síndrome guana-bi capitalino) a los que perfectamente se le unen un puñajazal de síndromes más (chole-breic patineta, emo-gotic mausoleo, rasta-nidoerata mariguano, latin lovel-salserín tu tausen, nerdo-yik porno-evangélico, pseudoartista bohémico-subhumano, etc, etc) hasta convertir toda Mulamala en una verdadera peste de hijos de puta buscando (inconscientemente o no) el tesorito del Capitán Garfio en donde sólo hay un costal con cachivaches y papeles viejos que pensábamos sacar a quemar el próximo 7 de Diciembre, día en el que supuestamente nos tronamos al señor Don Chamuco (Sí, a güevos). Luego de rayarse, como se dice, Rivelino está listo para el segundo cagadal: escoger uno de los anteriores síndromes mencionados y empezar a vivir así, uniformado, aunque según él, identificado. Las opciones para cagarla son muchas, pero la idiotez de Rivelino sólo una y es tan grande como un Hiper Paíz o el mismísimo fundío del Sperisen.

¿Qué putas hacer entonces vos Rex? ¡Puta muchá, tampoco es que tenga le respuesta en la punta de la lengua! Yo digo las mierdas; pero raras veces doy respuestas, porque si no nos malacostumbramos, honbre. Lo que hay que hacer es craniarla, muchá. Ir, cuando todos vengan de regreso y venir, cuando la mara vaya. Todos llevamos un Rivelino dentro y si ya vimos el ejemplo, pues ahora craniémola y a ver qué sale. Eso sí, tampoco caigamos en el abandono. Hay que tener cuidado con cagadales de otro tipo, como andar en pelota o con la ropa de nuestros abuelos. En ese caso, veamos mejor el caso de Baldomero: 18 años, medio listo, medio bruto, sin traida, con braquets, peinado hongo y malhablado. Tiene las ideas claras de que para ser “él” mismo no necesita parecerse a nadie. Cien puntos pa’ el pisado. Por eso, decide crear su propio estilo:

-Bermuda tropicalona de alegres colores o pantaloneta trincada, de algún equipo de fut de cuando tenía 13 años, para que se le marque su tetunte.
-Camisa de vestir (Adolfo, blanquita, de preferencia), de manga corta, a la cual le añadirá el pin de alguna hermandá o alguna otra mierdita decorativa.
-Mocasinas negras (las de su graduación, mínimo; adquiridas por aviones en “Zapaterías Estuardito”) sin calcetines. [Para el día]
-Sandalias tipo extranjero (con calcetines blancos) o yinas del mercado (con calcetines blancos o de rombitos). [Para la noche]
-Gorra con vivos estampados de los Luni Tuns, viscera recta (Guardianía estail: ¡levantame la talanquera, vos!)
-Tres cadenas de oro (chafa) en cuello abierto, para exhibir dos tres pelos y una cicatriz de cuando estuvo en las Reservas Militares.
-Billetera de cuero incrustrada en el elástico de la bermuda/pantaloneta (en dónde lleva hasta el último recibo de la luz el hijueputa y fotos tamaño cédula de sus enamoradas, con dedicatorias todas).
-Lentes oscuros, al muy y grato estilo “moscón de mierda asoliada” o “avispón de desagüe a la intemperie”.
-Celular (Estartac, emplásticado y adornado con una calcomanía de Los Pitufos) metido entre el calcentín (cuando lleva) o en la bolsita de la camisa.

¡Y ahí tenemos al cerotío este! Más original que un Livais de la Sexta y más autóctono que el Cristo Negro de Esquipulas, sacándose de la manga un nuevo estilo: el baldomerismo. ¡A la verga el resto de la peste! ¡El baldomerismo sí es una muestra de identidá, quitun güevo si no! ¡Y no es que se vista así sólo para dominguiar o para chileriar en la Feria del 15! Si andamos buzos, nos podemos topar con él en: a) las burras, con sus audífonos y su pecsi en bolsa; b) los actos públicos (mítines políticos, procesiones, elección de reina, velaciones), con su montañesa de flequitos fosforescentes en timón, metido entre todo el hijueputal o encaramado en alguna estatua, ciprés o paré de adobe; c) cualquier Parque Central, silbándole a los respectivos cubiertos, echándose un su cigarrito y dándole duro a una su bolsita de melcocha o jugando capirucho. En fin, el baldomerismo está ahí, aunque todavía no sea reconocido como una peste. Y por eso mismo es que hoy, muchá, los exhorto (abortoooo) a que velemos por mantener viva esta especie y que ésta sea (¿acaso no lo es, pues?) la verdadera tarjeta de presentación de nuestra querida Mulamala, a menos que nos dejemos de tanta pose mierda (lo he dicho hasta el cansancio) y seamos, por una puta sola vez, como Baldo: originalmente locales. Aunque lo rialmente chingón sería que entendiéramos que muchas veces el pisado que más parece estar OUT, es el que más IN está… ¿Verdá usté Majo?, ¿verdá usté Pily?, ¿verdá usté Mafer? (Sí, dicen tus amores…). A ver, ¿qué creen que busca y rebusca la mara en los basureros? ¿Pisto? No, verdá. ¡Pero de vez en cuando se lo encuentran!, ¿me explico? O sea...

¡Nah! ¡Con ustedes es por demás!


Foto cortesía de Guguel Imágenes.

20 comentarios:

Pirata Cojo dijo...

Puta vos, el primer cague de risa fue con el nombre, Rivelino, muy méjico 70 el tata y mis felicitaciones, hoy si nos pasaste llevando parejo a todos.

Hay que ser como el Baldo (mucha tu confianza), auténtico mulamalteco.

George dijo...

jajaja.. !!! que cague de risa viejo !!! te la echaste buena !

eddy dijo...

..excelente blog hermano... la verdadera identidá como vos decis es hacer lo mismo que vos haces. decir las mierdas como son... ser simplemente lo que somos mulamaltecos ...
que bueno que hay gente como vos..

elbeto dijo...

mira brother, llevo como seis o siete meses de no kerer volarme la greña, pero como dijo el pirata: hoy si nos traskilaste parejo a todos... hoy si ni los kites me pude hacer...
me despido mas somatado q la espalda de la vieja...
salu!

robertogt dijo...

jajaja iba a poner un comentario todo mamón para tratar de explicar que diablos con nuestra identidad pero naa, mejor te digo que me sacaste la risa mano, he visto a tanto pizado como el Rivelino que de la nada uno los mira todos tranquilos y cuando nos damos cuenta al otro día nada que ver de como eran los pizados jajaja.

"guerrero incansable" jajajaja que serote.

jcab dijo...

Lo confieso, he tenido mis momentos Baldomero y en algún momento tuve alguna caida Rivelina, mula que es uno. Esta entrada es de las que mas me ha hecho cagarme de la risa vos, especialmente porque fui visualizando cada ejemplar que mencionabas.

Por cierto, en algunas partes de la blogocosa se ve mucho el síndrome nerdo-yik porno-evangélico jajaja ponete un diez con esa.

Saludos!

lu! dijo...

Mire papaito un cague de risa total este tu cuenteraile jajjaa peeeeeeero si, Rivelino aja y Baldomero aja, mano como solo ponés ejemplos de hombres acá te traigo a una "Baldomera" esta si es "originalida", le pela el riel todo a mi cuata y canta, su nombre: Amapolita, lástima que no te puedo poner el video aca pero hay te dejo el link
http://youtube.com/watch?v=tN1qdrrQZtw&mode=related&search=
ahhh por cierto si se miran los comentarios, alli hay una muestra más de la idiotez humana (si les da hueva buscar es un idiota que se llama samael y esta en la pagina 6).

saluditos pa vos mi Rafa.

Andy dijo...

Yo, al igual que los anteriores, me cagué de la risa, no tanto por la chingadera como por el hecho de que todos conocemos a por lo menos uno de los exponentes de semejante catálogo de síndromes, y siendo un poco mas sinceros, de una un otra forma hemos coqueteado con uno o mas de dichos síndromes, jajaja.

Ah, y por cierto, yo también tengo un cuate que se llama Rivelino, jajaja.

El chepe anduvo algo acertado con la respuesta, jajajaja. Y siempre aguas con tus palabros vos.

Saludos.

Anónimo dijo...

o sea, ya se te olvidó tu onda "Rivelina" ps: pelo largo, caites,camisas típicas, morral, jajajajajaja, si por "rivelinear" hasta el bote fuiste a parar Rex, jajajajaja, o sea ps, el baldomerismo llegó después, me explico "vaa", jajajajajaja, Vero.
!ah¡ se me olvidaba, ya leí el poema, buena onda, Vero

rafael romero dijo...

PIRATA, GEORGE, EDDY, BETO, ROBERTO, JCAB, LU!, ANDY, VERO... buena onda, muchá... sigo al pendiente de sus comentarios y de sus respectivos blogs!... perdonen la ausencia y la brevedá con la que comento, pero ando algo ocupado... de todos modos, hay más tiempo que vida... no se agüeven!

Aquí seguimos... dándole duro!

Anónimo dijo...

Miratelo pues, lo cierto es que a todos nos toca "descoger" un estilo cuando pasamos a la vida adulta
(antes era a los 18, ahora es a los 14) y lo peor es que "descogemos uno de los muchos estereotipos pizados que describiste y después de un tiepmo de tas cuenta del rídiculo que haciste y es un cague de risa.
"Horita" me acordé cuando andabas como "huecoecosta" con el "luc" del pizado de Rivelino, solo que tus "yinas " eran rojas.

Cuidate hermano, se te extraña.

El Chano.

La Filistea dijo...

Entonces yo he de ser la 'Baldomera' porque ando con recibos hasta de cuando vivía en guate en mi cartera.

No fregués vos, muy temprano para reirse de uno mismo.

Chaludos.

Andy dijo...

El Ruletero se va de vacaciones dos semanas, así que por aquí regresaré "esputoradicamente" a ver que comentamos,jajaja.

Saludos Rafa.

shute quesuno dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
shute quesuno dijo...

Te la echaste calidá pue´ vos… yo en lo personal ya había caído en algo semejante cuando se me ocurrió ponerme un “pircin”, aunque nadie me lo iba a ver, pues me lo coloqué en el prepucio, cuando estuvo en estado de reposo no hubo problema, pero la primera mañana cuando la babosada me amaneció en posición de “firmes”, sentí que me desgarraba hasta los huevos… me tuvieron que enviar de emergencia al hospital y en su lugar me quedó una cicatriz de cuatro centímetros que me dejaron los puntos que tuvieron que ponerme. Y es que eso de la identidá es fregado vos, la vez pasada vi caminar por la sexta avenida a un tipo con un sombrero parecido a cubeta de albañil con un tipo de logotipo que decía “No Fear”, mismo al que le colgaban unas trenzas tipo Bob Marley, sólo que de color verde, dos aretes de prensar en cada oreja, barba estilo Don Quijote, bigote de Hitler, cejas depiladas, ojos delineados, nariz con pelos, un lunar parecido al de Marilin Monroe, un ojo pintado como los Kiss (aunque la verdad creo que era un vergazo), un tatuaje en cada antebrazo, en uno a Guadalupe (pero no la virgen, sino el de Bronco) y en el otro el rostro de Mike Tyson, vestía un pantalón de gabacha como el que utilizaba Chico Che, sólo que la gabacha le tapaba los huevos, el pantalón era tan flojo que por detrás se le hacía una bolsa con una capacidad de 3 ó 4 libras de mierda, un cincho de puro cuero que decía: Recuerdo de Esquipulas, una playera del Che Guevara a medio salir por la espalda y un chaleco bordado con la bandera de Estados Unidos (¿?), calzaba unas “yinas” Suave Chapina con doble reencauche y tenía un cantadito peculiar cuando hablaba, muy parecido al de los narradores nacionales de futbol, sólo que un poquito más pura mierda. Andaba tan perdido el cerote, que hasta la jeta de Ronaldinho cargaba…

Los chavos de ahora se las llevan de independientes cuando la propia “moda” es impuesta por algunas marcas (mismas impuestas por personas famosas y pistudas que jamás vestirán a esa “moda”, porque tienen su propio estilo), convirtiendo a la juventud en consecuencia, en ridículos co-dependientes.

Alejandra dijo...

tA mi tambien me toco un poco de "penca" con tu post...la verdad me rei mucho, menos mal que la cesarea ya no esta fresca si no capaz que se me abre jeje...
Siempre por aqui leyendote!
Saludos.

Andy dijo...

va, ya regresé, así que me tenés que contar como te controlaste con el Jcab, a ver si casaquearon en chapín, que yo estuve en chapinlandia el jueves pasado aunque solo una hora porque ibamos en escala para costa rica jajajaj, y casi me cago porque apenas llegamos a la pista de la aurora el piloto pegó el reventón para volver a despegar y yo creí que hasta allí llegabamos todos, jajajaj.

Saludos rafa!!!!!!!!

CHC dijo...

Yo conozco a muchos como los 3 "R"...jiji
La moda es una babosada. Yo creo que todos alguna vez en la vida quisimos pertenecer a algo, aun cuando nos miraramos como piñatas, como la Amapolita...alagran! de veras que hay gente atrevida.
Pero un mate de risa todo esto.
Especialmente los estilos.
A mi me dan risa muchos que dicen rechazar las modas y lo establecido y andan encaitados, barbados y de a morral...pero lo hacen porque les da pereza bañarse y arreglarse...jejeje. Si tu moda original pues, shucos son.

Luciérnaga dijo...

No había pinchado el "aquí" de abajo. Lo pinché y... mulamalteco, me tienes loca enamorada!
Te linkeo doblemente y luego si te apetece, pásate por Valencia (España) y te casas conmigo.

LoNnE dijo...

Sinceramente, Felicitaciones. Acabo de descubrir el blog y ya esta en mis faivorits. Como quien dice que me defeque de la risa.