21 de abr. de 2008

¡QUE EN PAZ DESCANSE SERÁ MI GÜEVO!



Que en paz descanse Doña Tomasita Mazariegos y que el Señor… dice el Padre Guayo y, ni siquiera dejando que acabe con la frase, una gritadera, chilladera y abrazadera de la gran diabla explota en el cuartito onde moribundiaba la ruquita y se extiende por el corredor, el patio, el sitio de toda la casa y hasta en las vecindades. Hasta ahí, todo normal, digamos. O sea, así es la vida, pues, no hay diotra. Un ser querido se va a caldo y los demás nos convertimos en Magdalenas (no por gorditos ni esponjosos, no) y nos da por soltar el llanto como si nos estuvieran matando. Eso pasa aquí y en Filipinas. Pero de ahí, a que la pobre doñita… ¡¿descanse en paz?! Eso como que a Rex no muy le queda claro. Primero: por el escándalo antes mencionado; eso, quiera que no, cualquier difunto lo agradece el primer día en la noche, pero el segundo y ya el mero día del entierro, la cosa cambia: a la susodicha difunta le dan ganas de salir corriendo por no haber podido dormir ni una gota desde que el Padre Guayo le roció el agua bendita, guardó en las Sagradas Escrituras un su sobrecito con algo de billete y zafó bulto. ¿Qué paz va a ser ésa? ¡Es como si a un recién nacido le ‘bieran dado cuerda para que chillara dos o tres noches seguidas sin derecho a teta ni a pañales limpios! ¿Quién pisados puede pegar ojo así? ¿Quién ah? Tu madre Rex, los muertos ya no sienten ni verga cuando se mueren, me dice la Lucky. En primer lugar, los que se mueren son los vivos, vos cachetona pisada, le digo. Y en segundo lugar, ¿cuántas veces te has muerto vos, pues? ¿Ya sabés lo que se siente? La gorda de la Lucky se queda callada, como si los ratones le ‘bieran mordisquiado esa lenguota de vaca que se anda echando la muy atarantada. Vos chimar querés, le digo. Ajá, me dice al mismo tiempo que se saca un señor moco de la nariz y, anclado en la uña, lo analiza como si se tratara de una problema de álgebra.

En fin…

Sigamos, segundo: porque para bien o para mal los mulamaltecos todo lo tenemos que hacer fiesta. ¡Todo es fiesta, pues! Lo que se supone que debería ser un acto de aflicción y de recapacitación sobre nuestras terrenales vidas, se convierte en un merequetengue. Los treinticinco familiares se reúnen, más lo primos de los primos y toda la retahíla de los cuates de los cuates y los allegados de los allegados y ¡ni pa’ la vida de la más joven! Las sillas de Alquifiestas de un lado para otro, las carpas en la calle, las bandejas con cafecito y con traguito, y la entradera y salidera de mara que nada qué ver. El olfato por el guaro, los panes con frijolitos voltiados, las cartas y el chisme se despierta en las calles aledañas y la casa de la pobre finada se atasca de todo aquel hijueputal, pues. Aparece el tío lejano (el que jamás se acomidió a visitar a su tía-abuela, porque apenas si sabía que existía) y finge un ataque de tristeza en pleno patio para que la mara se asombre de cuánto quería a la doñita, cuando en realidá el cerote sólo viene a ver si pepena algo de herencia. El primo viendo si le sale algo con la prima allá en el rinconcito, detrás de la pila. Don Cheyo y seis pisados dándole duro a las cartas y carcajiándose por cualquier mulada. Los patojos jugando pelota o agarradera en la calle. Turo y diez pisados libando que es gusto y viendo si sale el ajustón para otro pulmoncito, cigarritos y, de paso, —para los que le entren— algo de “blanco” onde La Patrona. El tío Tavo con otros cuatro o cinco tíos viendo cómo putas salen tablas con lo que dice el testamento de nía Tomasita. Los cuates que no muy muy, entrando tímidamente y no sabiendo ni cómo putas dar el pésame, friquiados por no acordarse de que se dice “mi más sentido pésame” y no “la paz esté contigo”. La Carmen y el esposo de la Chabe, volando güevo en un gallinero. Diez viejas dándole duro a la letanía por aquí y las otras ocho bajándole el cuero a todo y cada uno de los asistentes al magno evento…

Porque… ¿habrá que traer un par de piñatías, unas putas, una marimbita (la Román Hnos. por ejemplo) y decirle a los Gigantes y a los Cabezones que bailen unas sus tres piezas aquí dentro la próxima vez que alguien de la family cuelgue los tenis? ¿Se animarán las Chicas Gallo a amenizar un velorio con algo de quema de pólvora y repique de campanas? ¿Y si en lugar de estarnos aquí encerrados en la casa con el muerto nos lo llevamos al circo? ¿Y si nos ponemos a saltar como en el estadio, al ritmo de “¡El que no salte es muerto! ¡El que no salte es muerto!”? Si yo fuera muerto, me levantaría a darle verga a todos los pisados, a lo macho. ¡Que tu descanse en paz ni qué ocho cuartos! Después del ji-ji-ji y el ja-ja-ja, llega un momento en todo velorio que ya ni nos acordamos quién es el difunto ni qué pisados estamos haciendo metidos en esa casa, que le brincamos a algún familiar porque ya-no-quiere-servirnos-otro-traguito, que pelamos cables y armamos vergueo, que patiamos un par de floreros (por poco nos llevamos la caja de corbata), que nos sacan a pura puntaeverga, que borramos caset y de ahí, hasta el día siguiente, que no nos acordamos de ni verga. Cuando medio nos despertamos, salímos a quitarnos la cruda, nos cuentan la chulada que hicimos anoche y, empinándonos hasta el último culito de chela, salimos con una excusa más o menos como la que me dijo una vez este Toyo:

—Yo sólo salgo a hacer lo que a MÍ me gustaría que pasara en mi velorio, vos. La mara agradecida debería de estar, de que yo deje encargado el chupe y toda la onda…
—Yo sería el primer agradecido, vos
—le contestó pasándole el brazo por la nuca.
—¡Cuándo no el coche! ¿A lo macho Rex? —me dice con una de esas miradas estilo Santo Tomás, medio incrédulo el mierda.
—Sí, vos. Siempre se agradece cuando se va a calderas un HIJUEPUTA.

Aún así, Toyo insiste en que sea YO el que lo despida en el cementerio y que consuele a la Lucky, que se queda sola la pobre gorda. ¿Y ustedes qué? ¿Sian muerto alguna vez?


Fotografía extraída de "miar chivo perso anal".

23 comentarios:

Anónimo dijo...

A todos nos llegará el momento de convertirnos en "finaos" diria Quincho, ojala que cuando me toque a mi no me vistan con traje porque si no....cuidadito pues!!!!

El chano.

esnecesariohabervivido dijo...

ay... no me he parado de reír....
me da risa porque yo nunka se dar un buen pésame... sólo doy un abrazo... quíotra? jajajaja
Fijate que hay una lica colombiana que se llama Rosario Tijeras. Allí cabal sale una costumbre que tienen los sicarios, y es que cuando uno de ellos se muere, los otros lo llevan a hacer lo que más le gustaba! al chavo hasta a un putero lo llevan todo tieso... pero de muerto jajajaja....
saludos por allí....

rebe

esnecesariohabervivido dijo...

por cierto lo de la magdalena q cague de risa.... y tierno a la vez... jajajaja

Wotzbely Suárez dijo...

¿Vos en que grupo estabas en los velorios. Con el Turu y sus diez pisados; con la prima; echando la manita de naipe y contando chistes; con la Carmen, o con las viejas pelando al muerto?

P.D. Por esa tu mierda de "el que no salte es muerto" me putió la jefa cuando interrumpí la reunión con un cague de risa. "Usté de que se ríe. Apague ese monitor".

Andy dijo...

A todo coche le llega su sábado muchá, ojala que el de cada uno todavía dilate un vergo. Yo secundo la pregunta del wutsbely vos, porque no me terminó de quedar del todo claro en cual sub grupo doliente estabas vos, aunque tengo un par de ideas. No será que vos era la mezcla que mantenía las piedras juntas, es decir, algo así como el que administraba la casaca?


Pero bueno, eso sin restarle sobriedad a que la mara se va a panes.

Yo una vez en un velorio lo primero que le dije a la señora madre del difunto fue "Buenas noches, como ha estado?" Alli si me vi mula, pero en eso reaccioné y menos mal que la pobre doñita de tan dolida que estaba ni se enteró de mi mulada y falta de tacto. Y también me pasa lo de la rebe, mejor solo doy abrazo y no digo nada para no terminar de embarrarla.

Va, ya me hago sho pues cerotes, que no solo no tenía ni mierda chistoso que agregar sino que encima me extendí.

Buena onda pecs

CHC dijo...

Con eso no jueguen pizarrines, esta jodidos petatearse uno.

Yo si a la muerte de lejitos y hasta me le escondo...jajajaja.

Mas respeto por los muertitos vos.

Anónimo dijo...

Puta que otra, asi somos los mulamaltecos, no respetamos ni mierda, esa doble moral es la que nos caracterisa.

cuando se murio mi Abuelo, tendria yo 16 años, mi traida pidio permiso para acompañarme en mi dolor, el cual se lo dieron debido a las circunstancias de otra manera mi huevo si se lo hubiesen dado. el punto es que antes de irnos a la funeraria y aprovechando que no habia nadie en mi casa nos echamos el respectivo tirito tranquilos sin el miedo puto de ser descubiertos. enterrando a mi Abuelo estaban y mi traida muriendose de la verguenza segun ella nos habia visto desde el mas haya y podia estar como la gran puta por no respetar el duelo.

han trascurrido un chingo de años y siempre que nos topamos nos recordamos de ese dia, esta anecdota es una picardia que nos causa risa.

Gaber.

El Zopilote dijo...

Que tal mano como anda todo por alla,

Pues yo aqui renaciendo de entre las cenizas del cigarro ya tome mi blog otra vez para ver que giro le doy ahora, puta vos ya lei todo pero todito el muladar y me cago de la risa, uno de tus ultimos post (el de las procesiones) me pego, buenisimo mano!!!! Ah por cierto ya te mande el correin...a ver que plumas pue...un abrazo mano se cuida.

Nos Seguimos leyendo...

Pirata Cojo dijo...

¡El que no salte es muerto!, una buena descripción de lo que ocurre en los velorios vos, sin hipocresías.

Todos vamos para allí, yo ya pedi mariachis para mi entierro, por supuesto con las de Sabina y José Alfredo, el epìtafio también ya está seleccionado.

alfa dijo...

A mí me pasó algo curioso hace años.
Mi mamá, mis hermanos y yo creimos que la visita a San Vicente Pacaya era para ver a la tía Tancho por su cumpleaños o algo así (al infeliz de mi bisabuelo se le ocurrió ponerle "Tránsito" a una de sus hijas y a sus creativos hermanos se les ocurrió que "Tancho" suavizaba la metida de pata y hacía sonar más femenino el nombre de la patoja).
.
Cuando llegamos a la casa yo me puse feliz al ver la escena que pintaste vos Rex: Los toldos en la calle, el maral sentado pegándose la gran forrada de caldo de gallina y los ishtos en plena jodedera intentando pasarle una sercha estirada a un chucho de oreja a oreja (acababan de ver algo así en una caricatura).
.
En fin... entramos a la casa de Tía Tancho y yo feliz saludando a medio mundo. De repente vi a un par de señoras algo tristonas (las únicas) y le pregunté a mi señora madre quiénes serían y por qué estarían tan tristes. Ahí me contó la verdad:
Al entrar a la casa preguntó por la tía y le dijeron que había fallecido la noche anterior.
Así que lo que yo pensaba que era un cumpleaños, mas bien celebraba que la señora no cumpliría más.
¡Saludos y gracias por alegrar la semana!

MaR dijo...

Es muy cierto lo que describis Rex, yo siempre digo que en mi pueblo (San Pedro Sac., San Marcos) no esta bien muerto el difunto y ya las vecinas inundaron la cocina, para poner a cocer el maiz, llevarlo al molino y hacer los respectivos tamalitos de masa para acompañar el caldo de pollo o res, algun recadito. Para la fiesta, como dice mi mama que dicen los protemas (hermanos de otras religiones). Eso de los prenses tambien es cierto, cuando se murio un mi tio, aproveche para echarme un prense con un ya no tan primo que habia llegado de la capirucha. Yo soy bien chillona para estas situaciones, hace como un mes fui a un entierro aqui en L.A. de un paisano que ni conocia mucho, pero su hija que le gustan los frescos (guaritos) puso la nota chistosa, y yo haciendome la que estaba llorando, pero en realidad me estaba riendo de los mates de la muchacha, mi marido se enojo un cacho.

rafael romero dijo...

A TODOS/AS: Buena onda, muchá, por sus comentarios, como siempre... Esperemos que el Muladar no patatee un día de estos y adiós tu chingadera, mijo, jejeje...!!!

Veo que volvió el Zopilote!! Enhorabuena, mano.

CHANO: ¿habrá talla pa' tu traje, vos?

CHACHI: no se me enoje, usté!!! (jejeje)

MAR: Bienvenida!

rafael romero dijo...

WOTZBELY Y ANDY: Muchá, se me había ido la onda responderles su pregunta:

Pues yo... a ver... la verdá es que NIMIACUERDO!!!!!!!!!

(todo lo que escribí, me lo contaron, jajajaja)

Va pecs!

espyder dijo...

Que buena shit de post!!! jajajaja.

Sobre todo lo de el que no salte es muerto!!! el que no salte es muerto!!! jaja.

No sé si vos haz oído que en algunos lugares contratan señoras para chillar? pues yo varias veces, aunque nunca he visto como se hace el bisne, saludos man!

mar.de.Isaac dijo...

Esteee... mano allá por donde vivo, los muertos son como gangas... muere uno y no pasa una semana sin que se vaya otro al caldo... ya es como maña se podría decir, pero bueno la cuestión es que sí tenés la trompa atascada de razón en eso de que en "paz descanse será mi huevo". Si no se mira a todos cagándose de la risa, los más viernes jugando cartas y esperando a que pase la bandeja con los respectivos payasos, los patojos pisados esperando que pasen los panes, el café y los vasitos con güaro, si más de algo de eso falta es sólo una fiesta más... los velorios son sólo la última fiesta... si así venimos, el bautizo es igual, el festejado anda dormidito bien, pero bien alejado de todo el despepute.


Un saludo.

Estela y los cuates del Mula Mayor dijo...

Jajajaja, hoy si te la echaste buena vos Rafa... la verdad es que siempre buscamos el lado jocoso y parrandero de todo, hasta de lo que supuestamente nada que ver, como un velorio o alguna celebración religiosa. Como vos decís, es parte de nuestra mulamaltequicidad, jajajaja!!

Un abrazo Rafa y ojalá no se nos muera el blog ante de tiempo, que si no esta fregado!!!

T@v0 dijo...

que buen post mano, solo te falto agregar ahi, a como esta la onda acá en guate, de que si un cuate de un primo es rockero y el otro cholo ya salen cuentazos, y maras y hata balazos.

y por cierto que cague de risa eso de " el que no salte es muerto"

Saludos

Elver dijo...

no es solo en los velorios, en casi cualquier ocasión el mulamateco es muy burlón, al principio se mira todo seriecito y formalito pero cuando la mara se descuida se le empieza a salir la chingadera.

Si no miremos los bailes tradicionales como el de la conquista donde la mara se disfraza de españoles como para hacerles burla y chingarlos con casaca. Ya es como parte del carácter y de la mulamaltequidad (¿o mulamaltequicidad?).

La Filistea dijo...

Sí, en parte es la cultura del chapín, yo me acuerdo que una vez nos llevaron con mi hermana a un velorio y cuándo entraban a darle el pésame a la hija de la señora, se ponían a llorar, y nosotros nos matábamos de la risa. (que conste estabamos bien guiritas).

Pero ya después cuándo le toca a uno pasar por una mierda de esas, no jodan muchá. Aparte que nisiquiera te fijás si alguien anda pokareando o riéndose de los chistes, pues ya después vas con un cachito más de respeto a los velorios, porque ya se sabe lo hijueputa que se siente perder a alguien querido.

Buen tema presidente!

saduceo dijo...

Señor Romero, como siempre, usted haciendonos el dia como dice uno de los miembros de la fuerza ebria del barrio.

Matias es uno de estos cuates de la logia, barrilete es que le decimos porque o anda volando o anda trabado. Entro a un velorio y el mulita pelo alambres, abrazo a la viuda y se tiro una de ayote, "muchos dias de estos doña Tenchita". Puta mano le gritaron, hoy si le entro a la red poin, que role pues. La primera que acepto el reto fue doña Tenchita, dizque para olvidar el dolor. Puntadas pintorezcas de nuestra bella tierra. Ciau

Anónimo dijo...

Falta el botón para decir que tu articulo está chafa, para que la fuerza tenga equilibrio XD!!

Laura dijo...

a que me encanta como escribeeeee... esto es arte, sin exagerar. :)

latigo dijo...

hmmm en el Visitador, está narrado como es y en que consiste un "Velorio".... con fiesta, musica y guaro...

por lo mismo, por el ambiente que se armaba y los chistes y barajas, Rafael Hernández se puso el mote de "Velorio Chapin"

saludos...